Hemangioma Vertebral o Tumor Vascular

Hemangioma Vertebral o Tumor Vascular

El Hemangioma Vertebral o Espinal es una enfermedad de la columna vertebral que a menudo se presenta asintomático hasta cierto punto, lo que complica su tratamiento. Se trata de un tumor vascular benigno que se desarrolla en el cuerpo de la columna sin signos primarios de formación .

Aunque parezca extraño, el hemangioma en el cuerpo vertebral es un fenómeno bastante frecuente, padecido por el 10-12% de la población. El mismo se desarrolla a partir de los vasos sanguíneos (vascular).

Los tumores vasculares óseos constituyen un grupo heterogéneo de tumores que incluye al Hemangioma Vertebral

En la actualidad, gracias a la introducción del examen de Rayos X (RX), Tomografía Computadorizada (TC) y Resonancia Magnética (RM), estas formaciones se detectan en una etapa temprana, permitiendo controlar la situación y, si es necesario, planificar un tratamiento quirúrgico oportuno y prevenir el desarrollo de complicaciones y discapacidad.

Causas del Hemangioma Vertebral

 hemangioma espinal

El desarrollo de un hemangioma espinal (tumor vascular) se observa con mayor frecuencia en pacientes de mediana edad y adultos mayores. Se localiza principalmente en la columna torácica y lumbar.

No se ha establecido una o más razones claras para el desarrollo del proceso patológico. Solo se sabe que está formado por vasos sanguíneos anormalmente desarrollados.

Presumiblemente, una de las causas es una predisposición genética, debido a una mutación genética de las células, que conduce a la formación del tumor vascular. Pero solo es una teoría, en realidad nadie sabe con certeza de dónde viene este tumor.

Otros factores que aumentan el riesgo de desarrollar la enfermedad son:

  • Lesiones de la columna vertebral.
  • Deterioro de la circulación sanguínea local debido a diversos factores, se desarrolla una falta de oxígeno en las células y comienza el mecanismo de formación del hemangioma.
  • hipoxia tisular.
  • Desequilibrio hormonal con el aumento de los niveles de estrógenos.

Síntomas del tumor vascular

En la mayoría de los casos, el tumor no se manifiesta en las etapas iniciales. Solo en pocas ocasiones se presentan dolores localizados en la región vertebral o en la zona paravertebral. Muy a menudo, se detecta por casualidad durante el examen en relación con otras enfermedades o lesiones.

Algunos pacientes pueden mostrar síntomas de irritación de la médula espinal y de la raíz nerviosa como resultado de la compresión del componente de tejido blando del hemangioma localizado en el espacio epidural.

Podemos distinguir 4 tipos de hemangiomas de la columna vertebral, que difieren en las manifestaciones clínicas y radiológicas:

  1. Asintomático no agresivo, no asociado con signos clínicos y radiológicos de agresividad.
  2. Agresivo asintomático, caracterizado por la presencia de manifestaciones radiológicas de agresión, que son clínicamente asintomáticas.
  3. Sintomático no agresivo, caracterizado por la presencia de manifestaciones clínicas de agresión, pero sin las imágenes radiológicas.
  4. Sintomáticamente agresivo, debido a la presencia de signos clínicos y radiológicos de agresión.

Diagnóstico

Para el diagnóstico temprano de esta formación, se recomienda que las personas se sometan a exámenes de diagnóstico de tipo TC o RM. Con un examen TC, es posible medir con precisión el tamaño del tumor y evaluar el grado de daño al soporte vertebral y según este resultado el diagnóstico se confirma o refuta.

Si el hemangioma es pequeño, entonces no hay necesidad de realizar la operación de inmediato. En este caso se debe mantener en observación y medir periódicamente el tamaño del tumor. Si hay aumento del Hemangioma Vertebral, se recomendará una intervención quirúrgica llamada vertebroplastia para eliminar los tumores.

formación del tumor vascular

Los tumores vasculares que crecen rápidamente, destruyen la estructura ósea de la vértebra y pueden provocar su fractura. Estos producen un dolor de espalda intenso debido a la compresión de las raíces de la médula espinal por el cuerpo del tumor. Especialmente durante caminar, correr, actividad física.

El riesgo de fractura se espera cuando el Hemangioma Vertebral alcanza el 60% del cuerpo vertebral. En este momento, no puedes soportar su invasión, debido al dolor que produce. Por ello es importante la detección temprana de este tumor benigno.

Tratamiento del Hemangioma Vertebral

Cuando se detectan hemangiomas, no hay tratamiento terapéutico como tal. La fisioterapia y el masaje están contraindicados. El ejercicio y la terapia de ejercicio para hemangiomas grandes pueden causar una fractura patológica y, por lo tanto, tampoco se prescriben.

Los principales métodos para tratar el Hemangioma Vertebral son la cirugía, la radioterapia, la alcoholización, la embolización y la vertebroplastia de punción percutánea, que se considera el método más eficaz y seguro para tratar esta neoplasia.

vertebroplastia de punción percutánea para tratar Hemangioma Vertebral

La vertebroplastia de punción, se realiza sin incisiones, a través de punciones y bajo anestesia local. El método es el siguiente: se inyecta una mezcla de cemento óseo especial en el cuerpo vertebral. El tumor se congela y deja de crecer. La vértebra se fortalece y el paciente se alivia del dolor.

Una vez terminada la cirugía, el paciente puede levantarse y caminar sin restricciones 2 horas después de la misma. La duración del tratamiento hospitalario para el tratamiento quirúrgico de los hemangiomas espinales es de 2 días.