Tipos y propósitos de las vértebras

A la hora de conocer nuestra columna vertebral es muy importante saber qué es una vértebra y cuáles son sus tipos. En este sentido es importante recalcar que en nuestro cuerpo contamos con aproximadamente 33 vértebras, las cuales se dividen en diferentes grupos en función de su localización y morfología.

Qué es una vértebra

Una vertebra es un hueso que forma parte de la columna vertebral, los cuales se caracterizan por ser muy resistentes. Se trata de un trocito de hueso que puede llegar a soportar un peso de nada más y nada menos que 9 toneladas, la cual destrozaría una pieza de cemento de un tamaño similar.

En ellas podemos distinguir el cuerpo vertebral, unas prominencias laterales llamadas apófisis transversas, y una prominencia posterior llamada apófisis espinosa, unidas por una lámina. El agujero central se encuentra ocupado por la médula, por lo que recibe el nombre de canal medular.

Cada una de las vértebras se articula con la inferior por la parte delantera a través del llamado disco intervertebral, así como por detrás a través de la articulación facetaria. De igual manera que el disco amortigua la presión entre los cuerpos vertebrales en la articulación facetaria, existe un cartílago que cuenta con idéntica función. En el cartílago no se encuentran nervios, pero sí en el hueso que se encuentra situado por la parte inferior.

Esto se traduce en que cierto grado de desgaste en el cartílago puede ser indoloro, siempre y cuando no llegue a afectar al hueso que se encuentra por debajo. En ese caso, se activan los nervios y es el momento en el que la persona que padece el problema comienza a sentir dolor.

Si vemos la vértebra de manera lateral se puede observar que al situarse una vértebra sobre otra, la forman un agujero o agujero de conjunción, por el que transcurren las raíces nerviosas que nacen de la médula.

En nuestra columna vertebral contamos con 7 vértebras cervicales, 12 vértebras torácicas, 5 vértebras lumbares, sacro y coccix.

La región dorsal del tronco consta de la cara posterior del cuerpo y hace que se disponga del eje muscoesquelético que actúa como soporte del tronco. Además contiene la médula espinal y las partes proximales de los nervios espinales, que son los encargados de transmitir información a la gran mayoría del cuerpo al tiempo que reciben información de la misma.

Los componentes esqueléticos de esta región comprenden principalmente las vértebras y los discos intervertebrales que se encuentran asociados. Asimismo, tanto el cráneo como los huesos pélvicos, las escápulas y las costillas también ayudan a la hora de conformar el armazón óseo de la región dorsal del tronco, además de ofrecer puntos de inserción muscular.

Tipos de vértebras

Una vértebra consta de un cuerpo vertebral y un arco vertebral posterior. A la hora de clasificarlas, nos podemos encontrar con las siguientes:

Vértebras cervicales

Las siete vértebras cervicales situadas entre el tórax y el cráneo se caracterizan principalmente por tener un tamaño pequeño, así como por sus apófisis espinosas bífidas y por contar con un orificio en cada una de las apófisis transversa.

Vértebras torácicas

Las doce vértebras torácicas que tenemos en nuestra columna vertebral se caracterizan por su articulación con las costillas. A pesar de que todas las vértebras tienen elementos costales, estos elementos son menores y se encuentran incorporados a las apófisis transversas en otras regiones que son distintas del tórax

Vértebras lumbares

En la posición inferior a las vértebras torácicas se encuentran las cinco vértebras lumbares, las cuales forman el soporte esquelético de la pared abdominal posterior, y que se caracterizan principalmente por su gran tamaño.

Vértebras coccígeas

En la posición inferior al sacro hay un número variable de vértebras, que habitualmente son cuatro, y que reciben el nombre de vértebras coccígeas, las cuales se fusionan entre sí en un pequeño hueso que tiene una forma triangular y que recibe el nombre de cóccix.

El propósito de las vértebras

A pesar de que las vértebras varían en tamaño, siendo las cervicales las más pequeñas y las lumbares las más grandes, los cuerpos vertebrales son las estructuras de la columna vertebral que se encargan de soportar el peso.

El peso de la parte superior de nuestro cuerpo se distribuye a lo largo de toda la columna hasta llegar al sacro y la pelvis. Las curvas naturales de la columna vertebral, lordótica y cifótica, se encargan de proporcionar la elasticidad y resistencia que se necesita para poder distribuir de la manera apropiada el peso corporal así como las cargas axiales sostenidas durante el movimiento.

Las vértebras se encuentran compuestas por diferentes elementos que son fundamentales para el funcionamiento general de la columna; e incluyen tanto los discos intervertebrales como las articulaciones facetarias.

Algunas de las principales funciones de la columna vertebral tienen que ver con la protección de la médula espinal y las raíces nerviosas, así como de otros muchos órganos internos de los que disponemos.

Por otro lado, también es la base de sujeción para ligamentos, músculos y tendones; y brinda  apoyo estructural para cabeza, hombros,  y pecho, además de conectar la parte inferior y superior del cuerpo y proporcionar equilibrio y distribución del peso.

También aporta flexibilidad y movilidad a través de la flexión y extensión, inclinación hacia el costado, movimientos de rotación y la combinación de todas ellas, favoreciendo así que se pueda disfrutar de la movilidad que necesitamos tanto para desplazarnos como para realizar cualquier otra acción, en la cual su acción se antoja imprescindible.

Además de todas estas funciones, la columna vertebral tiene otras misiones como el almacenamiento de minerales o la producción de los glóbulos rojos por parte de los huesos.

Teniendo todo lo anterior presente, ya sabes qué son las vértebras así como los diferentes tipos de ellas que tenemos en nuestra columna vertebral, y todas las funciones de esta última, la cual debe cuidarse lo máximo posible para tratar de evitar posibles lesiones y otros problemas que puedan llegar a ocasionarnos dolor o molestas, e incluso en los casos más graves a provocar serios problemas de movilidad.