Razones para hacerse una radiografía de columna lumbosacra

Tras hablarte en ocasiones de la radiografía de otras partes de la columna, como el abdomen o el tórax, ahora es el momento de hablarte de la radiografía de columna lumbosacra. A esta también se la conoce con otros nombres, como el de radiografía de la columna lumbar, la cual se encarga de representar una imagen con los pequeños huesos o vértebras de la parta baja de la columna; y en ella se incluye la región lumbar y el sacro, así como la área que se encarga de llevar a cabo la conexión entre la columna y la pelvis. Se trata de una radiografía que  se realiza con el objetivo de poder comprobar la existencia de fracturas, inflamaciones y deformaciones en estas zonas de la columna.

Razones para realizar una radiografía de columna lumbosacra

Cuando se lleva a cabo una radiografía de columna lumbosacra se efectúa cuando una persona que ha sido tratada de un problema relacionado con la lumbalgia durante un periodo de tiempo aproximado de entre unas 4 a 8 semanas, todavía sufre esta dolencia; o en aquellas ocasiones en las que el paciente está sufriendo un dolor intenso de lumbago. Se realiza cuando se encuentra presente este problema en una persona mayor, así como cuando la aparición del lumbago viene determinada por una lesión que se ha sufrido a consecuencia de algún tipo de acción.

En cualquier caso es importante tener en cuenta algunos aspectos importantes con respecto a la radiografía de columna lumbosacra  y que nos puede dar mucha más información y detalles acerca de la manera en la que funciona y las razones por las cuales se recomienda encarecidamente en muchas ocasiones realizar esta prueba.

Es importante tener en cuenta que a la hora de hacerse este tipo de radiografía nos encontramos con una prueba que nos puede mostrar diferentes aspectos, como son curvas anormales en la columna vertebral; la presencia de un desgaste excesivo o anormal del cartílago de esta región lumbar, como son los espolones óseos y el estrechamiento de las articulaciones entre las vértebras; fracturas presentes en la columna vertebral; signos de osteoporosis al notar un adelgazamiento de los huesos; o la espondilolistesis, por la cual una vértebra de la región lumbar se sale desde su posición indicada hacia la vértebra debajo de esta.

No obstante, es importante tener presente que muchos de los problemas o patologías que tienen una afectación directa sobre la columna vertebral, no se pueden diagnosticar a través de una radiografía de columna lumbosacra. Este es el caso de la hernia discal, la ciática o el estrechamiento de la columna vertebral, este último también conocido como estenosis raquídea.

Esto se debe a que se trata de dolencias en las cuales se pueden llegar a ver involucradas los nervios, los músculos y otros tejidos blandos, casos en los que se debe optar por otras opciones como son una tomografía computarizada o una resonancia magnética de la columna lumbosacra, que son mejores opciones para la diagnosis de patologías en zonas en las que hay presencia de tejidos blandos.

Cómo se realiza una radiografía de columna lumbosacra

A la hora de llevar a cabo la radiografía de columna lumbosacra es necesario que el paciente en cuestión lleve a cabo una serie de pautas de preparación que deben llevarse a cabo durante los dos días anteriores a la realización de la prueba. En todo caso, se trata de una serie de pautas que son muy sencillas de hacerlas cumplir y que, a priori, no deberían suponer un gran problema para ninguna de esas personas que tratan de solucionar un problema en su columna y que requieren de esta prueba para poder encontrar el origen de sus problemas y, posteriormente, poder así encontrar una solución por parte del facultativo que se encargue de evaluar su caso en particular.

Para realizar la radiografía de este tipo, la preparación en los dos días previos exige de cumplir con estas características:

  • Se debe seguir una dieta líquida sin consumir grasas, derivados de la leche ni propia leche. La persona que vaya a someterse a la radiografía de columna lumbosacra tampoco podrá ingerir en los dos días anteriores a la realización dela prueba café ni chocolate.
  • Por otro lado, la persona que vaya a ser sometida a este tipo de radiografía, tampoco deberá consumir durante los dos anteriores ni dulces ni bebidas gaseosas.
  • No será posible fumar ni consumir bebidas alcohólicas, ya que estas podrían llegar a afectar a los resultados de la radiografía de columna lumbosacra.
  • Entre las prohibiciones que deben tenerse en cuenta durante los dos días previos a la realización de la prueba también se encuentra el no poder tomar jugos en agua, té en agua, gelatina líquida, agua sin gas, consomé sin grasa, suero oral o sustancias aromáticas.

Siguiendo estas indicaciones, la persona podrá someterse sin problemas a una radiografía de columna lumbosacra, una prueba que el especialista tendrá que llevar a cabo en diferentes ocasiones para poder llegar a detectar el problema que sufre el paciente y que puede llegar a ocasionarle unos grandes episodios de dolor.

Aunque pueda parecer muy restrictiva la preparación en los dos días previos a la realización de la prueba, es imprescindible seguir estas indicaciones y recomendaciones para poder garantizar que la prueba se podrá efectuar siguiendo todas las indicaciones y que, por lo tanto, podrá proporcionar un resultado fiable y que se ajusta a la realidad.

En cualquier caso, ante cualquier posible duda que haya tanto en la preparación como en la realización de la propia radiografía de columna lumbosacra, lo más recomendable en este tipo de casos es plantear las cuestiones de forma directa al profesional que se encargará de llevarla a cabo o bien aquel especialista que ha solicitado la prueba. De esta manera se sabrá de primera mano y para cada caso en particular, la forma en la que debe enfocarse la realización de la misma y también lo que puede significar para una persona que padece problemas en su columna que pueden ser detectados a través de ella.