Escoliosis

La escoliosis no es una enfermedad, sino que es un término usado para describir cualquier curvatura anormal, hacia los lados de la columna vertebral. Visto desde la parte de atrás, una columna vertebral típica es recta. Cuando se produce la escoliosis, la curva de la columna vertebral puede variar en una de estas tres maneras:

  • La columna vertebral a un lado como una sola curva hacia la izquierda (en forma de letra C), llamada levoescoliosis.
  • La columna hacia un lado como una sola curva a la derecha (con forma de letra C invertida), llamada dextroescoliosis.
  • La columna vertebral tiene dos curvas (en forma de la letra S).

escoliosis

Escoliosis Idiopática

Este artículo se centra en la forma más común, la escoliosis idiopática, que ocurre en aproximadamente el 2% de la población. El término idiopático significa una condición o enfermedad que no tiene causa conocida.

La escoliosis idiopática es de lejos la causa más común de escoliosis en los niños. (La escoliosis degenerativa es la forma más común de escoliosis en adultos.)

La escoliosis idiopática rara vez causa dolor, y en la mayoría de los casos la curva es lo suficientemente menor para ser considerada una asimetría y no requiere ningún tratamiento. Sin embargo, una vez que se detecta la escoliosis debe ser monitoreada muy de cerca por un profesional médico en caso de que la curva progrese y se necesite tratamiento.

Debido a que los esqueletos de niños y jóvenes adultos crecen rápidamente, hay una posibilidad razonable de que si se detecta una curva espinal, el grado puede empeorar a medida que la columna vertebral sigue creciendo. En esos casos, el tratamiento de la escoliosis puede ser aconsejable. Raramente (en el 0,2 al 0,5 % de todos los casos), la escoliosis no tratada puede progresar hasta poder obstaculizar el espacio en la caja torácica necesaria para el corazón y el funcionamiento optimo de los pulmones.

Es importante tener en cuenta que la escoliosis idiopática no es causada por alguna actividad como el ejercicio, el deporte, o llevar objetos pesados; ni viene de la posición, la postura al dormir, o pequeñas diferencias en la longitud de las piernas.

Detección, Diagnóstico y Monitoreo

La escoliosis más típicamente ocurre en individuos de 10 a 18 años de edad y con frecuencia se detecta por exámenes escolares o visitas médicas regulares. Un profesional médico buscará:

  • La curvatura de la columna vertebral
  • Hombros desiguales, o protrusión de un omóplato
  • La asimetría de la cintura
  • Una cadera más alta que la otra.

Una vez que se detecta la escoliosis, el médico seguirá monitoreando la curvatura. La progresión de la curvatura de la columna está muy bien estudiada y se mide en grados.

En una curvatura leve que se mantiene en 20 grados o menos lo más probable es que requiera de seguimiento y observación, pero rara vez se necesita más tratamiento.

En una curvatura mayor de 20 grados puede requerir una intervención no quirúrgica o quirúrgica, incluyendo tratamientos como un corsé ortopédico para la escoliosis o la cirugía de la escoliosis  los cuales a prevenir la progresión de la curva.

La prevención de una curvatura severa es importante para la apariencia física y la salud del paciente. Las curvas mayores de 50 grados son más propensas a progresar en la vida adulta. Si se permite que una curva progrese de 70 a 90 grados, se producirá una deformidad desfigurante.

Un grado alto de curvatura también puede poner al paciente en riesgo de compromiso cardiopulmonar ya que la curvatura de la columna hace girar el pecho y cierra el espacio disponible para los pulmones y el corazón.

Escoliosisi1

La escoliosis raramente ocasiona dolor de espalda

Es importante señalar que los resultados de la escoliosis idiopática son la deformidad de la columna, pero no suele ser una de las causas del dolor de espalda. Por supuesto, las personas con escoliosis pueden desarrollar dolor de espalda, al igual que la mayor parte de la población adulta puede desarrollar dolor de espalda. Sin embargo, nunca se ha encontrado que las personas con escoliosis idiopática sean más propensas a desarrollar dolor de espalda que el resto de la población.

Otros tipos de escoliosis

Si bien la escoliosis del adolescente es la más común, hay otros tipos comunes de escoliosis que incluyen:

  • La escoliosis congénita, que está presente en los lactantes.
  • La escoliosis neuromuscular, que es el resultado de condiciones neuromusculares.
  • La escoliosis degenerativa, que se presenta más adelante en la vida.

Síntomas de la Escoliosis

En niños y adolescentes, la escoliosis a menudo no tiene síntomas notorios. La curvatura de la columna vertebral no causa dolor, y si es leve, puede pasar desapercibido.

