Síntomas y tratamientos del dolor de sacro y coxis

Cuando buscamos hablar del dolor de sacro y coxis tenemos que hablar de la coccidinia. A esta se le conoce comúnmente como dolor del hueso sacro o dolor de coxis, siendo una afección que es bastante rara y relativamente poco conocida, la cual puede llegar a provocar un dolor persistente en la parte inferior de la columna vertebral.

Esta parte de la columna vertebral es el coxis o hueso sacro; y al hablar de la coccidinia hablamos de un dolor localizado, por lo que por lo general es un dolor que se acentúa, y por tanto empeora, en el momento de llevar a cabo la acción de sentarse o en el momento de realizar cualquier tipo de actividad que implique que se ejerza presión en la zona inferior de la columna.

Una curiosidad al respecto es que se trata de una afección que se da con mayor frecuencia en las mujeres que en los hombres. Habitualmente viene provocada a causa de un traumatismo local, como puede ser una caída, o bien por el propio parto. En algunas ocasiones extrañas, una infección o un tumor pueden llegar a provocar que haya dolor de sacro y coxis.

La coccidinia también se conoce como coccigodinia, dolor coccígeo, dolor de cóccix, cocciaglia o dolor del hueso sacro. De esta forma, cuan do hablamos de dolor de sacro y coxis nos referimos a esta afección. Todos estos términos sirven para referirse a un conjunto de síntomas en el coxis que pueden presentarse a causa de diferentes afecciones o lesiones.

El tratamiento, por lo tanto, dependerá de la causa que provoque los mismos, así como de su gravedad y la duración de los síntomas.

Síntomas y tratamientos del dolor de sacro y coxis

Los síntomas que están asociados al dolor de sacro y coxis pueden ser alguno o varios de los siguientes:

  • Dolor que se muestra más intenso a la hora de sentarse.
  • Dolor localizado en la región del coxis que empeora en el momento en el que se toca o se recibe presión.
  • Se siente un dolor que es peor en el momento en el que se pasa de una posición sentada a estar de pie.
  • Dolor que empeora en el momento de que se sufre estreñimiento y que se alivia en el momento de realizar una evacuación.

La modificación de la actividad para evitar la presión sobre el hueso sacro y una combinación de tratamientos para la reducción del dolor de sacro y coxis suele ser suficiente para poder tener un control y alivio del dolor.

Sin embargo, en algunos casos, aunque poco habituales, se puede llegar a recomendar que el paciente se someta a una cirugía para poder extirpar el coxis, pero esta cirugía tan solo se recomienda en aquellos casos en el que el dolor es intenso y si el tratamiento no quirúrgico y la modificación de la actividad no han resultado eficaces para aliviar el dolor después de varios meses de tratamiento.

El dolor de sacro y coxis y su historia

El dolor de sacro y coxis tiene una larga historia que no se comprende del todo. A comienzos del siglo XX era un diagnóstico frecuente para todo tipo de lumbalgia. Para tratarla se llevaba a cabo un tratamiento que era bastante extremo, que consistía en la extirpación del coxis. Desde el punto de vista positivo, esta operación hay que tener en cuenta que tuvo diferentes resultados.

La opinión general con respecto a ella pudo concluir que la afección se presentaba con mayor frecuencia en las mujeres, de manera que fue relacionada esta con la neurosis. El dilema fue que si la cirugía no funcionaba, era porque el dolor se encontraba ese dolor en la cabeza de la persona. Por este motivo, se llegó a la conclusión de que no era del todo eficaz, y por este motivo la cirugía perdió prestigio y dejó de realizarse con frecuencia; y a posteriori hubo pocas investigaciones sobre este asunto.

En la actualidad la coccidinia se considera que es una afección médica, aunque se da con poca frecuencia.

Afecta más a las mujeres

La mayor parte de las lesiones de coxis, y por tanto de que se sufra dolor de sacro y coxis tiene que ver en las mujeres por los siguientes motivos:

  • El coxis en la mujer se encuentra rotado, lo que implica que se encuentra más expuesto a poder sufrir algún tipo de lesión.
  • Las mujeres tienen una pelvis más amplia, lo que significa que al sentarse ejercen una mayor presión sobre el coxis. Esta es una gran diferencia con respecto a los hombres, que por su anatomía no aplican mucha presión sobre el mismo.
  • El parto es una de las causas comunes de que se sufra dolor de sacro y coxis, algo que solo se da en el caso de las mujeres.

Causas subyacentes del dolor de sacro y coxis

El diagnóstico que provoca el dolor de sacro y coxises decir, la coccidinia, identificará, por lo general, una de estas causas subyacentes de dolor, que son:

  • Traumatismo local. Una caída con golpe en el coxis puede provocar la inflamación de los ligamentos o lesionar el coxis o la unión coccígea con el sacro. Esta es probablemente la causa más común de sufrir dolor de sacro y coxis.
  • Parto. Durante el partido, la cabeza del bebé pasa por encima de la parte superior del coxis, y la presión creada contra este puede llegar a resultar en lesiones en las estructuras del mismo. Aunque es poco frecuente, la presión también puede provocar su fractura.
  • Presión. Algunas actividades que implican el ejercer una presión de manera prolongada sobre el coxis, como montar a caballo o similares, pueden provocar que aparezca dolor de sacro y coxis. El dolor provocado por estas causas suele ser temporal, aunque si la inflamación y los síntomas no se tratan, el dolor puede llegar a ser crónico.
  • Tumor o infección. Con muy poca frecuencia, la coccidinia viene originada a causa de un tumor o infección que tiene lugar en la región del coxis.