Foraminotomía

ForaminotomíaLa foraminotomía es una intervención quirúrgica, que busca liberar los nervios oprimidos por un estrechamiento del foramen intervertebral o agujero intervertebral. Aquí las raíces nerviosas salen del conducto raquídeo. Este padecimiento es conocido como estenosis del agujero vertebral.

El foramen intervertebral es una abertura situada entre las vértebras, específicamente entre los pedículos. A través de ellos los nervios salen de la medula y van al resto cuerpo. La foraminotomía trata de ampliar esa abertura a fin de liberar al nervio de la opresión a que está sometido y se puede realizar en cualquier nivel de la columna vertebral.

El foramen constituye un pasaje protector para los nervios, pero cuando estos nervios quedan comprimidos en este túnel, causan dolor y debilitamiento en las extremidades.

Procedimiento en una foraminotomía

Procedimiento en una foraminotomíaSe anestesia totalmente al paciente (anestesia general), para que no sienta dolor ni se mueva durante la operación, ya que estará dormido. Éste se colocará boca abajo, dejando la espalda a pleno para la intervención.

El cirujano hace una incisión en la columna vertebral, en el lugar donde se encuentre el nervio oprimido, del tamaño que crea conveniente. Poco a poco va apartando la piel, los músculos y los ligamentos hasta encontrar la columna vertebral. Se vale de un microscopio quirúrgico, especial para poder visualizar bien el objetivo.

Una vez encontrado el origen del problema, el cirujano procede a rasurar o incluso a cortar (según la gravedad de la opresión) para ampliar la abertura del foramen a fin de que el nervio vuelva a sus condiciones normales. Si con esto no es suficiente se aplica una laminectomía.

Para garantizar el éxito de la cirugía el médico cirujano deberá decidir hacer una artrodesis vertebral, para asegurarse que la columna permanezca estable.

Solo queda cerrar a cirugía moviendo nuevamente los ligamentos, músculos y piel a su posición original.

Síntomas de la estenosis del agujero vertebral

El paciente puede presentar síntomas que se pueden asociar a problemas con las raíces de los nervios por estrechamiento del foramen intervertebral.

  • Síntomas de la estenosis del agujero vertebralDolor constante en las piernas, región lumbar, el hombro y/o el cuello.
  • Dolor en algunas posiciones o al hacer ciertos movimientos.
  • Entumecimiento y hormigueo intermitente.
  • Debilidad muscular en general.

Si usted presenta algunos de estos síntomas debe acudir al médico lo antes posible, podría necesitar de una foraminotomía.

Foraminotomía cervical posterior

La foraminotomía cervical se aplica en casos de espondilosis cervical y la hernia de disco cervical. Esta intervención no desestabiliza el espacio del disco, ni requiere de artrodesis vertebral.

El principio es el mismo: descompresión de la raíz del nervio. En el caso de la espondilosis cervical

Después de la cirugía el paciente debe llevar collarín cervical durante los primeros diez días, luego de esto puede reanudar sus actividades normalmente.

Riesgos de la foraminotomía

Todas las intervenciones quirúrgicas de la columna vertebral presentan riesgos incluyendo foraminotomía.

Sangrado. Al momento de hacer la incisión, el médico cirujano se encontrará con numerosas venas que pueden causar abundante sangrado y limitará la visualización de la foraminotomía.

Infección. Las infecciones son poco comunes en este tipo de cirugía, pero no se descarta que se pueda infectar la herida y/o los huesos de la columna.

Tromboflebitis. Se puede inflamar una vena después de la intervención y complicarse con un trombo interno.

Dolor que no se alivia. Luego de la cirugía puede persistir el dolor, o en el peor de los casos, agravarse. Esto puede atribuirse a una mala praxis. Si no mejora, será necesaria una nueva intervención.

Lesión de una o varias raíces nerviosas. Puede ocurrir que durante la cirugía se pueda causar  daño a un nervio espinal, trayendo como consecuencia debilidad muscular y/o pérdida de la sensibilidad.

Retorno del dolor. En muchas personas el dolor de espalda retorna con el pasar del tiempo, esto se debe a que la causa reincide y vuelve a formarse el estrechamiento del foramen intervertebral.

Postoperatorio de la foraminotomía

Si siente dolor luego de la cirugía, es posible que se le administre anestesia para mitigarlo. No debe haber mucho dolor tras la cirugía.

Si se le aplicó una foraminotomía cervical, es muy probable que le prescriban un cuello ortopédico u órtesis cervical. Puede estar autorizado a mover el cuello horas después de la cirugía. Se recomienda que lo haga lenta y cuidadosamente.

Puede intentar levantarse y caminar asistido por el personal del centro médico. En poco tiempo será dado de alta y tendrá que salir por sus propios pies.

Luego de un mes de la intervención deberá hacer rehabilitación. Ésta le ayudará a restablecer la movilidad y fuerzan de los músculos.

Debe evitar levantar objetos pesados o practicar deportes hasta que el médico tratante lo autorice.  También de evitar cualquier movimiento o actividad que pueda tensionar su espalda.