Injerto de hueso: autoinjerto versus aloinjerto

autoinjerto vs aloinjerto

Una parte básica de cualquier fusión espinal es el injerto óseo. El injerto de hueso se utiliza en muchos tipos de procedimientos ortopédicos que se requieren para hacer sanar los huesos. El injerto óseo se utiliza de tres maneras principales durante los procedimientos ortopédicos:

  • Para estimular el hueso a sanar.
  • Para proporcionar apoyo a la estructura al llenar los vacíos entre dos huesos.
  • Para estimular la cicatrización.

El uso más común del injerto óseo es estimular la curación de hueso. El injerto de hueso se utiliza como “fertilizante” para estimular y acelerar el proceso de curación del hueso. El tejido óseo que se tritura en polvo y se coloca alrededor de una fractura o un sitio de fusión tiene productos químicos propios que estimulan a los huesos cercanos a sanar. Si el hueso se toma del propio cuerpo de la persona, puede contener osteocitos (células óseas vivas) que sobreviven siendo transferidos a la nueva ubicación y siguen haciendo su trabajo de producir hueso nuevo. Incluso el hueso tomado de otra persona estimulará que el hueso lesionado sane. Pero el hueso tomado de la misma persona puede ser mejor porque las posibilidades de tener células óseas vivas después de la transferencia son mayores.

 

Proporcionan Soporte

El injerto de hueso también se utiliza para dar soporte a la estructura. En lugar de triturar el hueso en trozos finos, grandes piezas de hueso se utilizan para rellenar un hueco entre dos huesos. Por ejemplo, si el cirujano retira una vértebra o disco, se puede colocar un trozo de injerto de hueso en el espacio. Debido a que el hueso es rígido, mantendrá los huesos separados, mientras que el cuerpo sana hasta los extremos del injerto. Con el tiempo toda la pieza de hueso que se injerta será “remodelada” y se sustituye por el cuerpo con hueso nuevo. El tiempo que toma para fusionar depende del tamaño de la pieza de hueso que se utilizó. A veces es un proceso lento que puede durar varios años.

 

Autoinjerto versus aloinjerto

El cirujano tratará de promover y acelerar la curación de tu fusión espinal en una variedad de métodos. El método más común es el uso de tu propio hueso siempre que sea posible. Cuando el hueso es tomado de tu propio cuerpo se denomina autoinjerto. Cuando el injerto de hueso es tomado de otra persona se llama aloinjerto. El cirujano también puede mezclar aloinjerto con autoinjerto.

El aloinjerto puede provenir de muchos tipos de huesos en muchas formas diferentes. El aloinjerto se extrae generalmente de donantes de órganos y se coloca en los bancos de huesos. Estos bancos de huesos se aseguran de que el injerto óseo esté estéril y sea analizado para enfermedades como la hepatitis y el SIDA, al igual que las pruebas realizadas en un banco de sangre. Debido a que no se toma del paciente, no contiene ninguna de las células vivas, y por lo tanto tiene menos productos químicos para estimular el crecimiento de hueso nuevo. La desventaja de un aloinjerto es que no siempre puede crecer tan bien o tan rápido como un autoinjerto, pero una proteína ósea de crecimiento puede ser añadida a la zona para compensar lo que le falta al injerto de hueso. La ventaja de utilizar aloinjerto es que el paciente no tiene que donar su propio injerto de hueso. Esto hace que la cirugía sea más rápida, y puede haber menos dolor después. El aloinjerto conlleva un riesgo muy pequeño de transferencia de enfermedades infecciosas a pesar de que se prueba de manera rígida.

El aloinjerto es muy útil cuando la operación requiere más injerto óseo del que tu propio cuerpo puede suministrar. Algunas grandes fusiones de la columna necesitan una gran cantidad de injerto óseo. Algunas cirugías necesitan grandes piezas de injerto de hueso estructural, que puede causar problemas en el área del cuerpo donde se retiró el hueso.