Laminectomía

Una laminectomía o laminectomía descompresiva es un procedimiento quirúrgico que busca extirpar el arco óseo de la vértebra que cubre al nervio, conocido como lámina. Esta técnica permite aliviar la presión de los nervios raquídeos y la médula espinal. Es utilizado con frecuencia en el tratamiento de la estenosis espinal y la artrodesis vertebral.

Laminectomía

Cuando los tratamientos no invasivos fallan, se hace necesario una laminectomía para aliviar síntomas que intervienen con la vida cotidiana. Los candidatos para una laminectomía presentan:

  • Dolor constante en la espalda de magnitud severa.
  • Dificultad para caminar.
  • Debilidad o entumecimiento en las piernas.
  • Incontinencia.

Estos síntomas son propios de un estrechamiento del canal medular que ejerce presión sobre la médula espinal. Si este angostamiento se localiza en la parte alta de la columna vertebral (conducto cervical estrecho), se debe aplicar una laminectomía cervical. Si se localiza en la parte baja de la espalda (conducto lumbar estrecho) se recomienda laminectomía lumbar.

El estrechamiento del canal espinal causa trastornos que incluyen la enfermedad degenerativa de disco, estenosis espinal, hernia discal, osteofitos o espondilosis. En muchos casos se pueden presentar dos o más de estas condiciones juntas.

Laminectomía Cervical

Es una intervención quirúrgica que se realiza a nivel del cuello, en su parte posterior. Se realiza una eliminación programada de láminas del canal espinal o cualquier otro tejido blando que pueda estar causando compresión sobre la médula espinal.

Las razones para someterse a una laminectomía cervical son variados, pero principalmente  para tratar presiones sobre nervios espinales en el cuello y también como un método para estabilizar la columna vertebral cervical.

¿Qué ocurre en el cuello posterior?

El canal espinal es un túnel óseo de la columna vertebral, en el que se encuentran la médula y los nervios espinales. Cuando este túnel se reduce de tamaño se comprimen los nervios espinales y/o la médula espinal ejerciendo presión sobre las mismas.

En este momento se presentan los síntomas de dolor, entumecimiento, sensación de hormigueo, rigidez y debilidad general. Cuando es a nivel cervical se manifiesta normalmente en los hombros, brazos y manos.

Laminectomía LumbarLaminectomía Lumbar

La laminectomía lumbar también es conocida como descompresión lumbar abierta y se aplica para trastornos degenerativos. Comúnmente realiza para tratar la estenosis espinal lumbar.

Es una técnica diseñada para extraer parte del hueso por arriba o debajo de la raíz del nervio con el fin de liberar espacio. El procedimiento implica una incisión de 5 a 12 cm en la línea media de la espalda y al acercarse a la columna vertebral se aplica la laminectomía para llegar a las raíces nerviosas.

Es el último recurso que se usa cuando ya han fallado las medidas no invasivas: inyecciones, medicamentos, fisioterapia, etc.

¿Qué ocurre en la zona lumbar?

Los discos intervertebrales actúan como amortiguadores y permiten el movimiento de los huesos de la columna en la zona lumbar. Cuando esos discos se contraen, causan dolor, entumecimiento y debilidad en las piernas. Esto puede conllevar a una hernia de disco que en la mayoría de los casos se trata con una laminectomía.

Preoperatorio de laminectomía

Preoperatorio de laminectomíaEl médico recomendará una radiografía, resonancia magnética o mielografía de TC  de la columna vertebral, para confirmar una estenosis espinal. De ser positivo el diagnóstico, se debe preparar para la cirugía.

  • Si es fumador es buen momento para dejarlo.
  • Suspender cualquier fármaco que dificulte la coagulación de la sangre como ácido acetilsalicílico, ibuprofeno, naproxeno, entre otros. Consultar al médico cuales medicamentos se pueden ingerir en el periodo previo a la cirugía.
  • Comentar al médico tratante si usted padece de alguna enfermedad o problemas de salud.
  • El día de la cirugía se recomienda acudir sin beber ni consumir alimentos, al menos 8 horas antes de la intervención.

Postoperatorio de laminectomía

Después de la intervención quirúrgica es muy probable que el personal médico lo invite a levantarse y caminar, para comprobar que las funciones motoras no sufrieron daño. La mayoría de las personas sometidas a laminectomía abandonan el hospital de 1 a 3 días, si no surgen complicaciones.

Siga las instrucciones del médico cirujano para cuidar su espalda en casa y en poco tiempo volverá a su rutina de trabajo.

5 Beneficios de una laminectomía

El objetivo de una laminectomía es eliminar los síntomas propios del estrechamiento del canal espinal, como el dolor, entumecimiento, hormigueo y debilidad. En otras palabras restaurar toda la función nerviosa.

Tras una laminectomía se deben conseguir los siguientes beneficios:

  1. Alivio del dolor total o parcial.
  2. Descompresión sobre la médula espinal y los nervios. La fuerza no vuelve completamente a la normalidad, pero la debilidad mejora notablemente.
  3. Prevención del deterioro y del movimiento anormal de la columna vertebral.
  4. Reducción considerable de la administración de medicamentos.
  5. Estabilización general de la columna vertebral y prevención de nuevos daños.

Riesgos de una laminectomía

Riesgos de una laminectomíaLa técnica de laminectomía es bastante segura y casi nunca se presentan problemas. Más del 90% de los pacientes salen de cirugía sin complicaciones. Sin embargo en cualquier intervención quirúrgica siempre habrá riesgos, estos pueden ser:

  • Infección. En la herida y/o los huesos de la columna.
  • Presencia de dolor constante que no se alivia.
  • Perdida de sensibilidad debido a un daño en el nervio raquídeo (con probabilidades de ocurrencia menores de 1%).
  • Impotencia sexual.
  • Incontinencia.

Aun así, si no se realiza una laminectomía a tiempo, puede empeorar la enfermedad y comenzar a presentar problemas para caminar, mantener el equilibrio y un deterioro gradual de las funciones motoras que puede terminar en parálisis.