¿Qué es la Neuralgia de Arnold?

Es posible que nunca hayas escuchado de la Neuralgia de Arnold, pero es importante que sepas en qué consiste, siendo una patología que no debes dejar dejar de darle importancia, ni tampoco confundirla con una cefalea, ya que esta neuralgia, además de provocar dolor en la base del cráneo que puede incapacitar gravemente a la persona que la padece. Hay que conocer de qué se trata esta patología nerviosa.

¿Qué es la Neuralgia de Arnold?

El nombre de Neuralgia de Arnold procede del anatomopatólogo de origen alemán Julius Arnold, siendo una afección que supone un dolor en los nervios situados en la ubicación en la región occipital de la cabeza.

La Neuralgia de Arnold es una afección de salud caracterizada por la presencia de dolor en el recorrido del nervio occipital. Este nervio se divide en tres ramas (nervio occipital menor, occipital mayor, y el tercer occipital) que parten desde el cuello sobre la parte posterior de la cabeza, específicamente desde las ramas dorsales de la C2 y C3, así como de las ventales de la C2.

La Neuralgia de Arnold o neurología occipital mayor, tiene lugar en la rama dorsal C2, cuando pasa del borde medial al borde inferior del músculo oblicuo mayor de la cabeza, cruzando el triángulo suboccipital. Posteriormente, discurre a lo largo del músculo recto posterior mayor de la cabeza inervando y perforando el músculo semispinalis capitis, atravesando el tendón del músculo trapecio; pasando por la línea nucal superior del hueso occipital, dirigiéndose hacia el ápice del cuero cabelludo y hasta la sutura coronal.

¿Por qué se produce la neuralgia occipital?

La neuralgia occipital es el resultado de la fisiopatología del n. occipital mayor en el 90% de los casos, y el 10% los causa el n. occipital menor, siendo poco habitual que el tercer nervio occipital se encuentre involucrado. Estos nervios se encuentran debajo de varias capas musculares profundas, por lo que la tensión de los músculos suboccipitales que pueden irritar a uno o más nervios.

Reduce el riesgo sanguíneo que nutre y oxigena a los mencionados nervios occipitales, provocando de esta forma que se ocasionen dolores de cabeza por el nervio afectado, que a menudo puede presentarse acompañado de restricciones en el cuello y la cabeza. Para ello, existen diferentes opciones de tratamiento para controlar los síntomas.

Incidencia de la Neuralgia de Arnold

En Holanda se llevó a cabo una investigación acerca de la incidencia del dolor facial en la población de su país, siendo la neuralgia occipital o neuralgia de Arnold afectando a un 8,3% de los casos. Los afectados por este problema tienen una edad media de unos 54 años.

El origen de la neuralgia de Arnold

Inicialmente las personas afectadas van a presentar una gran sensibilidad al tacto del cuero cabelludo, que se acompaña de un dolor punzante en la zona de la nuca y que dura desde unos segundos a unos minutos, pero que se presenta en diferentes ocasiones a lo largo del día.

Si el dolor se da de manera aguda y de forma continuada, es probable que se indique un diagnóstico diferente, pudiendo ser la molestia unilateral o bilateral, pero en la gran mayoría de los casos, al inicio de la enfermedad se comienza de manera unilateral, para, a medida que se va avanzando, se va cronificando. De esta manera, acaba extendiéndose a una distribución bilateral.

La alta sensibilidad, la percepción anormal del dolor y los estímulos que se encuentran en la región posterior del cráneo, son criterios que pueden determinar que está surgiendo una Neuralgia de Arnold o neuralgia occipital.

Síntomas y signos de la neuralgia de Arnold

Al presentarse una Neuralgia de Arnold se comienzan a sufrir diferentes síntomas y signos en la base del cráneo, en la parte posterior de la cabeza y en las zonas de inervación de los nervios afectado, siendo el síntoma más habitual que se sufra el dolor en estas regiones, que pueden durar desde apenas unos minutos hasta apenas unos días.

No obstante, hay que tener en cuenta las características de los síntomas y signos más destacables de esta afección, entre los cuáles podemos destacar los siguientes:

  • Se sufre dolor en la parte posterior de la cabeza que inicia en la base del cráneo, y que es habitual que se trate de que sea unilateral.
  • Molestias que se pueden irradiar desde la parte posterior de la cabeza hasta los ojos.
  • Sensibilidad a la luz (fotofobia) y sonidos (fonofobia).
  • La sensibilidad dolorosa puede ser descrita como electrizante, aguda, punzante y de tipo paroxístico.
  • Dolor que es más severo e importante al mover o rotar la cabeza.

Además de los síntomas anteriormente mencionados, también es posible que se pueda llegar a sufrir de sensibilidad a la presión en las áreas inervadas y en el cuero cabelludo.

Por todo ello, si te encuentras con estos síntomas, deberás ponerte en manos de un profesional para que pueda conocer si estás afectado por una Neuralgia de Arnold u otro tipo de enfermedad.

¿Qué ocasiona la Neuralgia de Arnold?

La Neuralgia de Arnold es un problema de salud que tiene una serie de causas asociadas a la aparición de la misma,  que puede venir relacionada con la compresión y la inflamación nerviosa por contracturas musculares o presencia de fibrosis. Las causas más frecuentes que la provocan son:

  • Contracturas musculares: Una contractura que tenga lugar en el músculo oblicuo inferior de la cabeza puede provocar compresión e irritación en el nervio de Arnold. Además, este mismo perfora el tendón del músculo trapecio superior. Las malas posturas sostenidas durante el trabajo también favorecen su aparición.
  • Siringomielia: su aparición es poco frecuente y es un quiste que se forma en la médula espinal.
  • Artrosis: También puede venir provocada por patologías como la artrosis que provocan una disminución del movimiento en el cuello. Esto promueve la inflamación entre las vértebras y los músculos subyacentes. Los músculos tendrán que trabajar más, provocando un estrangulamiento nervioso y vascular en la base del cráneo.
  • Traumas: Un trauma local puede provocar irritación y daño en el nervio de Arnold. Entre las lesiones más frecuentes se encuentra el síndrome del latigazo cervical que tiene lugar durante un accidente automovilístico.