Neurociencia y dolor espinal

Neurociencia

La neurociencia es el estudio del sistema nervioso y cómo está estructurado. El sistema nervioso incluye el cerebro, la médula espinal y las células nerviosas. Al estudiar el sistema nervioso, los neurocientíficos comprenden las causas del dolor y las afecciones musculoesqueléticas. La neurociencia permite a los médicos tratar una amplia gama de lesiones y afecciones.

El dolor musculoesquelético crónico está aumentando en la población, provocando discapacidad y pérdida de calidad de vida, la ubicación más común es la columna. Muchos de los tratamientos utilizados son principalmente pasivos (farmacológicos e invasivos) y con malos resultados. Actualmente se está ensayando con tratamiento basado en neurociencia del dolor.

Estos estudios no se limitan a las deficiencias de la columna, sino que también se caracteriza por cambios cerebrales, incluida la reorganización de la conectividad funcional en varias regiones del cerebro y una mayor activación en la llamada “matriz del dolor” (o “conectoma del dolor”).

Gran parte de la terapia actual se centra en los mecanismos de entrada (tratar elementos periféricos como músculos y articulaciones) y los mecanismos de salida (abordar el control motor), mientras que se presta menos atención a los mecanismos de procesamiento (centrales).

Combinando la educación en neurociencia del dolor con movimientos que los pacientes temían o evitaban, los tratamientos experimentales produjeron mejores resultados que la fisioterapia con una mejora del 50% en el dolor crónico de espalda y cuello.

Qué se sabe de este nuevo tratamiento

Investigaciones recientes sugieren que las personas con dolor espinal crónico inespecífico pueden tener un sistema nervioso central hiperexcitable, con procesamiento nociceptivo alterado y cambios que tienden a disminuir el volumen de materia gris.

Estos cambios parecen estar en las regiones de procesamiento del dolor moduladoras, emocionales-afectivas y sensoriales-discriminatorias y pueden ser reversibles. La sensibilización central se desarrolla a partir de cambios plásticos que ocurren dentro del sistema nervioso central (médula espinal), lo que provoca la manifestación de dolor crónico.

Las investigaciones realizadas por el equipo de Neurociencia Terapéutica del ‘Instituto Internacional del Dolor y la Columna Vertebral’ han descubierto que las personas están más interesadas en el dolor y, más específicamente, en los mecanismos del dolor.

El tratamiento actual para pacientes con dolor crónico debe centrarse más en educar a los pacientes sobre la neurociencia de su dolor, en lugar de clasificar su dolor como patrones de movimiento defectuosos o tejidos dañados.      

Beneficios de la neurociencia en el dolor espinal

A pesar que los ensayos indican que la neurociencia por sí sola no es una intervención viable para el dolor y la discapacidad, los beneficios se pueden obtener son muchos, entre ellos están:

  • No tiene efectos nocivos
  • Mejoría en el rango de movimiento
  • Efectos positivos sobre la discapacidad y el rendimiento físico
  • Reducción del miedo y la catastrofización, debido al efecto inmediato del tratamiento en la mejora de las actitudes y creencias sobre el dolor.
  • Mejora de la adherencia y los resultados de los ejercicios terapéuticos.
  • Aumenta la efectividad en combinación con la fisioterapia.