Trauma raquimedular

El trauma raquimedular (TRM) o traumatismo de la médula espinal es una lesión aguda que afecta el tejido nervioso y puede abarcar a la columna vertebral. La intensidad del daño puede variar desde muy leve a toda le sección medular. Se presenta por varios factores, bien sean directos o indirectos.

Los directos son poco frecuentes y se deben a la aplicación de energía sobre el punto donde se produce la lesión.

Los factores indirectos son causados por caídas de poca altura o un impacto de bala. En este caso se puede presentar total y parcial.

Total es cuando se presenta en las vértebras cervicales causando una desconexión entre el cerebro y el cuerpo. Aquí se pierden la sensibilidad, movilidad y los sentidos.

Parcial es cuando se generan en la vertebras dorsales afectando desde el lugar del impacto hacia las extremidades inferiores.

Trauma raquimedular

Si la columna presenta una desviación anormal, se corregirá mediante cirugía.

Cuando hay un exceso del volumen de líquido que recubre la médula espinal, se extraerá mediante una laminectomía.

Diagnóstico del trauma raquimedular

El diagnostico debe ser exclusivamente clínico. Se analiza el paciente politraumatizado sometiéndolo a una evaluación radiológica. Se deben hacer tomas de la columna cervical (lateral), tórax y de pelvis.

Si no se manifiesta una evidencia de lesión ósea mediante RX, tomografía computarizada o imagen de resonancia magnética, entonces se determinará mediante un examen neurológico. Se requerirá de evaluaciones continuas en intervalos de una hora para analizar la situación neurológica: reflejos, fuerza muscular, cambios de sensibilidad, control de los esfínteres, etc.

Diagnóstico del trauma raquimedularSe debe sospechar de un trauma raquimedular en un caso de:

  • Accidente automovilístico o Impacto violento.
  • Torsión lateral.
  • Respiración anormal.
  • Pérdida de control de los esfínteres.
  • Caídas.
  • Si están comprometidas la sensibilidad y capacidad motora por debajo de la lesión.
  • Hipotensión arterial y descenso en la frecuencia cardíaca.

Causas del trauma raquimedular

Accidentes de tráfico

En accidentes de tráfico es muy común las lesiones de la columna vertebral, espalda y cuello. Cuando un coche impacta, actúan cambios bruscos en la velocidad ejerciendo fuerzas sobre los ocupantes del mismo, produciendo un latigazo cervical. Este tipo de lesiones se pueden reflejar rápidamente en la medula espinal.

Caídas

Los resbalones y caídas pueden variar desde un moretón hasta una fractura de espalda que puede traer dolores crónicos y en algunos casos requerirá de cirugía.

Lesiones deportivas

También son una causa frecuente de traumas raquimedulares.

Un tumor en la médula espinal

Estos tumores pueden ser de origen intramedular, extramedulares y  extradurales (entre la meninge y los huesos de la columna).

Consecuencias del trauma raquimedular en otros sistemas

Sistema cardiovascular. Inicialmente se presenta una hipertensión arterial que luego se convertirá en hipotensión y braquicardia.

Sistema respiratorio. Es común que el paciente sufra una insuficiencia respiratoria. Si la lesión se produce en la parte alta de la medula cervical, compromete las vértebras de C3 a C6 y repercutirá en una respiración asincrónica.

Sistema genitourinario. Compromiso de los órganos el tracto urinario, con altas probabilidades de infección.  Insuficiencia renal, los riñones no son capaces de filtrar las toxinas con posible hidronefrosis. Presencia de úlceras de decúbito.

Trauma raquimedular

Trauma raquimedular

Una inmovilización inmediata y adecuada será el primer y más importante paso, esto se debe realizar desde el mismo sitio donde se produce el accidente. Con esta medida logramos evitar lesiones secundarias, así el paciente tendrá mayores probabilidades de éxito en su recuperación.

El paciente debe contar con una buena ventilación y oxigenación.

El médico debe revisar muy bien la lesión, si hay presencia de hinchazón o enrojecimiento. Esto con el fin de prevenir una trombosis profunda.

Aplicación precoz de fisioterapia para evitar la rigidez o deformidad articular y para ayudar a reducir considerablemente los músculos tensos.

En caso de tumor en la médula, se extraerá por medio de cirugía. En su recuperación es normal la perdida de sensibilidad, son muy pocos los casos en que el paciente no recupera nunca esa  sensibilidad.

Se recomienda medicamentos con hormonas esteroideas de tipo corticosteroides, con la finalidad de desinflamar la médula espinal.

En conclusión el tratamiento dependerá del nivel y la intensidad de la lesión, bien sea quirúrgico o médico.

Procedimientos quirúrgicos en caso de TRM

Columna cervical. Si la lesión es leve y ocurre entre las dos primeras vértebras cervicales se puede tratar con métodos ortopédicos como órtesis cervical. En caso de lesiones severas se procederá a tratamiento quirúrgico, donde se colocará alambrado o placa y tornillos.

Columna torácica. Cuando el trauma es a nivel del tórax,  se debe aplicar cirugía lo antes posible en la que se debe realinear los huesos, extraer fragmentos óseos o fusionar vertebras rotas.

Región lumbar. La cirugía en esta zona debe hacerse con el paciente dormido bajo el efecto de la anestesia general. La finalidad de la cirugía es extirpar el hueso que este causando presión sobre el nervio, en caso que el trauma cause una compresión de la columna a nivel lumbar.

Estadísticas

Las estadísticas indican que la población más afectada con este tipo de trauma va desde los 15 hasta los 30 años y los adultos mayores de 65 años.

Si el trauma raquimedular no es detectado a tiempo, el daño puede ser irreversible y de lesión permanente.