Mientras que una columna vertebral sana, cuando se ve desde el lado, tiene curvatura natural, y cuando se ve desde la parte posterior de la columna vertebral aparece como una línea recta. Una persona con escoliosis, sin embargo, parece tener una curva lateral (de lado a lado) en su columna vertebral cuando se le ve desde la parte posterior.

Los signos de escoliosis

Sin un examen de rayos X de la columna vertebral, hay varios signos físicos comunes que pueden indicar la escoliosis. Una de las pruebas más comunes para detectar la escoliosis se llama: “Test o ensayo de Adam”, donde se le pide al paciente estando de pie, que se doble hacia adelante con los brazos estirados como si fuese a tocar los dedos de los pies. El profesional médico observará a continuación, buscando uno o más de los siguientes signos de escoliosis:

  • Un hombro es más alto que el otro
  • Una escápula sobresale más que la otra
  • Un lado de la caja torácica aparece más alto que el otro
  • Una cadera aparece más alta o más prominente que la otra
  • La cintura es irregular
  • El cuerpo se inclina hacia un lado
  • Una pierna puede verse más corta que la otra
  • Cualquier tipo de dolor de espalda no se considera generalmente como un síntoma de la escoliosis.

ensayo de adam
Test o ensayo de Adam

Si hay dolor se necesita más investigación

El dolor no es un síntoma típico de la escoliosis. El dolor de espalda en un niño o adolescente que tiene escoliosis puede indicar otro problema y el niño debe ser evaluado por un pediatra y/o especialista en la columna. Si un niño o adolescente tiene dolor de espalda y también tiene escoliosis, es muy importante que él o ella deban ver a un médico para averiguar la causa del dolor, ya que es probable que haya algo aparte de la escoliosis lo que causa el dolor de espalda y puede requerir tratamiento.

Las niñas están en mayor riesgo

El riesgo de progresión de la curvatura aumenta durante la pubertad, cuando la tasa de crecimiento del cuerpo es el más rápido. La escoliosis con una curvatura significativa de la columna es mucho más frecuente en las niñas que en los niños, y las niñas son ocho veces más propensas a necesitar tratamiento para la escoliosis, ya que tienden a tener curvas que tienen una mayor probabilidad de progresión. Aún así, la mayoría de los casos de escoliosis son leves y no requieren tratamiento.

Dolor neurológico y entumecimiento

El dolor y/o entumecimiento de la pierna señala una lesión neurológica, es también un síntoma que se presenta muy rara vez de la escoliosis. En este caso, la curvatura espinal es causada por una lesión de la médula o tumor. Las señales de que la escoliosis es causada por una lesión en la columna vertebral son:

  • El paciente es un poco más joven, (8-11) que un paciente típico escoliosis.
  • El paciente está experimentando dolor y entumecimiento que indica una compresión neural.
  • La curva torácica o toracolumbar que se inclina hacia la izquierda (levoescoliosis)

Un paciente con cualquiera o una combinación de estos síntomas debe recibir pruebas de diagnóstico, como la resonancia magnética, para descubrir si existe una lesión neurológica presente; si es así, se recomienda por lo general un tratamiento inmediato.

Tratamiento de la escoliosis

Las decisiones sobre el tratamiento de la escoliosis se basan principalmente en dos factores:

  • La madurez esquelética del paciente (o, mejor dicho, ¿cuánto más crecimiento se puede esperar)
  • El grado de curvatura de la columna.

Aunque se desconoce la causa de la escoliosis idiopática, la forma en que se comportan las curvas de escoliosis sí se entiende bien. En esencia:

Una curvatura de menor grado en un paciente a punto de la madurez esquelética, no es probable que se necesite tratamiento.

Por el contrario, un paciente más joven con una curva más grande es probable que tenga una curva que continuará avanzando y será necesario el tratamiento.

Hay tres opciones principales para tratar la escoliosis en adolescentes:

  • Observación
  • Soportes para la espalda
  • La cirugía de escoliosis

No hay ejercicios para la escoliosis que hayan demostrado reducir o prevenir la curvatura. Sin embargo, el ejercicio es muy recomendable tanto para los pacientes con escoliosis como los pacientes sin escoliosis, para mantener los músculos de la espalda, fuertes y flexibles.

A continuación discutiremos las opciones no quirúrgicas para el tratamiento de la escoliosis.

Observación

Una vez que se detecta la escoliosis, la observación por un médico es el siguiente paso. El médico medirá la curva en grados sobre determinados lapsos de tiempo en una agenda y tomará decisiones sobre el tratamiento, basándose en la progresión de la curvatura.

