Prótesis para la columna vertebral

Las prótesis para la columna vertebral ofrecen estabilización y fijación

Hoy en día existe una opción avanzada, para tratar algunas patologías que afectan la columna vertebral.  Para esto se utilizan técnicas de cirugía mínimamente invasivas. Se hacen pequeñas incisiones y se usan aparatos especializados.

Las prótesis para la columna vertebral ofrecen estabilización y fijación en el órgano que se desea sustituir.

Una prótesis es un  objeto artificial, que reemplaza un miembro del cuerpo humano deficiente o ausente, total o parcialmente. La ausencia del órgano puede ser causado por accidentes, malformaciones o enfermedades.

Las personas a lo largo de su vida, en algún momento, pueden sufrir de un dolor de espalda, que puede ser a nivel muscular o en la columna vertebral. Una prótesis es una opción viable para ayudar a estabilizar la columna vertebral, aliviando el dolor, que puede estar localizado tanto en la  columna cervical como en la  columna lumbar.

La columna vertebral del ser humano tiene treinta y tres (33) vertebras; siete (7) cervicales, doce (12) dorsales, cinco (5) lumbares, cinco (5) sacras y cuatro (4) coccígeas.

Funciones principales de la columna vertebral

La columna vertebral posee diferentes funciones, dentro de las cuales mencionaremos algunas de las más importantes.

  • Sostener el cuerpo.
  • Permitir su movimiento.
  • Contribuir a mantener estable el centro de gravedad, tanto en reposo como en movimiento.
  • Proteger la médula espinal.

Estas funciones pueden verse limitadas, ya que las vertebras están unidas entre si por los discos intervertebrales, los cuales están expuestos a sufrir y producir dolor por diversas causas:

  • Cargar objetos muy pesados.
  • Posturas inadecuadas de trabajo por largo tiempo.
  • Sobre preso u obesidad.
  • Sedentarismo
  • Por la edad.
  • Por accidentes con traumatismos.
  • Mal formaciones congénitas.

Recomendaciones en el uso de prótesis para columna vertebral

Hay  pacientes con enfermedades degenerativas sintomáticas de la columna, que sin necesidad  de cirugía, responden favorablemente a métodos terapéuticos. Existe otro grupo, que debido a la naturaleza crónica, el dolor interfiriere en su capacidad para el trabajo y participar en sus actividades diarias.

Prótesis para la columna vertebralEl uso de la prótesis se debe recomendar solo cuando al paciente le hayan fracasado los tratamientos tradicionales.

Para asegurar la necesidad de someter al paciente a una intervención quirúrgica, es importante estar seguros de que ésta es la posible solución a su dolencia. Para ello el médico tratante debe realizar una serie de exámenes, que le permitan asegurar la efectividad de la cirugía.

El paciente debe apoyarse en una prueba confiable de alta tecnología, como lo es la realización de una resonancia magnética vertical, que le va a permitir tomar la decisión correcta.

Esta prueba tiene la capacidad de determinar con exactitud en que nivel se encuentra la lesión a ser tratada, que bien puede estar localizada en la columna cervical o en la columna lumbar.

Luego de realizar este estudio, viene la escogencia de alternativas para poder efectuar el implante, esta viene ligada directamente a la patología que presente el paciente, y a su capacidad de aceptación de una prótesis según su diagnóstico.

Características de la prótesis para columna vertebral

El uso de prótesis en la columna vertebral, es una opción que se viene realizando desde hace algunos años, se han fabricado con diversos materiales como el acero inoxidable, el titanio y el plástico.

Estos materiales son bien aceptados por el cuerpo humano. El propósito de estas prótesis, es fijar las vértebras cuando se ha hecho necesario su reemplazo, porque esta dañada o colapsada.

Las prótesis se vienen optimizando, mejorando sus características de resistencia mecánica. Van haciendo énfasis en sus puntos de concentración de esfuerzo, dando volúmenes y contornos óptimos a la pieza. Esto se hace para dar una óptima fijación de la prótesis a las vértebras, y así adaptarlas a las diferentes estructuras óseas de la columna vertebral del cuerpo humano.

Las prótesis para columna vertebral son diseñadas de modo que puedan soportar las cargas que llevan las vértebras, que varían en función de la columna donde se encuentran. Con este avance se busca abrir nuevas alternativas para ir mejorando el desarrollo de las prótesis tradicionales

Se persigue hacer diseños de prótesis con características específicas y disponibles de acuerdo a los requerimientos de cada paciente. Debemos tomar en cuenta que: los discos cervicales son los que le dan movimiento, y deben permitir las funciones propias de él.

Los discos lumbares son los que soportan la mayor carga. Por eso deben ser capaces de mantener la curva fisiológica lumbar, y disminuir la carga en las articulaciones.

Tipos de prótesis de discos intervertebrales

Prótesis total de discoExiste un sin fin de prótesis de discos intervertebrales, pero las podemos clasificar en dos tipos: Prótesis total de disco y de núcleo pulposo.

Prótesis total de disco. Están hechas de acero inoxidable o titanio, que consta de una pieza que se fija a la vértebra superior, y otra que lo hace con la vértebra inferior. Esta imita el funcionamiento de la vértebra.

Prótesis de núcleo pulposo. Se fabrican de diversos materiales de plásticos capaces de, retener agua y que forman la parte interna. Son  como una esponja, capaz de absorber energía (impactos y fuerzas), y se deforma para dar o permitir flexibilidad en la columna vertebral.

Precauciones en el uso de prótesis para columna vertebral

El uso de prótesis en la columna vertebral pudiera generar algún riesgo  para el paciente, como toda intervención quirúrgica, por tener que mover partes importantes en el cuerpo. Esta es una situación poco frecuente, debido a que la cirugía conlleva una serie de procedimientos.

Los diferentes procedimientos comienzan antes de la intervención, continúan durante el proceso quirúrgico y finalizan en la fase post operatoria, ya que el objetivo es dar los  mejores resultados posibles al paciente.

Las prótesis para columna vertebral no se recomiendan para pacientes que:

  • Padecen de espondilolistesis
  • Sufren de osteoporosis
  • Tienen fracturas de vértebras
  • Sufren de alergias a algunos componentes de la prótesis
  • Padecen de alguna infección en columna vertebral
  • Poseen obesidad mórbida
  • Tienen degeneración de las vertebras

Con el implante de estas prótesis el paciente vuelve a tener una vida normal. Podrá efectuar actividades que no podía antes de la cirugía.

Al recuperar el movimiento en la articulación disminuye la enfermedad, y es poco probable que puede necesitar otra cirugía en el futuro. Claro esta sin cometer abusos  que puedan poner en riesgo la cirugía.

Se evidencia que con el avance científico y tecnológico de nuestros tiempos, se han buscado soluciones que puedan ayudar a pacientes con patologías crónicas degenerativas.

El diseño y uso de prótesis, para mejorar la movilidad de la comuna vertebral, es una muestra de la posibilidad que tiene el paciente de recuperar y tener una mejor calidad de vida.