Dolor de espalda por causas alimenticias

Una mala alimentación o una alimentación agresiva, logrará que el estómago se desequilibre conduciendo a síntomas que pueden llegar incluso a fuertes dolores de vientre y en consecuencia provocar dolor de espalda por causas alimenticias.

Los traumas comenzarán por contracturas de la espalda, cercanos a la quinta vertebra por causas gastrointestinales. Y si estos síntomas se repiten en intervalos de tiempo, el problema irá progresando hacia la columna cervical izquierda. Dando como resultado bloqueos para mover el cuello.

Es muy frecuente que el origen de estos síntomas se atribuya a disfunciones gastrointestinales, que se pueden evitar controlando el estrés y manteniendo una sana alimentación.

Dolor de espalda por causas alimenticias

Dolor de espalda provocado por irritación del intestino

Como dijimos antes, una mala alimentación, altera el proceso digestivo y puede llegar a irritar el intestino delgado y provocar las alteraciones que se puedan dar en la espalda. El estrés también puede ser la causa de esta irritación, afectando el hígado y la vesícula biliar.

En primer lugar la disfunción del intestino delgado puede dar lugar a una inflamación del mismo en la zona del apéndice que va a provocar que la cadera derecha esté ligeramente más abierta, causando asimetría como una pequeña escoliosis de la región lumbar y más presión sobre los discos del lado derecho, en especial sobre el cuarto y el quinto disco intervertebral.

Las consecuencias son dolores a nivel del nervio ciático, puede comprimir el lado derecho del disco dando inicio a una hernia discal. Y por ende un fuerte dolor de espalda

Dolor de espalda provocado por gases

La molestia más común causada por gases es la hinchazón del vientre, ésta viene acompañada de dolor, eructos y flatulencia constante. Los gases aparecen alrededor de dos horas después de las comidas y en algunos casos son estacionarios.

Padecer de acidez, comer rápido o una incorrecta alimentación puede dar pie a padecer de gases gastrointestinales. El exceso de dulces, comer picantes, consumo irregular de verduras y frutas e incluso el estrés son causantes de este mal.

En la mayoría de los casos los gases gastrointestinales son expulsados. Pero pudiese suceder que se formen bolsas de aire donde se acumulan y causan presión desde adentro y es ahí donde aparece los dolores.

Cuando los gases llegan a la parte de atrás, causan una presión inusual en el colon y este oprime a su vez las raíces nerviosas produciendo dolor de espalda.

Se recomienda hacer ejercicios de estiramiento de la columna vertebral e ingerir bastante agua para limpiar el colon y ayudar a liberar los gases.

Dolor de espalda por causas alimenticias: sobrepesoDolor de espalda por causas alimenticias

Sin darnos cuenta, un desorden alimenticio propicia un aumento rápido de peso y en consecuencia comienzan los
males. En el caso que esto sea la causa de tu dolor de espalda, debes comenzar una dieta saludable para controlar el peso corporal a fin de mitigar esta aflicción.

La mayoría de las personas que sufren de sobrepeso u obesidad, también sufren de dolor de espalda.

Los enemigos de la espalda son el sedimentarismo, el estrés, alimentación desbalanceada y falta de ejercicio. Casualmente estos factores son los que nos conducen a padecer de sobrepeso. Ya se ha demostrado que este tipo de personas sufren problemas de articulaciones y tensión muscular.

Este peso extra en nuestro cuerpo implica un esfuerzo adicional en la espalda para sostenerse y realizar movimientos, corriendo el riesgo de sufrir lesiones musculoesqueléticos.

Cuando se aumenta de peso, la curvatura hacia el interior de la columna vertebral se pronuncia más. Si no se corrige a tiempo puede terminar en lordosis. También pueden aparecer hernias en los discos por compactación de los mismos.

Por cada kilo que aumentamos, añadimos más tensión a los músculos de la espalda, por lo que debemos proponernos mantener un peso ideal. Para ello debemos combinar una alimentación balanceada con ejercicios aeróbicos, seguidos de pilates o yoga.

Estreñimiento

Si se tiene estreñimiento y dolor de espalda al mismo tiempo, es posible que estén relacionados.

Cuando una persona experimenta dificultad para expulsar las heces del cuerpo, es porque este material se ha quedado bloqueando en el intestino grueso o el colon. En este momento se comenzara a sentir una presión en la parte baja de la espalda. Si no se resuelve este problema rápidamente, el dolor en la espalda se irá intensificando.

Esta obstrucción fecal va a afectar los músculos y los nervios del área adyacente, provocando el dolor de espalda baja y que puede extenderse hacia la vejiga y el pecho.

El dolor de espalda tiende a desaparecer cuando se resuelve el problema de estreñimiento. Para ello se debe tener buenos hábitos alimenticios, ingerir regularmente fibra y mantenerse hidratado. Cuando se sufre de estreñimiento no se debe tratar el dolor con analgésicos, ya que estos tienden a agravar la situación.

Dolor de espalda por gastroenteritis

También durante un episodio de gastroenteritis se puede sentir dolor en la espalda. Aunque este dolor por lo general es producido en el tracto intestinal y que se irradia a la espalda. En otras palabras no es un dolor propio de los músculos de la espalda, sino que se siente ahí por causas gástricas.