La medición y seguimiento de curvas de escoliosis

El cirujano ortopédico puede ordenar una radiografía de la columna vertebral y utilizar el “método de Cobb” – una técnica de medición extremadamente precisa – para calcular la curvatura de la columna vertebral y su progresión.

Las curvas que son de menos de 10 grados no son consideradas para diagnosticar la escoliosis, pero se consideran asimetría de la columna vertebral. Estos tipos de curvas tienen un extremadamente poco probable progreso y por lo general no es necesario ningún tratamiento, pero el médico debe seguir vigilando la curva durante los chequeos regulares.

Las curvas más allá de 20 a 30 grados en un niño en crecimiento deben ser observadas en intervalos de 4 a 6 meses por un cirujano ortopédico con experiencia en la escoliosis.

En un paciente que sigue creciendo, se necesitará tratamiento si los siguientes factores están presentes:

  • La curva de la columna vertebral progresa más de 5 grados durante un período típico de observación.
  • La curva de la columna vertebral ya ha llegado a 30 grados o más.
  • Si la curva progresa a menos de 5 grados durante un período determinado de la observación, el médico puede determinar que la curva no está empeorando con rapidez suficiente para causar deformidad, y el tratamiento puede no ser necesario.

Soportes de la espalda para la escoliosis

El tratamiento de la escoliosis en pacientes con curvas que progresan, o curvas de más de 25 grados en un paciente con esqueleto inmaduro (por ejemplo, las niñas con alrededor de 11 a 13 años de edad, y niños alrededor de 12 a 14 años) por lo general se centran en el uso de un soporte en la espalda.

Los soportes normalmente no se utilizan en los adolescentes que ya tienen un esqueleto maduro o casi maduro. Si un niño mayor tiene una curva mayor de 30 grados y su esqueleto está casi maduro, su curvatura se trata sólo con la observación, ya que queda muy poco crecimiento y el uso de un aparato ortopédico tiene poca probabilidad de hacer bien.

Estos dispositivos no enderezan la curva que ya está presente. En su lugar, el objetivo de un soporte para la espalda es detener la progresión de la curvatura de la columna cuando el niño sigue creciendo. El niño deberá seguir usando el aparato hasta que alcance la madurez esquelética. Una vez que el paciente deja de crecer, hay poca probabilidad de progresión de una curva.

Las curvas que son mayores de 50 grados pueden continuar progresando después de la madurez esquelética, por lo que el objetivo del tratamiento con un soporte para la espalda es tratar de mantener al niño con una curvatura de menos de 50 grados hasta la edad adulta.

Montaje y uso de un soporte para la espalda

Trabajando bajo la dirección de un cirujano ortopédico, un ortopedista moldeará un soporte ortopédico para el paciente. Los soportes en general son de plástico moldeado y van bien ajustados alrededor del cuerpo y se usan debajo de la ropa todos los días. Algunos se usan durante la noche y algunos son usados ​​23 horas al día.

Aunque al día de hoy los aparatos para la escoliosis son más cómodos que nunca, todavía tienen una baja tasa de aceptación por varias razones: los niños y los adolescentes se sienten diferentes de sus compañeros cuando tienen que usarlos, y en algunos casos realmente causan malestar y tal vez dificultad para respirar.

El uso de soportes para la espalda en niños es clave para su eficacia. Los estudios muestran claramente que cuanto más estrechamente los pacientes cumplan con su régimen de uso prescrito, la curva de la escoliosis tiene una menor progresión.

Corse para corregir la escoliosis

Hay dos tipos de aparatos para escoliosis comúnmente utilizados:

El TLSO (Corsé de sujeción toraco-lumbo-sacro para la escoliosis), que incluye un modelo popular llamado Boston Brace, es un aparato ortopédico moldeado a la espalda que aplica la presión de tres puntos a la curvatura para evitar su progresión. Se puede llevar debajo de la ropa suelta, y por lo general se usa 23 horas al día. Este tipo de aparato ortopédico para la escoliosis se puede retirar para nadar o para practicar deportes.

El Corsé Charleston aplica más presión contra la curva, es usado en niños. Este tipo de aparato ortopédico para la escoliosis es usado sólo por la noche, mientras el niño duerme.

Desafortunadamente, incluso con los aparatos adecuados, algunas curvas de la columna de escoliosis seguirán su progreso. Para estos casos, especialmente si el niño es muy pequeño, el uso de soportes aún debe continuar para permitir que el niño crezca antes de la fusión de la columna vertebral.

Sin comentarios