Inestabilidad lumbar

Inestabilidad lumbar
Califica este artículo

La inestabilidad lumbar es la pérdida de la integridad estructural entre dos vértebras adyacentes, que resulta en un aumento del movimiento entre esos segmentos. También es conocida como inestabilidad segmentaria.

La inestabilidad lumbar es la pérdida de la integridad estructural

Esta pérdida del patrón normal de movimiento espinal, provocan dolor y compresión neuronal. La inestabilidad lumbar suele causar limitaciones en mucho de los casos. Es una patología degenerativa que puede aparecer desde temprana edad, aunque es más frecuente en adultos.

Los pacientes con inestabilidad lumbar suelen ser pacientes con dolor crónico en esa zona, el cual aumenta gradualmente.

Las formas primarias de inestabilidad lumbar degenerativa son: la espondilolistesis y la escoliosis degenerativa.

Su detección temprana puede ayudar significativamente a los pacientes. En este artículo te presentaremos los tipos, síntomas más frecuentes, causas, diagnóstico y tratamientos que pueden ayudar a mejorar la inestabilidad lumbar.

Tipos de inestabilidad lumbar

La inestabilidad lumbar se puede clasificar principalmente en dos tipos: la inestabilidad funcional (clínica) y la inestabilidad estructural (radiográfica). Aunque también es posible tener ambas, en este caso estaríamos en presencia de una inestabilidad combinada.

Inestabilidad funcional (clínica)

La inestabilidad funcional es la pérdida de la capacidad neuromotora, que controla el movimiento segmentario. Esta causa dolor a pesar de la ausencia de anomalías radiológicas.

Inestabilidad estructural (radiográfica)

La inestabilidad estructural es la alteración de los estabilizadores pasivos, que limitan el excesivo rango de movimiento del extremo segmentario.

Síntomas de inestabilidad lumbar

el dolor es un sintoma de la inestabilidad lumbar

Uno de los principales síntomas de la inestabilidad lumbar es un “arco doloroso” en la flexión. Se lo conoce como la “espalda de caña rota” ya que la espalda se siente rígida. Ocurre generalmente estando de pie y durante una inclinación hacia adelante, en este caso el paciente siente dolor. Además de esto se pueden presentar:

  • Enganche en un segmento móvil durante cambios de posición de la zona lumbar
  • Cambios segmentales
  • Movimiento de la vértebra, con sensación de dolor en flexión o deflexión
  • Movimiento intersegmentario excesivo
  • Dolor local en la parte baja de la espalda, durante cambios de posición
  • Pérdida del control postural
  • Sensación de movimiento anormal en la zona lumbar
  • Presencia de arco doloroso
  • Interrupción en los patrones de contracción, equilibrio y reflejos
  • Signos de Gowers

Causas de inestabilidad lumbar

La inestabilidad lumbar es causada con mayor frecuencia por la espondilolistesis. La espasticidad o la distensión lumbar severa también pueden causar elementos de inestabilidad lumbar. Además, también puede generarse por la patología degenerativa que aumenta con los años.

Otras causas importantes incluyen tensión repetitiva y trauma, espondilosis, síndrome de la articulación facetaria, osteoporosis, ciática, artritis reumatoidea, enfermedad degenerativa del disco, entre otros.

Diagnóstico de inestabilidad lumbar

El diagnóstico de inestabilidad lumbar se realiza a través imágenes, donde se observe un movimiento vertebral anormal. La inestabilidad lumbar es principalmente multidireccional, pero el desplazamiento resultante se evalúa en un plano.

