Espondilolistesis

La espondilolistesis, es una palabra intimidante a primera vista, pero todo lo que hay que hacer es dividirla en 4 secciones: es – pon – dilo – listesis. Entonces no es tan difícil pronunciarla. Por eso es que esta condición médica se suele abreviar como “listesis”. Tampoco es tan difícil de entender si se piensa en que el término proviene de raíces griegas: espóndilo significa “vértebra” y listesis significa “deslizarse”.

La espondilolistesis ocurre cuando una vértebra se desliza hacia adelante sobre la vértebra inferior. Más a menudo, esto ocurre en la espalda baja (zona lumbar), ya que es una parte de la columna vertebral que soporta una gran cantidad de peso y absorbe una gran cantidad de presiones direccionales. En otras palabras, la columna lumbar tiene que moverse un poco (girar en varias direcciones) con el peso corporal. A veces, esta combinación puede poner tanto énfasis en las vértebras que una de ellas se desliza hacia delante.

Espondilolistesis

Algunas actividades hacen más susceptible padecer la espondilolistesis. Los gimnastas, los futbolistas, y los levantadores de pesas todos ponen presión y peso significativo en sus espaldas bajas. Piensa en los y las gimnastas y las posiciones en que ponen su cuerpo: prácticamente se doblan por la mitad hacia atrás, eso algo extremo que puede ser perjudicial para las vertebral. También se retuercen en el aire con rapidez al hacer volteretas y luego caen en el suelo, absorbiendo el impacto a través de sus piernas y la espalda baja. Esos movimientos ejercen un esfuerzo sustancial en la columna vertebral y la espondilolistesis puede desarrollarse como resultado de tensiones excesivas repetidas y el estrés.

Los médicos tienen 5 grados diferentes para medir la espondilolistesis, dependiendo de la distancia que la vértebra se ha deslizado hacia adelante. Durante tu cita con el médico es posible que le escuches hablar de “un grado de espondilolistesis”. Algo que más adelante podrás descubrir.

Signos y exámenes para diagnosticar la espondilolistesis

Es difícil saber si alguien tiene espondilolistesis, porque puede que no tenga ningún síntoma o dolor aplastante – como sucede con la mayoría de la gente. La espondilolistesis generalmente se descubre cuando se están realizando estudios para otra cosa y el médico o radiólogo, se da cuenta de que una vértebra aparece desplazada en una placa de rayos x.

Los rayos X son la mejor manera de diagnosticar la espondilolistesis. Durante la radiografía, probablemente de pie, tomada lateralmente, es cuando el médico puede obtener una vista del costado, que muestre más claramente el deslizamiento. En cuanto a la radiografía superior, puedes ver que una de las vértebras se ha deslizado fuera de la columna vertebral. La flecha señala la espondilolistesis.

Tu médico también puede ordenar una radiografía oblicua. Oblicua significa que la radiografía se toma en un ángulo desde la parte posterior, una vista que le ayudará al médico a ver la lámina, las carillas articulares, y partes interarticulares.

Para saber si tu espondilolistesis es inestable y movible, el médico puede pedirte que realices  flexiones y extensiones vistas desde un lado. Éstos también se llaman puntos de vista de flexión lateral. Una radiografía de la flexión se toma con el paciente se inclina hacia delante; una radiografía de extensión se toma cuando se dobla hacia atrás.

Para tener una mayor confirmación de la espondilolistesis, puede que el paciente tenga que someterse a una tomografía computarizada.

Si la vértebra desplazada está presionando los nervios, el médico puede ordenar un mielograma. En esta prueba, se requiere de un tinte especial, que se inyecta en el área alrededor de los nervios que se encuentran en un saco para que la tintura entre en ese saco. (Antes de que eso ocurra, se anestesiará el área.) Entonces se podrá realizar la radiografía o la tomografía computarizada. El resultado proporcionará una imagen anatómica detallada de la columna vertebral, especialmente de los huesos, que le ayudarán a tu médico a identificar cualquier anormalidad.

Parte de tu visita al médico incluirá exámenes físicos y neurológicos. En el examen físico, tu médico tomará en cuenta la postura, la amplitud de movimiento (qué tan bien y qué tan lejos se pueden mover ciertas articulaciones), y la condición física, observando cualquier movimiento que cauce dolor. El médico palpará tu columna vertebral, teniendo en cuenta tu curvatura, la alineación, y la sensación de los espasmos musculares. La espondilolistesis puede causar que camines de forma anormal, por lo que el médico tendrá que observarte mientras caminas.

Durante el examen neurológico, el especialista en la columna pondrá a prueba tus reflejos, la fuerza muscular, y otros cambios de los nervios, así como la propagación del dolor (es decir, si el dolor de la espalda viaja a otras partes de tu cuerpo). Los exámenes físicos y neurológicos le darán a tu médico una buena idea de cómo la vértebra desplazada está afectando tu cuerpo y tu vida.

Grados de deslizamiento

Grados de espondilolistesis

Utilizando las radiografías laterales, el médico calificará tu espondilolistesis. Utilizando una escala que comienza con el “Grado I” y avanza hasta el “Grado V” que describen qué tan lejos hacia adelante se ha deslizado tu vértebra.

Grado I es un deslizamiento de menos de 25 %.

Grado II es un deslizamiento del 25 % al 50 %.

Grado III es un deslizamiento del 50 % al 75 %.

Grado IV es un deslizamiento del 75 % al 100 %.

Grado V es para una vértebra que se ha caído de la vértebra inferior. (Eso es un caso extremo de la espondilolistesis, que tiene su propio nombre: Espondiloptosis)

Sin comentarios