Qué causa el dolor de la columna vertebral

Las causas de dolor de la columna vertebral son casi tan numerosas que en ocasiones es complicado describir todos los síntomas. Debes saber que el dolor de espalda es una de las razones principales por las que las personas buscan atención médica. De hecho se calcula que alrededor del 80% de la población adulta, en algún momento padecerá de un tipo de dolor de espalda. Considerando que el dolor de espalda no respeta edades, géneros o razas, estamos ante un problema de salud bastante frecuente.

Dónde se origina el dolor de la columna vertebral

dolor columna vertebral

Por lo general el dolor de la columna vertebral se origina en el cuello cervical, que es el centro de la espalda torácica o también en la espalda baja, en cuyo caso se le conoce como dolor lumbar. También puede ser una combinación como “dolor dorsolumbar”. Ahora bien, en función del origen o la fuente del dolor, determinados tipos de dolor pueden indicar una enfermedad o desorden particular.

El dolor de la espalda puede ser descrito como un dolor repentino, un dolor agudo o un dolor persistente. En cuanto a los síntomas, estos pueden presentarse en un área específica de la parte posterior del cuerpo, como el cuello, por ejemplo, o también es posible que el dolor se irradie a los hombros, los brazos, la espalda baja, las piernas, los pies o incluso los glúteos. Con frecuencia este dolor es acompañado de síntomas neurológicos como el caso del entumecimiento, el hormigueo o la debilidad.

Cuando se trata de un dolor agudo, este puede comenzar repentinamente en forma de dolor intenso que por lo general tiene un periodo de duración relativamente corto. Por su parte, cuando se trata de dolor crónico, estamos hablando de dolor persistente a largo plazo, muchas veces incluso durando toda la vida. Se sabe además, que el dolor crónico puede presentar episodios de dolor agudo.

En este punto es importante mencionar que ciertos síntomas neurológicos pueden indicar la necesidad de conseguir atención médica inmediata. Estos síntomas o señales de alerta incluyen por ejemplo, disfunción intestinal o vesical, la debilidad o el entumecimiento de las extremidades, así como síntomas severos que no desaparecen después de unos días, o incluso dolor que interfiere con las actividades diarias de la persona.

Causas del dolor de la columna vertebral

dolor columna vertebral

Una de las causas más comunes del dolor de la columna vertebral o dolor de espalda es la tensión muscular y los espasmos. La tensión puede ser consecuencia de un esfuerzo físico muy pesado el trabajo, un movimiento o flexión torpe, incluso la mala postura puede ser también una causa del dolor de la columna.

Latigazo

Cuando se presenta un accidente de coche, es dolor en el cuello, lo que comúnmente experimenta la persona. Esto normalmente es causado por hiper-extensión o hiperflexión debido a que la cabeza hace lo que se conoce como “Latigazo”; es decir, se mueve bruscamente hacia adelante y hacia atrás, más allá del rango de movimiento del cuello como consecuencia del impacto Este movimiento poco natural y contundente afecta a los músculos y a los ligamentos del cuello. A continuación, los músculos pueden presentar endurecimiento y contratación, con lo cual pueden crear la llamada fatiga muscular, que básicamente resulta en dolor y rigidez.

La osteoartritis

dolor columna vertebral

Se trata de un trastorno degenerativo que puede causar la pérdida de la estructura vertebral y la función normal. Si bien es cierto que el envejecimiento es la causa principal, la ubicación y la velocidad de degeneración es un factor individual. Este proceso degenerativo también puede afectar a la cervical, la torácica, así como a las regiones lumbares de la columna vertebral, afectando con ello a los discos y las articulaciones de la columna.

Osteoporosis

Este trastorno es provocado por una pérdida de la densidad mineral ósea, generando con ello huesos frágiles, que eventualmente se pueden fracturar. La osteoporosis también puede producir fracturas vertebrales por compresión, además de pérdida de estatura, postura encorvada, incluso una joroba.