Fractura de cadera

fractura de cadera o ruptura superior del fémur

Una fractura de cadera es la ruptura parcial o completa en la parte superior del fémur, el hueso que forma parte de la articulación de la cadera. Esta fractura de huesos es más común de lo que se piensa.

La cadera es una articulación esférica que conecta varios huesos. Consiste en la cabeza femoral y la vesícula, la parte semilunar del hueso pélvico. Esta se encuentra conectada a la parte superior del muslo y la pelvis.

Los huesos se debilitan con la edad, especialmente en las mujeres. Por tal motivo las probabilidades se sufrir una fractura de cadera aumenta a partir de los 50 años de edad y no tienen un buen pronóstico. La tasa de mortalidad en un año alcanza hasta el 35%.

En este artículo te hablaremos de los tipos de fracturas de cadera, causas y factores de riesgo, tratamientos, las complicaciones, como es la recuperación y formas de tratar este tipo de fracturas en personas mayores.

Tipos de fracturas de cadera

Una fractura en la cadera es una lesión muy común. Muy a menudo, se encuentra una grieta en la parte superior del fémur. En algunos casos graves, ocurre inmediatamente en varias áreas de la articulación. A continuación, se presentan los tres tipos más comunes:

Fractura del cuello femoral

Ocurre con mayor frecuencia en personas mayores, a menudo como resultado de osteoporosis. Con tal fractura, se forma una grieta en el fémur, unos pocos centímetros debajo del lugar donde la cabeza ingresa a la articulación. Esta lesión se considera especialmente grave, ya que a menudo interrumpe la circulación sanguínea de la articulación de la cadera.

Fractura intertrocantérea

Se produce una grieta entre 7 y 10 centímetros debajo de la articulación entre los trocánter mayores y menores (el trocánter consiste en dos huesos sobresalientes que están unidos al fémur con músculos). Esta es una fractura menos compleja, ya que no altera la circulación sanguínea.

Fractura intraarticular (intracapsular)

La cápsula articular es un ligamento fuerte y denso que se une a varios huesos de la articulación. También segrega líquido que nutre y lubrica la articulación. Una grieta de la cápsula afecta las partes de conexión del muslo y puede provocar la ruptura de los vasos sanguíneos de la cabeza articular.

fractura de cadera intracapsular

Causas y factores de riesgo de la fractura de cadera

La causa principal de las fracturas es una carga excesiva sobre ellas, aguda o repetida durante mucho tiempo. Las fracturas también ocurren debido al aumento de la fragilidad ósea causada por la osteoporosis y otras enfermedades.

Osteoporosis

La edad, la enfermedad y el género aumentan el riesgo de fractura de cadera. Alrededor de 1.6 millones de fracturas de cadera ocurren en todo el mundo cada año. Las caídas son responsables del 90% de todas las fracturas de cadera.

Los huesos se debilitan con la edad, especialmente en las mujeres. El riesgo de osteoporosis es mayor entre asiáticos, caucásicos y mujeres. Aumenta debido a un estilo de vida sedentario, por exceso de alcohol y consumo de tabaco.

Las proteínas, la vitamina D y el calcio son nutrientes vitales para tener huesos sanos. La falta de estos componentes debilita los huesos y los hace más susceptibles a las fracturas. Algunas condiciones patológicas como los tumores también debilitan los huesos.

El consumo de algunos medicamentos y personas con deficiencia de peso también son factores que influyen la fractura de cadera, ya que disminuyen la densidad ósea y la masa muscular. Aumentando así las probabilidades de lesiones de manera significativa.

Tratamientos de la fractura de cadera

Existen diferentes opciones de tratamiento que dependen de la ubicación del hueso fracturado y del paciente lesionado. Las opciones son esencialmente reparar el hueso roto o reemplazar toda o parte de la articulación de la cadera.

Los tratamientos para una fractura de cadera se clasifican en: quirúrgicos y no quirúrgicos. El tratamiento preferido para una fractura de cadera es la cirugía porque los pacientes pueden caminar más rápido.

Tratamiento quirúrgico

La forma más efectiva de tratar una fractura de cadera es quirúrgica. El tipo de cirugía para tratar esta afección dependerá del tipo particular de lesión. La mejor manera de recuperarse de una fractura de cadera es moverse lo antes posible.

