Qué es y cómo tratar la lumbociática

La lumbociática es la asociación de dos síntomas, que son el dolor lumbar y la ciática. Es un síntoma, por lo que significa que hay diferentes patologías que pueden llegar a causarla.

El dolor lumbar se denomina a aquel que se encuentra localizado en la región que transcurre desde la zona de los glúteos hasta la primera vértebra lumbar, aproximadamente a la altura de las costillas. Este puede ser mecánico o inflamatorio.

La ciática, por su parte, se denomina a aquel dolor que viene provocado por la irritación del nervio ciático, un dolor neuropático, que se caracteriza por ser un dolor intenso que desciende por la pierna y que se vincula con calambres en las piernas, debilidad y por cambios en la sensibilidad. En la mayor parte de las ocasiones la irritación se origina a nivel de la columna lumbar.

Tipos de lumbociática

La lumbociática puede clasificarse en función del tiempo de aparición de los síntomas. Se considera que existe una lumbociática cuando dura menos de seis semanas; y se considera que existe una lumbociática crónica en el caso de que los síntomas perduren en el tiempo más allá de los tres meses.

Si se prolonga entre los tres y seis meses, se considera que es una lumbociática subaguda.

lumbociática

Causas de lumbociática

Existen diferentes patologías que pueden llegar a provocar que se padezca de lumbociáticasiendo las principales las siguientes:

Hernia discal

El disco intervertebral se compone de un anillo fibroso de colágeno que tiene un núcleo pulposo con una consistencia gelatinosa. Cuando se produce una rotura del mencionado anillo, este material del núcleo se puede salir, dando así origen a lo que se conoce como hernia discal.

El anillo fibroso se encuentra rodeado por diferentes terminaciones nerviosas, y cuando se rompen las fibras del anillo y el núcleo entra en contacto con las terminaciones las irrita, provocando así que se produzca un dolor lumbar, y si lo que se irritan son las raíces nerviosas, lo que se padecerá será una ciática. Según la raíz nerviosa afectada variarán los síntomas que se sufrirán en la pierna.

Espondilolistesis

Una espondilolistesis es el desplazamiento de una vértebra sobre otra. Es lo que se denomina una inestabilidad vertebral. Cuando hay un exceso de movimiento en la vértebra se origina el dolor lumbar, al moverse la vértebra se reduce el calibre del canal lumbar, dando así origen a la compresión de sus estructuras neurológicas y provocando una ciática.

Fractura vertebral

Cuando una vértebra se rompe puede provocar dolor lumbar. En algunas ocasiones puede suceder que uno de los fragmentos de la vértebra pueda llegar a comprimir una raíz nerviosa y provocar así una ciática.

Tumores

Una cuarta causa de la lumbociática es el padecimiento de un tumor, que cuando crece debilita la vértebra, pudiendo llegar a producirse una fractura vertebral. Además, el tumor al crecer puede comprimir las estructuras neurológicas, y entonces es cuando se produce la ciática.

Diagnóstico

Para el diagnosis de una lumbociática se recurre al uso de:

  • Radiografías. A través de una radiografía se puede valorar la presencia de una fractura, además de poder llegar a observar la existencia de alguna inestabilidad, el grado de degeneración vertebral y en ocasiones incluso se pueden llegar a diagnosticar tumores.
  • TAC. A través del TAC se pueden valorar las diferentes estructuras óseas con más definición que en una radiografía, además de poder valorar si existen hernias discales y conocer el diámetro del canal medular. El TAC es considerada la mejor prueba con la cual poder determinar si se padecen fracturas vertebrales.
  • Resonancia magnética. La resonancia magnética es la mejor prueba para poder efectuar una valoración del canal medular y de las hernias discales. A través de la RM es posible comprobar la presencia de tumores así como la valoración de fracturas que cuando son leves pueden llegar a pasar desapercibidas en las radiografías.

lumbociática

Tratamiento de la lumbociática

A la hora de llevar a cabo el tratamiento de la lumbociática hay que distinguir principalmente entre dos tipos de tratamientos:

Tratamientos conservadores

Entre los tratamientos conservadores de la lumbociática nos encontramos con los siguientes:

  • Medicación. Está indicada para periodos que no superan las dos semanas así como en las reagudizaciones de las lumbociáticas crónicas. Para ello se puede recurrir al uso de analgésicos y antiinflamatorias, e incluso se podrían llegar a aplicarse relajantes musculares.
  • Fisioterapia. Vinculado con la medicación, es habitual que se introduzcan tratamientos de fisioterapia, como la punción seca o la mesoterapia, entre otros.
  • Infiltraciones: Existen diferentes tipos de infiltraciones que se pueden utilizar para mejorar una lumbociáticaSe puede recurrir al uso de bloqueos facetarios o llevar a cabo una rizólisis con la cual efectuar un tratamiento del dolor lumbar, las infiltraciones epidurales o las infiltraciones foraminales que ayudan a mejorar la ciática.

Tratamientos quirúrgicos

Existen infinidad de técnicas que se pueden usar para tratar un problema de lumbociáticaoptando por unos u otros en función de la causa que la haya originado. Algunas de las opciones a las cuáles se puede recurrir:

  • Nucleolisis. Consiste en la deshidratación del disco intervertebral, de modo que se reduce la presión que ejerce sobre las terminaciones nerviosas. Está indicada para protusiones y hernias contenidas.
  • Endoscopia de columna. Es la técnica más avanzada para tratar la lumbociática, pudiendo tratar aquellas que se originan por una hernia discal, por una estenosis de canal o realizar una fusión vertebral.
  • Discectomía y laminectomía: Son las técnicas quirúrgicas tradicionales, las cuáles se utilizan para descomprimir las raíces nerviosas. Estas requieren una incisión de 4-5 centímetros y para acceder al canal y cortar músculo y parte de la articulación facetaria.
  • Fusión vertebral. En casos de espondilolistesis, en los que la degeneración discal se encuentre muy avanzada o para descomprimir las estructuras nerviosas se tiene que retirar mucho hueso se debe asociar una fusión vertebral a la discectomía o laminectomía. En este sentido existen diferentes formas de poder realizar una fusión vertebral, que dependen en función de la patología que sufra el paciente, así como por la propia experiencia de la que disponga el cirujano.