Eliminar el dolor de espalda adelgazando

 perder peso para aliviar la espalda

Perder peso tiene muchísimos beneficios, puedes prevenir un ataque cardíaco, diabetes, derrame cerebral y otras enfermedades degenerativas. Además, ayudarte a deshacerse del dolor de espalda.

Los expertos coinciden en que perder peso con éxito puede resultar en un alivio parcial o total del dolor de espalda. Muchos especialistas en columna vertebral coinciden en que existe una relación entre el dolor de espalda y el peso corporal.

La razón de esto es que, si pesas más de tu peso ideal, tus músculos deberán trabajar más para ayudarlo a realizar las tareas diarias. Esta carga adicional que se aplica a la columna puede desalinear las vértebras, lo que puede provocar tensión en las articulaciones, otra posible causa de dolor.

Los discos actúan como un neumático

Los discos son como pequeños trozos de fieltro colocados entre dos platos elegantes. Con el tiempo, los propios discos sufren desgaste. Cuando comienzan a degenerar, pueden “resbalarse” (hernia de disco). Eso significa que los discos pueden presionar los nervios de la médula espinal y causar dolor.

El sobrepeso ejerce una presión adicional sobre los discos intervertebrales, lo que, en última instancia, puede acentuar tus curvas espinales y aumentar el riesgo de lesiones.

Imagínate un coche repleto. Ahora imagina que los neumáticos del coche comienzan a deformarse y debilitarse por el exceso de peso. Esto es lo que le puede pasar a sus discos cuando tiene sobrepeso.

La columna está estabilizada por músculos que suben y bajan en la parte posterior de la columna vertebral. Estos músculos mantienen la columna erguida cuando otras fuerzas, como el peso del cuerpo y el levantamiento, hacen que la columna se incline hacia adelante.

¿Cuánto peso perder para obtener alivio?

Muchos expertos recomiendan perder peso y mantenerse dentro de los 5 kilogramos de su peso ideal para mantener su espalda sana y sin dolor. Puedes saber el rango de tu peso ideal, mediante calculadoras virtuales de peso que hay en Internet.

Una vez que conozca su objetivo calórico, comienza una dieta saludable que restrinja las calorías y haz ejercicio regularmente. Este último paso es crucial para perder peso y controlar el dolor de espalda.

Sigue una dieta saludable

Comer alimentos poco saludables con muchas calorías, puede provocar un aumento de peso. ¡Incluso comer alimentos saludables en exceso puede causar aumento de peso! Los kilos no solo se acumulan en la báscula, sino también en la espalda, lo que ejerce una presión innecesaria sobre la columna.

Una dieta balanceada llena de frutas, verduras, granos integrales, proteínas magras y grasas nutritivas puede ayudarlo a perder peso y mantener una medida corporal saludable.

Las comidas basadas principalmente en plantas que incluyen semillas de lino y chía, es la mejor opción para evitar la inflamación en la espalda, especialmente cuando se consume en combinación con peces de agua fría ricos en omega-3 como salmón, caballa, sardinas, arenque, bacalao negro, atún y trucha.

Si estás buscando alimentos que reduzcan el dolor de espalda y estén cargados de nutrientes, prueba con zanahorias, remolachas, batatas, cerezas, bayas, uvas y vino tinto, granada y sandía.

Las hierbas y especias, que incluyen albahaca, canela, jengibre, romero, ajo, curcumina, cebolla, orégano y cúrcuma tienden a ser especialmente ricas en agentes antiinflamatorios, por lo que puedes sazonar generosamente. Además, bebe tés de hierbas saludables y tés verdaderos (verde, oolong y blanco).

Otras buenas opciones de alimentos para una dieta “anti-dolor”: aguacates, nueces, proteínas magras, como pollo y pavo; frijoles y cacao.

Ejercicio para controlar el dolor de espalda

El ejercicio puede ayudarte a controlar el dolor de espalda y, en consecuencia, perder peso. Encuentra un compañero de entrenamiento para mantenerse motivado o programa tus entrenamientos como lo harías con tus actividades de trabajo. Lo más importante es que te mantengas comprometido.

Aconsejamos seguir un programa de ejercicios general, que incluya entrenamiento de fuerza, estiramiento y actividad aeróbica. Los expertos dicen que desarrollar flexibilidad, puede ayudar a mejorar el movimiento funcional. Por su parte, la actividad aeróbica puede aumentar el flujo sanguíneo y los nutrientes que van a los tejidos blandos del cuerpo. Esto, a su vez, puede ayudar a reducir la rigidez de la espalda.

Si tu dolor de espalda empeora o presenta nuevos síntomas, suspende los ejercicios y comunícate con tu médico de inmediato.

Fortalece tus abdominales

El fortalecimiento de los músculos abdominales ayuda a respaldar los esfuerzos de los músculos de la columna. Realiza ejercicios de abdominales y flexiones laterales para fortalecer el núcleo, estos son básicos y se puede hacer en casa.

Sin embargo, si tiene una afección médica que dificulta estos ejercicios, consulte con su médico. Muchas fuentes de dolor de espalda se pueden aliviar sin una cirugía mayor, mediante cambios como pérdida de peso, ejercicio y fisioterapia.