Tiroides y contracturas musculares

En este caso te vamos a hablar de las tiroides y contracturas musculares. Las hormonas tiroideas influyen en el funcionamiento de todo el organismo, y esto no es una excepción en el caso del sistema músculo-esquelético.

Aquellos pacientes que padecen hipotiroidismo no tratado, es muy frecuente que se lleguen a presentar problemas musculares, que se dan hasta en un 80% de los casos, y con una mayor prevalencia entre las mujeres. La afectación muscular derivada de la tiroides y contracturas musculares, tiene lugar porque la falta de las hormonas tiroideas hace que se reduzca la capacidad oxidativa de la célula y esto provoca que se tenga menos energía.

Esto hace que al mismo tiempo la contracción de los músculos se lleve de una manera mucho más lenta, y pueden llegar a provocar atrofia en la fibra muscular. Asimismo, los síntomas musculares no son específicos e incluyen contracturas y también pueden hacer que se padezca cansancio, debilidad y dolor, los cuáles pueden ser más evidentes una vez que se ha llevado a cabo la actividad física.

Estos síntomas se resuelven apostando por el tratamiento del hipotiroidismo, si bien hay que tener en cuenta a la hora de hablar de tiroides y contracturas musculares, que la recuperación total se puede llegar a dilatar durante varios meses; y es que la mayor parte de los efectos de las hormonas tiroideas sobre el propio organismo son lentos.

En pacientes que tienen hipertiroidismo, las manifestaciones musculares son menos frecuentes, y se acostumbran a dar con sensación de debilidad, así como con la presencia de calambres a la hora de llevar a cabo actividades físicas. El mecanismo tiene que ver con el mayor consumo de energía así como de la degradación de las proteínas musculares por  el exceso de hormonas tiroideas en el organismo.

Tiroides y las contracturas musculares

Existen diferentes manifestaciones musculares que se pueden dar a consecuencia de problemas del tiroides, incluyendo las contracturas. Al hablar de tiroides y contracturas musculares hay que tener en cuenta que se pueden presentar tanto en pacientes con hipo como con hipertiroidismo.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que las posibilidades de que las contracturas musculares tengan su origen en el hiper o hipotiroidismo son muy bajas, sobre todo en los casos en los que no se encuentran acompañados de otros síntomas sugestivos de disfunción del tiroides.

De esta manera, el hipotiroidismo es solo una de las casi 30 condiciones que se contemplan como posibles causas de las contracturas musculares. Por este motivo, no tiene en muchas ocasiones el tener que ver el padecimiento de este problema con las contracturas musculares.

En resumen, las contracturas musculares son uno de los síntomas que se pueden presentar en los pacientes que tienen hipertiroidismo, pero sobre todo en los que tienen hipotiroidismo. Además, las posibilidades de que las contracturas musculares se deban a problemas relacionados con la tiroides son muy bajas, sin que existan otras sintomatologías que las acompañen.

Hipotiroidismo y dolores musculares

A la hora de hablar de tiroides y contracturas musculares, visto lo anterior es imprescindible hablar del hipotiroidismo. Esta es una afección que se produce en la tiroides y sus glándulas, una afección a la que también se le conoce con el nombre de tiroides hipoactiva. El hipotiroidismo es un trastorno a través del cual la tiroides no es capaz de producto la cantidad de hormonas que necesita para llevar a cabo determinadas actividades.

El padecimiento del hipotiroidismo  puede no presentar síntomas en unas primeras etapas, pero con el paso del tiempo puede acabar derivando en el padecimiento de distintos problemas que afecten a la salud del organismo, como es el caso de los dolores musculares, dolores en lar articulaciones o la obesidad.  Sus síntomas pueden aparecer de forma progresiva y durante los primeros años son prácticamente imperceptibles, aunque pueden consistir en aumento de peso; dolores, sensibilidad y rigidez en músculos y articulaciones; sensibilidad al frío; y piel seca.

El hipotiroidismo varía entre las diferentes personas y dado que cada cuerpo es diferente, puede que los síntomas varíen de unas personas a otros, por lo que sus efectos son diferentes en cada cuerpo. En cualquier caso, puede afectar a los músculos y las articulaciones de diferentes maneras.

Para empezar, podemos encontrarnos con que, a consecuencia del mismo, se sufra dolor muscular, rigidez y sensibilidad tanto en caderas como en hombros; dolor y rigidez en las articulaciones, calambres, tendinitis en los brazos, hinchazón en las articulaciones, sobre todo en manos y pies; síndrome del túnel carpiano; síndrome del túnel tarsiano; y capsulitis adhesiva, entre otros.

Cómo aliviar los dolores musculares provocados por el hipotiroidismo

Los dolores musicales provocados por el hipotiroidismo se pueden aliviar adoptando diferentes medidas, que dependerán de cada paciente en particular, ya que no todos los cuerpos son iguales y la reacción de unos y otros pueden variar de forma considerable; y esto implica que no todos estos tratamientos sean igual de válidos para unas personas y otras.

Para empezar, hay muchas personas que para acabar con estos dolores musculares provocados por el hipotiroidismo optan por acudir a sesiones de masaje, acupuntura y tratamiento miofascial que contribuyen a aliviar los síntomas del dolor y articulaciones causados por el hipotiroidismo. Otras personas pueden apostar por la toma de complementos alimenticios ricos en glucosamina y condroitina, que ayudan a aliviar los síntomas de lesiones y recuperar músculos articulaciones.

Además de  los masajes, una buena forma de hacer frente a los dolores musculares es la aplicación de calor, ya que puede llegar a ser de gran ayuda aplicarlo sobre la zona afectada, además del uso de determinados productos del mercado que se encuentran especialmente concebidos para conseguir un bienestar muscular. En este sentido existen muchas posibilidades que te pueden ayudar a la hora de afrontar esta dolencia que tantas molestias puede llegar a causar.

De esta manera ya sabes lo que necesitas conocer sobre la tiroides y contracturas musculares, y como esta puede afectar en la salud de nuestros músculos, lo que implicará que haya que tratarlo para evitar que los problemas persistan o vayan a más.