La lordosis lumbar y tipos

En esta ocasión vamos a hablar de La curva que vemos en la parte baja de la espalda se llama curvatura lumbar o curvatura lumbar y técnicamente es lordosis lumbar.

Nuestra espalda, como todos sabemos, está compuesta por una serie de segmentos llamados vértebras, estos segmentos se unen entre sí para formar un conjunto único llamado columna vertebral, pero esta importante y famosa estructura ósea no es rectilínea, está formada por una serie de curvas (lordosis y cifosis) que desempeñan una función fundamental para poder soportar de manera eficiente el peso corporal diario. Con la edad, estrés falta de ejercicio, sedentarismo… estas curvas tienden a perderse o incluso a invertirse generando rectificación lumbar o pérdida de curvatura lumbar, hiperlordosis lumbar baja (en este caso se trata de una compensación en el último segmento vertebral) .

Esto genera una mala adaptación en la distribución de peso y en la eficiencia a la hora de mover y soportar cargas, lo que a la larga, como veremos en el artículo va debilitar y dar problemas de espalda (deshidratación discal, protrusiones discales, herniaciones, artrosis facetaria… entre otros).

Tipos de curvaturas en la columna lumbar

  • Lordosis normal: Como se puede observar, el individuo presenta curvas fisiológicas normales de la espalda (cabe señalar que dentro de la normalidad también existen desviaciones menores asintomáticas, indoloras y por tanto indoloras). Puede considerarse una enfermedad de base).
  • Hiper-lordosis: En este caso, la curvatura de la columna aumenta. Como muestra el gráfico, las personas tienen curvas más pronunciadas en la columna.
  • Rectificación  lumbar: En este caso se pierde la curvatura natural y se corrigen las curvas fisiológicas.
  • Inversión : Es un desarrollo para corregir la curvatura lumbar.

La importancia de la lordosis lumbar

Con una flexión lumbar correcta o una flexión lumbar correcta, el peso no cae directamente sobre el disco. En este caso, los músculos lumbares son más firmes y tienden a soportar una parte importante del peso del cuerpo. Además, en este caso, el peso se distribuye uniformemente entre las vértebras, lo que ayuda a mantener los discos sanos e hidratados.

A través de numerosos estudios se conoció que los discos intervertebrales pueden soportar hasta 4 veces más presión en ausencia del nervio lumbar derecho. Esto se llama corrección de la curvatura lumbar o pérdida de función.

Cuando perdemos las curvas fisiológicas de la espalda o la espalda, el peso cae verticalmente hacia abajo, lo que provoca una presión directa sobre las vértebras y obliga a la vértebra posterior a soportar todo el peso de las vértebras. Las últimas vértebras son las que causan la mayoría de las enfermedades.

Factores que favorecen la pérdida de la lordosis

Las lordosis y la cifosis (las curvas de nuestra espalda) son fisiológicas (nacemos con ellas) y son sinónimo de fuerza y ​​flexibilidad. A lo largo de la vida, a medida que envejecemos, tenemos una tendencia natural a perder estas heridas, que tienden a revertirse, por lo que es importante trabajar diariamente para mantenerlas. La composición exacta de nuestra espada.

Existen diferentes factores que nos llevan a perder las curvas de nuestra espalda, siendo lo más importantes los siguientes:

Sedentarismo

Las curvaturas de nuestra espalda son sinónimo de movimiento, movilidad, flexibilidad y, en definitiva, salud. La sociedad actual nos hace sentarnos mucho tiempo. Desde niños, en la escuela, con los videojuegos, en la computadora… de adultos, en la universidad en el trabajo… vivimos en una sociedad. La sociedad se está volviendo cada vez menos activa porque no tenemos que caminar mucho tiempo. distancia como de costumbre. Todo esto nos hace perder de vista las curvas fisiológicas del cuerpo.

Exceso de estrés y cansancio

Como sabéis, el estrés físico y psíquico en particular nos hace perder energía y vitalidad de forma paulatina, y esta pérdida de energía repercute directamente en la posición del cuerpo a lo largo del tiempo.

Afectación emocional

Estas emociones negativas nos hacen caer tímidamente en la «posición derrotada», que con el tiempo mueve el cuerpo a una posición degenerada y eventualmente afecta la curvatura de la espalda.

Por lo tanto, la actividad vigorosa, el ejercicio y la actividad física son sinónimos de salud de la espalda y de mantenimiento de las curvas de la espalda y, como resultado, los discos sufren.

Cómo mantener la lordosis

Existen multitud de ejercicios específicos, tanto de alargamiento como de fortalecimiento, para mantener y conseguir la curvatura lumbar, sin provocar una hipertrofia subóptima para la salud de la espalda, que pueden ser muy eficaces para restaurar y fortalecer el buen mecanismo articular de la columna. Los fisioterapeutas pueden abrir las vértebras y relajar los músculos de la columna para promover la flexibilidad y restaurar gradualmente la curvatura de la columna, pero el consejo más importante y más fácil es, sin duda, hacer ejercicio todos los días con regularidad.

La rectificación lumbar (pérdida de la flexión lumbar) es sin duda uno de los factores más importantes que conducen a la espondilolistesis, ya que a lo largo de los años se ha establecido un mecanismo disfuncional ideal que, si no hacemos nada para corregir esta pérdida, eventualmente creará múltiples vértebras lumbares. Problemas como golpes, hernias discales, etc.