Qué es la hipercifosis

La hipercifosis consiste en el aumento de la concavidad anterior de la columna dorsal. En la mayoría de las ocasiones viene dada por adoptar de forma prolongada y continuada posturas que no son las adecuadas o a vicios posturales. En otras ocasiones se debe a la falta de tonicidad y la potencia en la musculatura paravertebral.

La hipercifosis se puede sufrir a cualquier edad, si bien hay que tener presente que es raro que tenga lugar en el momento de nacer. En algunos pacientes adolescentes, la deformación hipercifótica tiene que ver con una anomía dentro del proceso de osificación de las vértebras dorsales, la que se conoce como enfermedad de Scheuermann.

En el caso de los adultos la cifosis puede venir provocada por enfermedades degenerativas de la columna, como puede ser la degeneración de discos o la artritis; fracturas provocadas por la osteoporosis, con fracturas osteoporóticas por compresión; lesión (traumatismo); deslizamiento de una vértebra hacia adelante sobre otra (espondilolistesis); enfermedades endocrinas; infección (como tuberculosis); trastornos en el tejido conectivo; neurofibromatosis; distrofia muscular; polio; escoliosis; espina bífida; tumores; o la enfermedad de Paget; entre otros.

Síntomas de la hipercifosis dorsal

La curvatura de la columna hace que se provoque un redondeo o arqueamiento de la espalda, haciendo que se llegue a mostrar una postura agachada o jorobada. De esta manera, las personas que sufren de hipercifosis pueden encontrarse con que padecen una serie de síntomas como los siguientes:

  • Fatiga
  • Dificultad para respirar en los casos más severos
  • Sensibilidad y rigidez en la columna
  • Apariencia redondeada en la espalda
  • Dolor de espalda leve

La debilidad de la musculatura acostumbra a provocar hipercifosis que puede originar contracturas musculares y otros dolores. La variación de la forma en ella misma no tiene tanta importancia, y si no provoca dolor, tan solo supondrá un perjuicio a nivel estético.

Tipos de hipercifosis

A la hora de hablar de la hipercifosis podemos hablar principalmente de dos tipos, que se dividen en función del momento de la vida en el que tienen lugar:

Juvenil

Esta viene provocada por algún tipo de patología o por un cambio postural. Los casos pueden ser los siguientes:

  • Enfermedad de Scheuermann. Esta patología hace que se produzca un acuñamiento anterior de tres o más vértebras, provocando el aumento de la curvatura de la cifosis natural de la columna, alterándose la postura que se puede llegar a agravar a medida que pasa el tiempo. Es una patología que se da con bastante frecuencia y que puede llegar a darse antes de la pubertad.
  • Decaimiento postural anterior. Tiene lugar en jóvenes adolescentes que tienen un escaso desarrollo muscular.
  • Postural vergonzante, que es frecuente en las chicas adolescente que comienzan a desarrollarse.

Adulto

Esta deformidad afecta al 50% de la población adulta, y se da con mayor frecuencia en el caso de las mujeres. Las causas de la hipercifosis se encuentran asociadas al envejecimiento.

Los discos intervertebrales, con el paso del tiempo, hace que se degeneren y pierdan sus propiedades de amortiguación, lo que puede derivar en que se origine una hipercifosis. Los ligamentos tienden a calcificarse y perder elasticidad. Si no se realiza el tratamiento adecuado, se pueden llegar a deformar las vértebras. Suele ser una deformidad que provoca dolor en la columna vertebral.

Una de las causas más frecuentes de la hipercifosis en los adultos tiene que ver con una fractura vertebral que viene dada por la osteoporosis. Como esta debilita los huesos vertebrales en la columna, las vértebras son más vulnerables a las fracturas que se producen en forma de cuña.

Las vértebras aplastadas o fracturas pueden provocar la curvatura de la columna vertebral. Asimismo, otra variable que lo condiciona son las malas posturas rutinarias. El mantenimiento de una postura en flexión torácica tiende a provocar una reducción de la movilidad y un esfuerzo de la postura cifótica que hace que sea permanente.

Asimismo, también hay que tener en cuenta la influencia de una reducción de la fuerza de la musculatura extensora de la espalda. En este sentido, los músculos extensores del tronco son esenciales para lograr el mantenimiento de la postura erguida.

Diagnosis y tratamiento de la hipercifosis dorsal

Habitualmente la hipercifosis se puede observar de manera directa, pero con una radiografía se pueden confirmar y determinar las causas de este problema. En ocasiones, para lograr este último objetivo se realiza una gammagrafía ósea.

En lo que respecta a su tratamiento, la corrección de los vicios posturales, junto al ejercicio adecuado, adaptado por el médico  a las características y a cada paciente en particular suele ser suficiente para poder corregir la hipercifosis, así como para prevenir o tratar los dolores que puedan llegar a existir.

De forma excepcional, algunos médicos recomiendan hacer uso de un corsé en aquellos casos que son especialmente deformantes o progresivos de la enfermedad de Scheuermann detectados antes de que termine el crecimiento. En este tipo de ocasiones es necesario que se evite la atrofia muscular que conlleva a hacer uso constante del corsé, por lo que se debe quitar con la periodicidad que el médico prescriba, para que así el paciente pueda hacer ejercicios de deporte como la natación.

De esta forma, existen diferentes formas a través de las cuales se puede hacer frente a un problema de hipercifosis, siendo el yoga una opción muy interesante para poder hacerle frente. A través de su práctica se puede tanto corregir este problema como prevenir su aparición; y es que la ejercitación regular de algunas asanas de yoga puede favorecer a la hora de hacer frente a la hipercifosis.

Para hacerlas de la forma adecuada es recomendable seguir las instrucciones de los profesionales especializados, además de tener en cuenta que antes de comenzar la secuencias de asanas se necesitar hacer primero una relajación y un calentamiento del cuerpo con determinadas posturas.

Así pues, la hipercifosis se podrá tratar a través de diferentes métodos y actividades, gracias a las cuales se puede mejorar la postura y, sobre todo ,tratar de hacer frente a las molestias o dolores que este problema puede llegar a ocasionar.