Genu Valgo

Piernas en X

El Genu valgo o “Piernas en X” es una condición en la que las piernas están posicionadas en un ángulo hacia afuera cuando se juntan las rodillas. Por el contrario, al genu varo o piernas arqueadas es una condición en la que las rodillas permanecen ampliamente separadas cuando una persona está de pie, con los pies y los tobillos juntos.

Muchos bebés tienen una inclinación simétrica bilateral de las piernas (genu valgo), que puede persistir en los primeros 1-2 años de caminar antes de desarrollar una condición de “piernas en x” exagerada. Esta transición de genu varo a genu valgo puede ser causada por la ampliación de la pelvis. El trastorno es más dramático a los 3-6 años de edad que es conocido como genu valgo fisiológico. En este momento, el ángulo anatómico puede ser tan alto como 15 grados de valgo (una deformidad en la que una parte anatómica se gira hacia afuera, lejos de la línea media del cuerpo a un grado anormal). En un desarrollo normal, el genu valgo luego remodela poco a poco de forma espontánea con el promedio de adultos de 7.5 grados del hallux. Por la pubertad, la mayoría de los niños pueden pararse con las rodillas y los tobillos en contacto (sin forzar la posición).

 

Preguntas que se deben hacer (por el médico)

Los siguientes puntos son aspectos importantes de la anamnesis a la hora de evaluar a un niño con un problema de las extremidades inferiores:

  • Motivo de consulta. Registrar exactamente a lo que se refieren los padres con el fin de proporcionar información pronostica y discusión de la historia natural.
  • Historial médico completo. Incluir el embarazo materno, el nacimiento y el desarrollo. Cuestionar eventos perinatales y del desarrollo motor puede revelar un diagnóstico de parálisis cerebral.
  • Duración del problema y progresión. Se debe aclarar si el problema comenzó al nacer, o antes o después de caminar. ¿Cómo ha cambiado el problema durante los últimos meses?
  • Antecedentes familiares. ¿Hay una tendencia familiar de anomalías en las extremidades inferiores? Y ¿con que frecuencia? Conocer la experiencia y las actitudes de los padres hacia los problemas similares puede ayudar con la discusión posterior.
  • ¿Por qué la preocupación? Conocer por qué el niño está en su oficina o clínica. ¿Es por la marcha o la estética? La marcha y las piernas de un niño son diferentes de los de un adulto. La preocupación de los padres a menudo se debe a una falta de comprensión con respecto a la maduración de la marcha.
  • Los signos y síntomas. Preguntar si hay dolor, cojera, o si el niño cae o tropieza con frecuencia.
  • Hábitos de Sentado. Una torsión interna de la tibia se asocia comúnmente con la que se sienta en los pies, mientras que el aumento de la torsión femoral se asocia a sentarse en una posición de “W”.
  • Factores agravantes. Las deformidades torsionales se hacen más evidentes con la fatiga.
Posición W

Niña sentada en “posición de W”

Diagnóstico diferencial para Genu valgo

  • Raquitismo hipofosfatémico
  • Anterior fractura metafisaria proximal de la tibia
  • Displasia epifisaria múltiple
  • Pseudoacondroplasia

 

Procedimiento para la Investigación y Tratamiento

La razón más común para el genu valgo o “piernas en x” en los niños es fisiológica o una variación normal de desarrollo. El seguimiento es mediante la medición en serie de la intercondílea (anchura entre las rodillas cuando los pies se colocan tan juntos como sea posible) y la intermaleolar (la anchura entre los tobillos cuando las rodillas del niño se colocan juntas) Las distancias se usan para documentar la resolución espontánea gradual. Si el genu valgo fisiológico persiste más allá de los 7-8 años de edad, es necesario consultar con el ortopedista.

 

Tratamiento

Para el genu valgo persistente, las recomendaciones de tratamiento han incluido una amplia gama de opciones, que van desde la restricción de estilo de vida y medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos para el refuerzo, programas de ejercicios y terapia física. En casos difíciles de manejar, se puede recomendar la cirugía. No existe consenso sobre el tratamiento óptimo. Algunos cirujanos se centran en la propia rótula, lo que favorece las técnicas artroscópicas o realineación abierta. Sin embargo, si el valgo y la mala alineación de la extremidad es significativa, puede ser indicada una osteotomía correctora.

No Comments