¿Cómo se diagnostican los problemas de la columna vertebral?

Los problemas de la columna vertebral son temas serios, sin embargo antes de que un especialista médico pueda diagnosticar la enfermedad, así como diseñar un plan de tratamiento efectivo, se requiere de un examen físico y un historial de salud completo. Existe múltiples posibles causas internas del dolor, por lo que es fundamental que es y que no es lo que esta causando el problema. Para llegar a esta conclusión, el médico se encargará de hacer un historial completo de la condición física del paciente, además de realizar el ya mencionado examen físico.

Historial físico que diagnostican los problemas de la columna

problemas columna

Un historial físico completo comienza a partir de que el médico le pide al paciente que llene un formulario escrito donde debe responder una serie de preguntas que tienen relación con el dolor de la columna vertebral. En este punto es importante mencionar que cuanta más información se proporcione al médico, fácil fácil será realizar el diagnostico.

El historial físico es importante ya que le permite al médico entender todo acerca del dolor que se esta experimentando, incluyendo el momento en que este inicio, el posible daño que pudiese estar ocasionando, así como si el estilo de vida o los factores físicos pudieran tener una relación con la causa. Incluso también se toma en cuenta si el paciente tiene antecedentes de familiares con problemas similares.

Una vez que el especialista ha leído el historial físico del paciente, el puede hacer preguntas adicionales que se relacionan con la información que se le ha proporcionado. Por ejemplo:

  • ¿Cuándo fue que comenzó el dolor?
  • ¿En que zona del cuerpo se siente el dolor y cuál es su intensidad?
  • ¿El dolor se irradia a otras partes del cuerpo?
  • ¿Qué factores provocan que el dolor empeore o mejore?
  • ¿Se han tenido problemas con la vejiga o los intestinos?
  • ¿Existen antecedentes de osteoporosis en la familia?

Examen físico

Hablemos ahora del examen físico; en este caso es aquel que permite al médico determinar lo que puede y lo que no puede estar causando el dolor en la columna vertebral. Las áreas del cuerpo que se examinarán dependen de la zona donde el paciente esta experimentando el dolor, incluyendo el cuello, la espalda baja, los brazos, piernas o los glúteos.

En un examen físico el médico puede comprobar las siguientes condiciones:

  • El movimiento de la columna vertebral y el cuello. Es decir, si existe dolor cuando se tuerce, se flexiona o no hay movimiento. De ser así, en que área es esto y saber si se ha perdido flexibilidad.
  • Debilidad. Los músculos del paciente serán sometidos a esfuerzo; el médico puede pedir al paciente que intente empujar o levantar un brazo, la mano o la pierna cuando se pone una ligera resistencia en contra de ellos.
  • Cambios sensoriales. En este caso el médico preguntará si experimentan determinadas sensaciones en zonas especificas de los pies o de las manos.
  • Cambios en los reflejos. Los reflejos del tendón también pueden ponerse a prueba, incluyendo el área debajo de la rótula y el tendón de aquiles en el tobillo.
  • Habilidades motoras. En este caso al paciente se le puede pedir que ponerse de puntas con los pies o con el talón del pie.
  • Síntomas especiales. El médico también puede comprobar que no existan otras condiciones que puedan indicar algo más que solo un problema con la columna vertebral, incluyendo sensibilidad en determinadas áreas, un pulso anormal, fiebre, así como uso crónico de esteroides, incluso una repentina perdida de peso.

Una vez que el médico comprueba todo esto, lo más seguro es que ordene pruebas de diagnostico que entre otras incluyen:

  • Radiografiá
  • Tomografía computarizada
  • Electromiograma
  • Bloqueo conjunto de facetas
  • Pruebas de laboratorio
  • Imágenes por resonancia magnética
  • Mielograma
  • Rayos X