Cirugía artroscópica

Las cirugías artroscópica para corregir problemas en articulaciones o problemas causados por cuestiones óseas no son en absoluto nuevas, pero en el pasado han presentado grandes problemas para la recuperación post operatoria del paciente, cuestión que en realidad representa una problemática amplia ya que el paciente se somete a la cirugía precisamente porque tenía problemas de movilidad y dolores agudos probablemente.

Cirugía artroscópica.

Pero ya que el tiempo mejora y la tecnología constantemente está buscando ir a la vanguardia, en estas últimas décadas el esfuerzo por desarrollar un tipo de cirugías mínimamente invasiva tanto en ortopedia como traumatología se ha hecho más grande, al grado de lograr esta fantástica cirugía que se llama artroscopia o cirugía artroscópica que disminuye mucho el daño de las partes blandas, lo que significa que el paciente se recuperará más pronto.

Cómo se realiza el procedimiento

Esta cirugía es la máxima expresión de la cirugía mínimamente invasiva, pues consiste en hacer a visiones realmente pequeñas, de entre medio centímetro y 1 cm como máximo, en las cuales se introduce una cánula recta que aunque no lo creas, a pesar de ser tan pequeña lleva en su interior una micro cámara de vídeo conectada; ya que se necesita ingresar tanto la cámara como los diversos instrumentos que ayuden a realizar el procedimiento quirúrgico, se tienen que hacer como mínimo dos incisiones, dependiendo de la articulación podrían ser más.

El nombre de esta cirugía significa básicamente “mirar dentro de las articulaciones”, viniendo de dos palabras griegas unidas en una misma; a pesar de que uno de los más increíbles usos de esta cirugía es para realizarla en la columna vertebral, también sirve para las caderas, hombros, tobillos, codos, muñecas y más.

A pesar de que esta cirugía está totalmente a la vanguardia de la tecnología, sigue teniendo bastantes limitaciones en cuanto a las cosas que puede hacer, gracias a ello es bastante restringido que un médico indique que se tenga que hacer; también se limita mucho el espacio geográfico en el que se encuentren los pacientes, pues aún hay lugares en los que no se realiza la cirugía; en Estados Unidos se empezó hacer desde los 60 pero hasta en los ochentas no llegó a Sudamérica.

También se limita muchas veces el procedimiento a algunas personas de avanzada edad, porque para mirar mejor la articulación se lleva a cabo un proceso en el que se saca toda la sangre de la misma y no se permite la circulación hacia ese lugar, así que a personas de avanzada edad les puede causar trombosis.

Qué se hace

Cuando el médico ya visualizó que de verdad hay un daño, lo más común es poner implantes atornillados según la necesidad; los implantes tienen dos hebras de sutura en su alma, lo que permite que se reinstalen fibrocartílagos, ligamentos y tendones. También se pueden ingresar tornillos que sirvan para la reconstrucción de los ligamentos cruzados, pueden ser tornillos interferenciales o transversos y no necesariamente tienen que ser solamente metálicos, pueden ser también vio absorbibles.

Sin comentarios