Si una fractura del cuello femoral es visible en una radiografía, se realiza un procedimiento para fortalecer la articulación de la cadera. Se hace una pequeña incisión en la superficie lateral del muslo, y luego el cirujano usa tornillos especiales para ajustar los huesos.

Cirugía de la fractura de cadera

Si se produce una grieta en el área debajo del cuello femoral o el paciente tiene varios huesos rotos, se utilizan placas de metal quirúrgicas y tornillos de compresión para fortalecer la articulación.

En los casos en que los procedimientos descritos anteriormente no pueden garantizar la curación adecuada de la cadera, los cirujanos realizan un reemplazo parcial de la articulación de la cadera (hemiartroplastia).

También se puede reemplazar toda la articulación, a través de artroplastia total de cadera utilizando una carcasa de metal recubierta con plástico sólido. Una prótesis total de cadera se asocia con mayores riesgos que una prótesis parcial.

Tratamiento no quirúrgico

Algunas veces las familias considerarán el tratamiento no quirúrgico de estas lesiones. Si bien esa puede ser una opción para pacientes muy frágiles o muy enfermos, generalmente no es una buena opción.

fisioterapia para la fractura de cadera

Si una fractura de cadera no está desplazada, lo que significa que los fragmentos óseos permanecen en su lugar, los especialistas pueden recomendar tratamientos no invasivos para ayudar a acelerar la curación.

Dentro de los tratamientos para las personadas sin operación están: modificación de actividad, estimulación ósea electrónica y ultrasónica, terapia física y manejo del dolor con medicamentos. Consulte a su médico el tratamiento más adecuado para su condición.

Complicaciones de una fractura de cadera

Este trauma puede conducir a una discapacidad, o peor. Incluso con el resultado más favorable después de una fractura, las personas a menudo pierden parte de su independencia y optimismo en la vida.

La causa de una muerte súbita puede ser neumonía, demencia acelerada, embolia pulmonar, infección o insuficiencia cardíaca. Después de una cirugía de fractura de cadera pueden surgir algunas complicaciones, algunas de ellas son:

Complicaciones de la cirugía
  • Coágulos de sangre, trombosis venosa de la pierna
  • Desplazamiento de endoprótesis
  • Diferencia de longitud de pierna (LLD)
  • Infecciones
  • Debilitamiento de la endoprótesis
  • Grietas alrededor de la pierna de la endoprótesis o en la parte superior
  • Reacciones alérgicas en los tejidos

Recuperación

La movilidad es una de las mejores maneras de recuperarse de una fractura de cadera y de evitar complicaciones significativas, como: neumonía, coágulos sanguíneos, úlceras de decúbito, etc., es fundamental que los pacientes se levanten lo antes posible después de la cirugía.

Recuperación de la movilidad

Desafortunadamente, la recuperación completa después de una fractura de cadera ocurre solo en aproximadamente la mitad de todas las personas. La otra mitad tendrá una disminución en la función en comparación con su nivel de actividad previa a la lesión.

Lamentablemente, casi una cuarta parte de las personas que se rompen la cadera no viven durante un año completo después de su lesión. Sin embargo, un 50% restaura la movilidad, la fuerza y el equilibrio.

Por lo general, las personas se acercan a su recuperación completa dentro de los 6 meses posteriores a la lesión, pero puede llevar hasta un año completo lograr la mayor mejora posible. Por eso comenzar rápido la terapía y la rehabilitación física es imprescindible.

Fractura de cadera en personas mayores

Una fractura de cadera aumenta drásticamente el riesgo de muerte de una persona mayor. Uno de cada tres adultos de 50 años o más muere dentro de los 12 meses de sufrir una fractura de cadera. Los adultos mayores tienen un riesgo de morir entre cinco y ocho veces mayor dentro de los primeros 3 meses.

Fractura de fémur en adultos mayores

Este riesgo de muerte permanece durante casi diez años. Más allá de este riesgo, una fractura de cadera provoca dolor, pérdida de la función física, una disminución del compromiso social, una mayor dependencia y una peor calidad de vida.

Las personas mayores tienen mayor probabilidad de sufrir una fractura de cadera debido a factores como: el deterioro cognitivo como la demencia, la fragilidad, la visión deficiente, el uso de una combinación de medicamentos y los riesgos de tropiezos en el hogar.

También existe la osteoporosis otro factor que aumenta las probabilidades de caídas. Esta es una enfermedad caracterizada por una baja masa ósea y degradación del tejido óseo, es otro factor de riesgo significativo para las fracturas de cadera.