Mitos del dolor de espalda

El dolor o padecimiento más común del mundo es el dolor de espalda (alrededor del 80% lo ha padecido por lo menos una vez). Los tratamientos para aliviar esta dolencia ha evolucionado con el pasar de los años y con ellos se han develado algunos mitos del dolor de espalda. Creencias que nos pueden hacer más daño que beneficios.

dolor de espalda

Esta aflicción tiene gran influencia en nuestro cambio de humor y comportamiento, sobre todo cuando el dolor es habitual. Puede ser causado por un mal hábito de postura, por presentar alguna enfermedad o sufrir contusiones a la altura de la columna vertebral.

Dolor común como el lumbago, es una de las causas más frecuentes de consulta médica y en consecuencia de ausentismo laboral.

En esta oportunidad hemos preparado un artículo especial, donde expondremos mitos y consejos a fin de mantener una espalda sana.

Mitos del dolor de espaldaMantener una postura recta y erguida

Esta proposición no es del todo cierta, mantener en todo momento la espalda erguida es tan perjudicial como mantenerla encorvada. Se debe mantener la postura natural de la columna (un poco encorvada por las cervicales y por las lumbares).

Tratar de mantener la espalda totalmente recta no beneficia tanto como se cree ya que sobrecarga la zona lumbar y puede generar dolor a largo plazo.

Recostarse y descansar para recuperarse

Si se trata de una lesión aguda en la espalda, el reposo es de mucha ayuda para aliviar el dolor, pero solo por pocos días. Luego de eso se deben hacer actividades (aumentando poco a poco) que permitan acelerar el alivio y prevenir que aparezcan nuevas lesiones.

Solo el médico debe asesorarte acerca de las actividades que puedan ser más adecuadas para ti y que pueden ayudarte a mejorar en menos tiempo.

No levantar objetos pesados

El problema no es levantar el peso en sí, sino como lo hacemos. Muchas personas sufren de lesiones en la espalda baja cuando levantan objetos, la razón es porque no lo hacen de la forma correcta.

Se deben usar los músculos de las piernas y no los de la espalda, para ello debemos inclinarnos lo más cerca posible del objeto. Podrás ver que se hace más fácil de levantar sin comprometer la espalda y sin dolor.

A las personas activas no les da dolor de espalda

No es cierto, desafortunadamente. Hacer ejercicio constantemente no te garantiza inmunidad contra el dolor de espalda.

Muchos deportistas profesionales han experimentado alguna vez un episodio de dolor en la espalda, solo que con menos intensidad comparado con aquellas que no practican ningún deporte.

Sin embargo ejercitar los músculos de la espalda nos da menos probabilidades de sufrir un lumbago. Es muy importante que estos músculos tengan fuerza para soportar los movimientos y las tareas del día a día, de lo contrario estas cargas recaerían sobre los ligamentos y las vértebras y con el tiempo aparecerá el dolor.

El dolor de espalda siempre es causado por una lesión

No siempre es así. Hay muchas causas distintas que pueden causar aflicción en la espalda y que no necesariamente se le atribuyen a una lesión. Por ejemplo el estrés diario altera el estado de los nervios causando disfunción de los músculos de la espalda (los contrae inadecuadamente).

Los problemas en la espalda también pueden ser causados por alguna infección, deterioro de los discos o por causas genéticas como la Espina Bífida, atrofia muscular espinal, etc. Incluso una mala alimentación puede causar un dolor de espalda.

Un masaje acaba con el dolor

masaje para el dolor de espaldaTotalmente falso, existe una creencia que los masajes son la solución a todos los dolores y no es así. Si padecemos de dolor de espalda, lo más sano es acudir a un especialista.

El masaje solo será efectivo si el dolor es causado por tensión muscular y debe ser realizado por un profesional. Recibir masajes de manos de un aficionado puede empeorar la dolencia y causar mayor daño.

Dormir sobre un colchón duro mantiene la espalda sana

Este es otro mito que se ha hecho famoso y que no es cierto. No a todas las personas les favorece dormir sobre superficies duras.

En España se hizo un estudio, donde se demostró que las personas que duermen en un colchón medianamente duro sufren menos dolores de espalda que aquellas que lo hacen en colchones completamente duros.

Si usted se siente cómodo en un colchón duro y siente mejoría en su espalda, pues bienvenido. Pero si no le resulta agradable, mejor consiga un colchón más suave, porque contrario a ayudar, puede terminar acentuando el dolor.

Si te duele la espalda, no puedes hacer nada para remediarlo

Aunque cada caso de dolor de espalda es individual, debes tomar una actitud proactiva para eliminar el dolor de espalda, una actitud distinta no mejorará tu estado.

Puedes empezar con ejercicios suaves a moderados. En caso que el dolor no te inmovilice, sigue con tus actividades diarias que al contrario de lo que se piensa te ayudará a mejorar.

Al dolor hay que darle la importancia que se merece, si es persistente acude al médico especialista.

Una actitud positiva te hará olvidar que el dolor te incapacita. Este es el comienzo de tu recuperación.