Articulaciones

Las articulaciones de la columna vertebral permiten la unión entre los cuerpos de las vértebras adyacentes y las articulaciones entre los arcos vertebrales adyacentes. Hay dos tipos de articulaciones en el cuello que son objeto de especial atención porque son diferentes de otras articulaciones: las atlantooccipitales y las atlantoaxiales en la región cervical superior. Estas articulaciones se localizan entre las dos primeras vértebras cervicales y el cráneo, permiten un mayor grado de movimiento que en el resto de la columna vertebral. Las vértebras también se articulan con las costillas y los huesos de la cadera.

Articulaciones atlantooccipitales: Unen la cabeza y el atlas

Son articulaciones sinoviales situadas entre los cóndilos occipitales y las superficies articulares superiores de las masas laterales del atlas. Poseemos dos articulaciones atlantooccipitales, que permiten asentar con la cabeza (movimiento hacia arriba y abajo). Se sostienen en su lugar gracias a las membranas atlantooccipital anterior y posterior, que ayudan a evitar el movimiento excesivo de las articulaciones.

Articulaciones atlantoaxiales: Unen el atlas y axis

Las tres articulaciones atlantoaxiales son también articulaciones sinoviales. Una se encuentra entre el diente (proceso odontoides) del axis (segunda vértebra cervical) y el arco anterior del atlas (primera vértebra cervical), y las otras dos se encuentran entre las masas laterales de la primera vértebra cervical y las articulaciones facetas superiores de la segunda vértebra cervical.

Los siguientes cuatro ligamentos estabilizan estas articulaciones:

  • Ligamento apical: Conecta el diente (proceso odontoides) al agujero magno del hueso occipital
  • Ligamentos alares: Conecta el diente (proceso odontoides) a los márgenes laterales del agujero occipital
  • Ligamento cruzado o cruciforme: Rodea el diente (proceso odontoides) hasta el arco anterior del atlas y el cuerpo del eje hasta el agujero magno del hueso occipital
  • Membrana tectoria: Comienza en el cráneo y se convierte en el ligamento longitudinal posterior

Articulaciones Columna Vertebral

Articulaciones intervertebrales: Unen a otras vértebras entre sí.

Son las que conectan las vértebras adyacentes, incluyen las articulaciones tanto sinoviales, como cartilaginosas.

Articulaciones Intervertebrales Sinoviales: Se encuentran entre las facetas superior e inferior de los arcos vertebrales adyacentes, y son apoyados por los siguientes ligamentos:

  • El ligamento interespinoso se extiende entre las apófisis espinosas.
  • El ligamento supraespinoso conecta las puntas de las apófisis espinosas y forma el fuerte ligamento nucal que pasa por detrás de la columna cervical.
  • Ligamentos intertransversos conectan las apófisis transversas adyacentes, y el ligamento amarillo conecta las láminas de las vértebras adyacentes.

Articulaciones intervertebrales cartilaginosas: Son articulaciones fibrocartilaginosas que se ​​forma entre los cuerpos vertebrales adyacentes con los discos intervertebrales fibrocartilaginosos situados entre los cuerpos. Cada disco se compone de una masa gelatinosa, el núcleo pulposo, que está rodeado por el anillo fibroso (que se compone de capas fibrosas más duras)

Los ligamentos longitudinales anteriores y posteriores recorren las superficies anterior y posterior de los cuerpos vertebrales desde el cráneo hasta el sacro. Estos ayudan a estabilizar la columna vertebral.

articulaciones facetarias

Articulaciones del sacro

El sacro se articula con los huesos de la cadera para formar las articulaciones sacroilíacas. La superficie superior de la sacro tiene dos facetas superiores que se articulan con las apófisis articulares inferiores de la quinta vértebra lumbar.

Se forma entre el coxis y el sacro. Tiene un disco intervertebral y se estabiliza por medio de ligamentos sacrococcígeos.

Sin comentarios