¿Qué es el pie cavo?

pie cavo

Los niños con pie cavo tienen arcos que son mucho más altos de lo habitual. A menudo, sus talones apuntan hacia adentro, y la totalidad de sus dedos del pie se flexionan.

Los niños con pie cavo tienen problemas para encontrar zapatos que calcen. La parte superior y el centro de sus pies pueden presentar dolor, y desarrollar callos gruesos debajo de la bola y en los bordes exteriores de los pies.

Debido a sus altos arcos hacen que sus tobillos giren un poco hacia afuera, los niños con pie cavo pueden sentir que sus tobillos están a punto de encontrarse. A veces sufren esguinces en sus tobillos una y otra vez.

 

Pie cavo en niños

Los niños rara vez nacen con este problema. En su lugar, el pie cavo generalmente se desarrolla lentamente durante los primeros 10 años de vida.

En casi todos los casos, los niños desarrollan pie cavo porque tienen una enfermedad nerviosa o muscular. La enfermedad hace que algunos de los músculos sean más débiles que otros. Estos músculos no balanceados funcionan de manera desigual, lo que hace que el arco se eleve y se presenten otros signos de pie cavo.

Un trastorno hereditario llamado la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth (CMT) es la causa más común del pie cavo. Pero hay una larga lista de trastornos que pueden causar el problema. Por ejemplo, los niños que tienen distrofia muscular (DM) y la espina bífida, por ejemplo, son más propensos que otros a desarrollar pie cavo en ambos pies. Es decir que un grupo de trastornos hereditarios de los músculos pueden causar que se vuelvan muy débiles.

Además, el pie cavo también puede afectar un solo pie, que es más común en niños con lesiones en los nervios de las piernas o de la médula espinal o en los músculos de sus piernas. Otras condiciones que hacen que sea más probable que un niño desarrolle pie cavo son la poliomielitis, la parálisis cerebral y tumores de la médula espinal.

 

Los síntomas del pie cavo

El síntoma más evidente de pie cavo es un arco muy alto o pies arqueados. Las personas con pie cavo también pueden presentar:

  • Callosidades a los lados, talones o bolas de sus pies
  • Dedos de los pies doblados (dedos en martillo)
  • Dedos bien flexionados (dedos en garra)
  • Dolor al caminar o estar de pie
  • Tendencia a torcerse los tobillos

 

Diagnóstico del pie cavo

En primer lugar, le pedimos al niño estar de pie mientras se examinan sus pies para detectar signos de pie cavo. Debido a que el pie cavo tiende a darse en familias, con frecuencia los médicos piden examinar también los pies de los padres y otros miembros de la familia.

 

También se debe comprobar:

  • La fuerza de las piernas, los tobillos, los pies y dedos de los pies de su hijo, ya que el pie cavo a menudo viene junto con enfermedades que hacen a los músculos débiles
  • La columna vertebral, para asegurarse de que es flexible y la forma correcta
  • Los reflejos del niño en las piernas y el vientre (abdomen)
  • Se debe preguntar si el niño ha tenido problemas de control de los movimientos del intestino o la vejiga. Por último, se toman las radiografías de la espalda y los pies de su hijo.

 

Una vez que se sabe que el niño tiene pie cavo, se debe empezar a buscar la causa del problema. Tu hijo puede necesitar tener varias pruebas para encontrar la causa del pie cavo, incluyendo:

  • Un electromiograma y velocidad de conducción nerviosa (EMG / NCV).
  • Examen de sangre para la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth (CMT)
  • IRM (Imagen de Resonancia Magnética) de la columna vertebral y el cerebro.

Los exámenes para diagnosticar problemas en los nervios y los músculos miden qué tan bien los nervios conducen los impulsos eléctricos que controlan los músculos, y también ayudan a los médicos a evaluar el daño nervioso.