Dolor de espalda

dolor de espalda
Todos hemos experimentado problemas en la columna de vez en cuando, como dolor de espalda o tensión en el cuello. De hecho, el dolor de espalda es una condición extremadamente común y una de las principales causas de tiempo perdido en el trabajo, por no hablar del tiempo y dinero gastado en la búsqueda de alivio. El dolor de espalda incluye dolor en los músculos y los tendones, hernias discales, fracturas y otros problemas. Muy a menudo, las causas del dolor de espalda se han desarrollado durante un largo período de tiempo.

La columna vertebral es un mecanismo extraordinario. Nos mantiene lo suficientemente estables como para mantenernos de pie, pero es lo suficientemente flexible como para permitir el movimiento. La columna vertebral o espina dorsal, es en realidad una pila de 24 huesos individuales llamados vértebras.

Una columna vertebral sana tiene la forma de una S cuando se ve desde el costado. La columna vertebral es el principal soporte estructural del cuerpo. También alberga y protege la médula espinal, y la intrincada red de nervios que corren a través de las vértebras para transmitir sensaciones y control de movimiento en todo el cuerpo.

¿Qué causa el dolor de espalda?

El dolor de espalda ocupa un lugar destacado en la lista de enfermedades auto-infligidas. La mayoría de nuestros problemas de espalda ocurren debido a los malos hábitos, generalmente desarrollados durante un largo período de tiempo. Estos malos hábitos para la salud de la espalda son:

  • Malas posturas
  • Esfuerzo excesivo en el trabajo y el deporte
  • Sentarse incorrectamente en el escritorio o al volante
  • Empujar, tirar y levantar cosas sin cuidado.

A veces, los efectos son inmediatos, pero en muchos casos los problemas de espalda se desarrollan con el tiempo. Uno de los tipos más comunes de dolor de espalda viene de agotar las bandas de los músculos que rodean la columna vertebral. Aunque esto puede ocurrir en cualquier parte a lo largo de la columna vertebral, se produce con mayor frecuencia en la curva de la espalda baja. El siguiente lugar más común es en la base del cuello.

A veces la espalda duele sin ninguna razón aparente. Esto se conoce como dolor de espalda no específico. Puede desarrollarse a partir de los músculos debilitados que pueden no permitir todos los días el caminar, agacharse y estirarse normalmente. En otros casos, el malestar parece venir de la tensión general, el estrés y la falta de sueño.

Una condición llamada fibromialgia provoca dolor de espalda crónico de la tensión muscular localizada. A veces esta tensión muscular original proviene del estrés u otros problemas emocionales.

No hay mucha diferencia si la tensión del músculo proviene de levantar objetos pesados ​​o de algo tan inocuo como un estornudo: el dolor puede ser una agonía.

El embarazo trae comúnmente el síntoma de dolor de espalda. Los cambios hormonales y el aumento de peso ponen nuevos tipos de estrés sobre la columna vertebral y las piernas de una mujer embarazada.

Las lesiones por deportes de contacto, accidentes y caídas pueden causar problemas que van desde las lesiones musculares leves a graves daños a la columna vertebral o la médula espinal.

Prevenir el dolor de espalda

El dolor de espalda es común y puede ser debilitante. En primer lugar, se deben tomar las medidas para evitar contraer una lesión en la espalda, esto podría ayudar a evitar el dolor, el sufrimiento y la necesidad de tratamiento posterior.

Consejos rápidos para evitar poner tensión en la espalda

  • Perder el exceso de peso en caso de sobrepeso u obesidad
  • El uso de zapatos planos con suela amortiguada
  • Evitar movimientos bruscos o distensión muscular
  • Adoptar medidas para reducir el estrés, la ansiedad y la tensión

¿Cómo puedo prevenir el dolor de espalda?

Al aprender cómo prevenir el dolor de espalda, mantén tu postura en mente. La medida preventiva más importante contra el dolor de espalda baja es mantener una buena postura al estar de pie y sentado.

Al estar de pie, trata de mantenerte con la cabeza mirando hacia delante y con la espalda recta. Mantén las piernas rectas y el peso corporal equilibrado en ambos pies.

posturas espalda

Al sentarte, hazlo en posición vertical con soporte para la parte baja de la espalda. Un pequeño cojín o una toalla enrollada pueden ayudar. Comprueba que las sillas ajusten su altura manteniendo las rodillas y las caderas al mismo nivel. Los pies deben estar apoyados en el suelo o en un reposapiés.

Al utilizar teclados de computadora, los antebrazos deben estar en posición horizontal, con los codos en ángulo recto.

En las empresas y oficinas se debe proporcionar mobiliario de oficina que se pueda ajustar a las proporciones de cada cuerpo, además de ofrecer presentaciones visuales para asegurarse de que el personal sepa cómo evitar la mala postura y otros problemas. Las personas pueden hacer ajustes a las estaciones de trabajo y pantallas para que estén más cómodos, esto aumenta la productividad y previene lesiones:

Al conducir, asegúrate de que la zona lumbar esté bien apoyada. El ajuste correcto de los espejos evita la torsión innecesaria. En un largo viaje, procura parar para hacer descansos regulares y estirarte.

Antes de intentar levantar algo pesado, comprueba si puedes manejarlo de forma segura: conoce tus límites. Comprueba si hay equipo disponible para ayudarte a levantar y transportar una carga con seguridad. Las empresas deben ofrecer capacitación para levantar objetos de forma segura, también puede haber reglas sobre cuándo levantar algo por sí mismo y, cuando usar equipo, como una carretilla elevadora.

Un levantamiento seguro, implica comenzar con los pies separados y una pierna ligeramente hacia delante para ayudar con el equilibrio. Durante la elevación, mantén la espalda recta y dobla las rodillas.

Pensar en la salud de la espalda es importante durante todo el día, incluso mientras se duerme. Un colchón no debe ser demasiado blando, pero sí lo suficiente para mantener el cuerpo y dar soporte a los hombros y las nalgas para tener la columna en posición recta y firme. Las almohadas son importantes también para apoyar la cabeza, pero sin poner el cuello en un ángulo demasiado pronunciado.

Liegende Frau
Caminar o nadar son formas simples para fortalecer los músculos que sostienen la espalda.

Pregunta a un fisioterapeuta sobre ejercicios de fortalecimiento para la espalda. También puedes consultar en tu gimnasio local o centro de salud por clases de fortalecimiento. Estos ejercicios de estiramiento y fortalecimiento pueden ayudar con el dolor de espalda crónico y prevenir futuros episodios. Además, algunas formas de yoga y tai chi pueden ayudar a aprender la postura correcta y mejorar la fuerza, el equilibrio y la flexibilidad de la columna vertebral.

No Comments