Síntomas y tratamiento para los latigazos cervicales

Son muchas las personas que a lo largo de su vida sufren problemas de latigazos cervicales, siendo una lesión que se da con mucha frecuencia cuando tienen lugar accidentes de tráfico, siendo esta la razón por la cual hablar de ellos está a la orden del día.

¿Qué son los latigazos cervicales?

Los latigazos cervicales son lesiones que se dan en la zona cervical de la columna vertebral, que afecta a los ligamentos, músculos y vértebras del cuello. Tienen lugar como consecuencia de un movimiento brusco y violento del cuello, primero hacia atrás y luego hacia delante, provocando así que se modifique de forma natural el movimiento que el cuello realiza normalmente.

En el mejor de los casos el dolor desaparece con el paso de pocas semanas, si bien  en otros casos como las hernias de disco la lesión puede llegar a volverse crónica. Como hemos mencionado, la lesión por latigazo cervical se da con frecuencia en accidentes de tráfico, pero también al sufrir lesiones en deportes de contacto como el karate o el boxeo, o simplemente por agresiones.

Síntomas de los latigazos cervicales

A la hora de hablar de los síntomas de los latigazos cervicales nos encontramos con que es una lesión que comienza a notarse a las 24 horas de haberse producido la misma. Los síntomas más frecuentes son:

  • Dolor, dolor de cuello y dificultad a la hora de realizar movimientos
  • Migraña con mareos, náuseas e incluso visión borrosa.

Asimismo, en los casos más graves es posible que también tengan lugar algunos síntomas como los siguientes:

  • Trastornos auditivos
  • Trastornos del sueño
  • Problemas de memoria y concentración

¿Es posible prevenir los latigazos cervicales?

Al ser provocada por un hecho que se da de manera repentina, es difícil poder prevenir el sufrir latigazos cervicales por completo. No obstante, siempre será recomendable mantenerse activo físicamente con ejercicios que ayuden a tonificar los músculos de la espalda y del cuello.

Esto se debe a que si nos encontramos en forma y nuestros músculos lo están, será más sencillo que podamos regresar a una condición óptima. Además, para evitar movimientos bruscos hacia atrás durante un accidente de coche, resulta útil ajustar el reposacabezas para que se ajuste de una manera cómoda.

Diagnóstico de los latigazos cervicales

Para poder proceder al diagnóstico de latigazos cervicalesse deben realizar una serie de pruebas, que son las siguientes:

  • Radiografía de la zona cervical para detectar la existencia de posibles fracturas
  • Tomografía computarizada o TAC para poder disfrutar de una mayor precisión a la hora de hacer la observación
  • Resonancia magnética que se encarga de detectar la existencia de problemas en los nervios o en los tejidos blandos.

Tratamientos para los latigazos cervicales

Los latigazos cervicales se curan con un tratamiento que se encuentra basados en analgésicos con los que aliviar el dolor, así como con relajantes musculares para provocar que se deshaga una contracción muscular. Asimismo, también se hace uso habitualmente de un collarín cervical especial que se encarga de inmovilizar el cuello durante los primeros días.

Dos semanas después de la curación es aconsejable proceder a iniciar  la rehabilitación a través de ejercicios que contribuyan al fortalecimiento y estiramiento de los músculos, con el objetivo de reeducar el cuello para que sea capaz de volver a realizar los movimientos que con anterioridad lograba realizar.

De cara a lograr la mejor recuperación en los latigazos cervicales se opta por combinar técnicas de fisioterapia y osteopatía, que comienzan con un trabajo articular y de membranas sobre el sacro y coxis para mejorar la movilidad de la pelvis. También se relaja el diafragma torácico para mayor movilidad del tórax. El tratamiento se tendrá que complementar con un trabajo craneosacro que buscará que haya una mayor armonía en la movilidad de los dos extremos de la columna cráneo y sacra, logrando una columna más flexible y que la zona cervical se pueda corregir en siguientes tratamientos.

Lesiones derivadas de los latigazos cervicales

Por otro lado, es importante tener en cuenta que los latigazos cervicales se pueden presentar de muchas formas, como dolor cervical, fatiga, cefaleas, cambios cognitivos, dolor lumbar, o dolor en la parte superior de la espalda y en los hombros.

Además, hay que tener siempre presente que los síntomas de un latigazo cervical acostumbra a tener un inicio tardío, pudiendo llegar este a demorarse desde algunos días a incluso unos meses.

Sin embargo, lo que sí podemos saber es que existen diferentes lesiones derivadas de los latigazos cervicales, como son las siguientes:

  • Dolor cervical. Es la dolencia individual que se da con mayor frecuencia en los latigazos cervicales y que sufren más del 90% de los pacientes que los llegan a padecer.
  • Cefaleas o dolores de cabeza. El 80% de las personas que padecen de un latigazo cervical también sufren cefaleas o dolores de cabeza, y en la mayoría de los casos se encuentran relacionados por las lesiones de los músculos.
  • Vértigo. Cuando tiene lugar tras un latigazo cervical habitualmente se debe a la existencia de una lesión en las articulaciones facetarias de la columna cervical, aunque en algunos casos también puede venir dada por una lesión en el cerebro o el tronco encefálico. Por lo general el vértigo es temporal y gracias a un tratamiento quiropráctico se puede mejorar este problema de forma significativa.
  • Lumbalgia. Aunque para muchas personas los latigazos cervicales son lesiones del cuello, es habitual que cuando estos tienen lugar también se resienta la zona lumbar. De hecho, en más de la mitad de las colisiones por detrás en un accidente en el que hubo una lesión, está presente la lumbalgia, y en casi el 75% de todos los choques en accidentes de tráfico que se dan con un impacto lateral. Esto tiene que ver con el hecho de que en su mayor parte, la zona lumbar sufre una gran compresión durante las dos primeras fases del latigazo cervical, si bien no llega a los niveles de lesión por flexión-extensión que se sufre en el cuello y que provoca lo que todo el mundo conoce como latigazo cervical.