Tai Chi para aliviar el dolor de espalda

Tai Chi Columna

El Tai Chi es un antiguo arte marcial chino que se ha convertido recientemente en una forma popular de ejercicio. Debido a su enfoque en el movimiento lento y controlado, el equilibrio y la postura, el Tai Chi se recomienda a menudo para aliviar el dolor de espalda. En particular, el Tai Chi puede ser eficaz para aliviar el dolor de la osteoartritis mientras se trabaja para mejorar la fuerza y el equilibrio.

Principios y filosofía del Tai Chi

El Tai Chi se basa en la filosofía china del equilibrio del “chi” (energía vital). Los antiguos chinos creían que el envejecimiento y la enfermedad ocurren cuando el chi se ve obstaculizado por articulaciones apretadas o cerradas. El Tai Chi se utiliza para “abrir” las articulaciones y permitir que el chi fluya por todo el cuerpo, se cree que ayuda en el proceso de envejecimiento y restaura la vitalidad.

El Tai Chi utiliza movimientos suaves realizados en una secuencia de conjunto, con especial atención en la respiración y cada movimiento que fluye hacia el siguiente. Los movimientos del Tai Chi tienen el propósito de corregir los movimientos inapropiados que practicamos en el curso ordinario de nuestros días y nos ayuda a volver a aprender la manera natural en la que nuestros cuerpos estaban destinados a moverse.

Beneficios para la columna del Tai Chi

Una secuencia de Tai Chi, mueve el cuerpo a través de una gama completa de movimiento. Los movimientos se enfocan en enderezar la columna vertebral y en la respiración abdominal profunda sin dejar de estar anclado al centro natural de gravedad del cuerpo. Se cree que esto tiene algunos beneficios específicos para las personas con dolor de disco, artritis de la columna vertebral y ciática:

El aumento de fuerza del abdomen – Debido a que los músculos del abdomen son el sistema principal apoyo para la columna vertebral, se cree que el enfoque del Tai Chi en el fortalecimiento de estos músculos es muy beneficioso para la salud de la columna vertebral.

El aumento de la circulación y el flujo de oxígeno – Las técnicas de respiración y los movimientos musculares de Tai Chi ayudan a aumentar el flujo de sangre y oxígeno a los músculos, lo que ayuda a eliminar las toxinas y permite que las lesiones sanen más rápidamente.

El aumento de la fuerza mental – La meditación es un componente importante del Tai Chi. Algunas personas han confirmado que este aspecto del Tai Chi les ha ayudado a aumentar la fuerza mental, lo cual a su vez, les ha ayudado a lidiar mejor con su dolor de espalda.

Practicar el Tai Chi a menudo es una gran forma de ejercicio para aquellos que sufren dolor de espalda, ya que es de bajo impacto y no lastima, algo que hace que sea fácil para personas con lesiones o problemas en la columna vertebral. Sin embargo, es importante tener en cuenta que cada cuerpo funciona de manera diferente, y un régimen de Tai Chi puede estar contraindicado para tu condición. Asegúrate de consultar con tu profesional antes de comenzar a participar en el Tai Chi o cualquier otra nueva rutina de ejercicios.

Si el Tai Chi es el adecuado para ti, hay muchas maneras de empezar: existen muchas comunidades que pueden ofrecer clases informales que se reúnen en los parques y en las playas. Es probable que algunos centros de artes marciales locales también tengan las clases disponibles. Una búsqueda en Internet de “Tai Chi” y el nombre de tu ciudad probablemente te dará una lista de los lugares potenciales para empezar a practicar el Tai Chi en tu propia ciudad.