Los desplazamientos sagital y coronal se evalúan con radiografías, los desplazamientos en el plano axial se evalúan con tomografía computarizada (TC) o resonancia. En buen diagnóstico de inestabilidad lumbar interviene varios exámenes, entre ellos tenemos:

  • examen físico para determinar la inestabilidad lumbarExamen ortopédico (prueba de compresión de Farfan)
  • Imágenes de rayos x (radiografía neutra, radiografía funcional)
  • Examen físico: rango de movimiento y palpación (prueba de Stork)
  • Resonancia magnética
  • Sistema de medición intraoperatoria
  • Tomografía computarizada
  • Índice de estabilidad cuantitativa

Tratamientos

Los tratamientos para la inestabilidad lumbar van a estar determinados por el grado de severidad de la patología. Estos pueden ir desde ejercicios de rehabilitación hasta la cirugía, según sea el caso.

El tratamiento médico y la cirugía se recomiendan con mayor frecuencia en casos de inestabilidad crónica. Cuando no existe un riesgo directo, el primer tratamiento médico debe ser terapia física.

Otra parte del tratamiento médico es la medicación. Dependiendo de las quejas del paciente y de la indicación fisiológica, se pueden prescribir analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares.

Ejercicios de rehabilitación y fisioterapia

La terapia física para la inestabilidad lumbar se centra en ejercicios diseñados para mejorar la estabilidad de la columna vertebral. Se basan especialmente en el fortalecimiento de los músculos lumbares.

También se ha propuesto que los músculos abdominales, en particular el abdomen transverso y los abdominales oblicuos, tienen un papel importante en la estabilización de la columna vertebral.

Los ejercicios de rehabilitación para estabilizar los segmentos móviles son una parte esencial del tratamiento. La terapia manual puede ayudar significativamente la calidad de vida del paciente, en casos de inestabilidad lumbar menor. Dentro de las más importantes tenemos:

  • Acupuntura
  • Hidroterapia
  • Masajes
  • Hielo y descanso
  • Entrenamiento propioceptivo
  • Electroterapia

Cirugía

la fusión espinal como tratamiento para la inestabilidad lumbarCon grados más severos de inestabilidad lumbar, se debe emplear un tratamiento más invasivo. La cirugía siempre debe ser la última opción, porque nunca está exenta de riesgos. El tratamiento quirúrgico generalmente es la fusión espinal.

Existen diferentes métodos para realizar la fusión de segmentos de la columna vertebral, como son: aproximación anterior, enfoque combinado, fusión instrumentada y Fusión no instrumentada.

La operación debe reservarse para pacientes con síntomas graves y evidencia radiográfica de movimiento excesivo, aquellos con más de 5 mm de traducción o 10 ° de rotación, que no respondan a un tratamiento no quirúrgico.

Ejercicios para mejorar la inestabilidad lumbar

Existen diferentes ejercicios que pueden ayudar a mejor la inestabilidad lumbar. Estos fortalecen la musculatura de la espalda y otorgan equilibrio. Aquí te describiremos 3 ejemplos que podrás practicar en la comodidad de tu hogar.

Puente lumbar

Acostado boca arriba sobre una superficie plana, brazos estirados hacia abajo y rodillas flexionadas. En esa posición inicial se comienza levantando la pelvis lo más que pueda, para luego regresar a la posición inicial.

ejercicios de puente lumbar para corregir la inestabilidad lumbar

Realiza varias repeticiones por un minuto.

Postura del gato

Colócate a gatas con la palma de las manos y rodillas en el piso. La columna debe estar completamente recta en su posición inicial. Comienza levantando la barbilla y arquea la columna hacia adentro, mantén esa posición 5 segundos. Seguidamente lleva la barbilla hacia tu pecho y arquea la columna hacia afuera por 5 segundos.

ejercicios de postura de gato para corregir la inestabilidad lumbar

Realiza 5 repeticiones de cada una.

Estiramiento lateral de espalda

Acostado boca arriba, flexionamos las piernas llevando las rodillas al pecho y estiramos los brazos hacia los lados. Rotamos las piernas hacia el lado derecho y la cabeza hacia la izquierda, seguidamente rotamos las piernas hacia el lado izquierdo y la cabeza hacia la derecha. Ambas posiciones las debes mantener por 20 segundos.

ejercicios de estiramiento para corregir la inestabilidad lumbar

Realiza 5 repeticiones de cada una.