Quiropráctico

Un quiropráctico es un profesional que usa los métodos de la quiropráctica.

“La quiropráctica es una profesión sanitaria especializada en el diagnóstico, tratamiento y prevención de trastornos mecánicos del sistema musculo-esquelético y los efectos de estos trastornos en la función del sistema nervioso y salud general. Los quiroprácticos esencialmente dependen de los métodos de tratamiento no invasivos y referirán a los pacientes a los médicos en caso de necesitar medicación o cirugía. Este enfoque es reforzado por quiroprácticos en la promoción de estilos de vida saludables como la evitación del tabaco, el exceso de estrés, así como una dieta adecuada y ejercicio.”

Quiropractico

¿Qué puede tratar un quiropráctico?

Los quiroprácticos comúnmente tratan las diferentes condiciones que señalamos a continuación:

  • Quiropráctica para bebés y niños.
  • Dolores y achaques del embarazo.
  • Tratamiento del dolor de espalda baja.
  • Tratamiento de migrañas y dolores de cabeza.
  • Tratamiento para el dolor/rigidez en el cuello.
  • Tratamiento de la osteoartritis.
  • Lesiones por hiperextensión cervical.
  • Lesiones deportivas (por ejemplo: correr, ciclismo, equitación, golf, etc.).
  • Aparatos ortopédicos por encargo, como por ejemplo zapatos a la medida.
  • Lesiones, esguinces o dolores en tobillos, cadera, rodillas, codos.

Tu primera cita con el quiropráctico

Quiropractico2

Los profesionistas de la quiropráctica utilizan los mismos métodos tradicionales de consulta que cualquier otro médico. Se trata de formar un historial clínico completo, un examen físico y, si es necesario, más análisis de laboratorio o un examen de rayos x. Esta primera sesión tomará aproximadamente de 40 minutos a 1 hora para completarse.

Paso uno: Preguntas del historial

Esta parte consiste en preguntar sobre tus dolencias de salud o lo que te preocupa. Al llevar a cabo este punto puedes incluir tu historia familiar, hábitos dietéticos, las características de tu trabajo y otro tipo de atención que hayas recibido en el pasado y/o estés recibiendo en la actualidad.

Paso dos: El examen físico

En esta sección puede implicar tener que desvestirte en privado hasta quedar en ropa interior, se te proporcionará una bata de hospital proporciona para mayor comodidad. Se respetará tu privacidad y dignidad en todo momento. Esta parte de la visita se centrará en ver cómo tus extremidades, las articulaciones de la columna vertebral, los músculos y nervios funcionan individualmente y juntos. Esta parte puede incluir pruebas ortopédicas y pruebas neurológicas. Si el quiropráctico siente que está justificado, necesitarán tomar radiografías. Se trata de evaluar tus huesos. Se necesitará además revisar tu presión arterial, escuchar tus pulmones o examinar el abdomen, para que el quiropráctico evalúe completamente tu salud física, según las necesidades de tu caso.

Examen quiropráctico de la columna vertebral

La evaluación de la estructura y la función del cuerpo es sólo uno de los procedimientos que hace a la quiropráctica diferente de otras profesiones de la salud. La columna vertebral es una serie de huesos y articulaciones móviles que comienzan en la base del cráneo y del extremo de la pelvis. Pares de nervios espinales salen de la columna vertebral a través de una serie de aperturas, que luego van a formar una red complicada que influye en todos los tejidos vivos en tu cuerpo.

Paso tres: Informe de resultados

En este momento tu quiropráctico te explicará lo que encontró al examinar tu cuerpo, lo que cree que está causando el problema y su plan de tratamiento para curarte. La probabilidad de los riesgos asociados a tu condición y el tratamiento sugerido tendría que discutirse en este punto. Esto puede incluir el mostrar imágenes o modelos anatómicos según proceda para ayudarte a entender lo que está pasando dentro de tu cuerpo. Si el quiropráctico encuentra algo que tiene necesidades más especializadas para ser investigando, o si tu condición es más grave y requiere de neurocirugía o cirugía ortopédica, te remitiría al profesional de la salud apropiado. El objetivo es cuidar de tu salud y no perder el tiempo con cualquier tratamiento innecesario.

Ahora todo ha sido explicado y como comprenderás se te pedirá que des tu consentimiento para que inicie el tratamiento quiropráctico. Puedes discutirlo o tomarte tu tiempo.

Paso cuatro: El tratamiento comienza

El estudio de quiropráctica enseña muchas técnicas diferentes de tratamiento. El tipo más común de tratamiento sería la manipulación espinal (también llamado ajuste quiropráctico) y la movilización de la columna vertebral o las articulaciones periféricas del hombro, codo, muñeca, cadera, rodillas y tobillos. Bajo fuerzas técnicas utilizando una herramienta de ajuste de la quiropráctica puede utilizarse el método activador. La terapia no sólo está dirigida al esqueleto. Hay herramientas para tratar el tejido blando, quizá de la misma forma que un fisioterapeuta utilizaría, se pueden realizar para ayudar a aliviar un dolor de espalda. Algunos ejemplos de esto podrían ser el ultrasonido, la terapia de láser, frío, cinta de kinesio, la punción, entre otras técnicas. Éstas técnicas se utilizan para obtener un mayor y más rápido alivio del dolor. El objetivo es ayudar a calmar tus nervios para relajarte de un espasmo muscular.

Paso final: Consejos para el hogar

Ahora es el momento en que puedes recibir asesoramiento específico y llevarlo a la práctica en casa o el trabajo. Esto puede incluir información sobre cómo mejorar tu postura, así como ejercicios y estiramientos para un dolor de espalda específico, como dormir, etc. Todos estos consejos tienen el objetivo de darte control sobre tu propia salud.

Después de tu primer tratamiento, puedes tener más visitas de seguimiento, que tienden a tardar entre 15-30 minutos. Puedes ser revisado regularmente para que el quiropráctico se cerciore de que se estás teniendo progresos. Si algo cambia en tu plan de tratamiento, es necesario pedir tu consentimiento al tratamiento de nuevo. Si tu condición no mejora como se esperaba, habrá un debate sobre llevar a cabo más investigaciones o referirte a otro especialista.

No Comments