¿Qué es y cómo se da la espondilólisis?

Son muchas las personas que se se preguntan por la espondilólisis, queriendo conocer en qué consiste exactamente y cómo se puede llegar a dar este problema que puede llegar a ocasionar tantos problemas y episodios de dolor y molestias. para que solventes cualquier duda que puedas tener al respecto te hemos preparado este artículo en el cuál te vamos a desvelar todo lo que debes conocer acerca de este problema de salud.

Qué es la espondilólisis

La espondilólisis es una fractura que se presenta en forma de rotura o grieta de una vértebra, es decir, de un hueso de la columna. Puede deberse al estrés por uso repetitivo o por lesiones que puedan tener lugar en la columna vertebral. En algunas ocasiones este problema se puede dar desde nacimiento, por lo que pueden aparecer en niños.

La espondilólisis es una causa frecuente de dolor en la parte inferior de la espalda en niños, adolescentes y en adultos jóvenes; y aunque pueda parecer un tema complicado, hay que tener en cuenta que se puede llegar a curar con el paso del tiempo, aunque para ello habrá que recurrir a un tratamiento que combine reposo con fisioterapia. No obstante, aunque en ocasiones es necesario pasar por cirugía, en la gran mayoría de las ocasiones no es necesario operar.

espondilólisis

Cómo ocurre la espondilólisis

La columna vertebral se encuentra compuesta por un total de 33 vértebras, que son pequeños huesos que la componen. Nueve de estas vértebras se encuentran fusionadas entre ellas para formar el coxis mientras que las 24 restantes se encuentran situadas en la parte inferior de la espalda, próximas al coxis. Es en estas últimas en las que habitualmente se sufre la espondilólisis .

La espondilólisis  es una fractura que se da lugar en la parte de la vértebra llamada porción interarticular o «istmo». Cada vértebra está compuesta de dos de estas porciones , una en el lado derecho y otra en el izquierdo. La espondilólisis también ese conocida como el defecto en el istmo o una fractura por estrés, la cual puede afectar tanto a uno solo de los lados del hueso como a ambos.

Signos y síntomas de la espondilólisis

Entre los principales signos y síntomas de la espondilólisis nos encontramos con el dolor en la parte inferior de la espalda, ya que es su síntoma más común. Este dolor suele empeorar durante la realización del ejercicio o de una actividad física, sobre todo en aquellas actividades en las que se tiene que inclinar la espalda hacia atrás de manera repetida.

La espondilólisis también puede ocasionar problemas de dolor en las nalgas y en las piernas, así como rigidez de isquiotibiales. En ocasiones los niños y los adolescentes que sufren de este problema no presentan ningún signo evidente y no son conscientes de que sufren este problema, aunque en realidad sí que lo padezcan.

La gente más joven es la que tiene una mayor exposición a poder desarrollar una espondilólisis, lo cual se debe a que sus huesos aún se encuentran en pleno desarrollo  y crecimientos. En el caso de aquellos niños o adolescentes que hacen deporte o actividades físicas que impliquen una constante inclinación de la espalda, como puede ser el fútbol americano, la gimnasia, el fútbol, el voleibol o el golf, hacen que tengan más posibilidades de llegar a sufrir esta lesión.

Diagnóstico de la espondilólisis

El especialista en este terreno de la salud se encargará de llevar a cabo una exploración física del paciente, para lo cual tendrá que presionar la espalda o le pedirá al propio paciente que se flexiones hacia atrás para conseguir una hiperextensión de la columna. Si al hacerlo se presenta dolor de espalda, es muy posible que se trate de una fractura en el istmo.

Otros síntomas que pueden llevar a indicar de que se padece de espondilólisis  son el dolor muscular, los nervios pellizcados o los discos comprimidos y herniados que llegan a sobresalir y que pueden originar un dolor en la parte inferior de la espalda.

Para descartar estas posibilidades o confirmar el diagnóstico de que se padece este problema en la espalda, es posible llevar a cabo diferentes pruebas, entre las cuáles se encuentran las radiografías de la columna para buscar posibles fracturas; la tomografía computarizada (TC) para la detección de fracturas de pequeño tamaño; o la resonancia magnética lumbar (RM).

Tratamiento de la espondilólisis

La mayor parte de los dolores que vienen provocados por culpa de la espondilólisis  acostumbran a mejorar cuando la afección es detectada a tiempo y se trata de la manera apropiada. Si un menor padece de este problema, es posible que el médico apueste por hacerle algunas indicaciones como las siguientes:

  • Un descanso con respecto al deporte y otras actividades físicas de carácter intenso, de manera que se deje descansar a la espalda de la práctica que pueda llegar a tener consecuencias negativas en la lesión.
  • Pasar a tener una vida con mucho reposo durante el tiempo de recuperación y tratamiento de la espondilólisis .
  • Llevar a cabo ejercicios de entrenamientos que se encuentren basados en tratar de lograr una mayor flexibilidad.
  • Ejercicios de fortalecimiento de la parte central del tronco que no supongan que se fuerce la parte inferior de la espalda al realizar diferentes tareas o movimientos.
  • Ponerse en manos de profesionales para llevar a cabo tareas de fisioterapia.
  • Suministro de medicamentos que ayuden a la hora de aliviar el dolor y la inflamación.
  • En algunos casos es necesario hacer uso de un corsé ortopédico para la espalda para así tratar de forma eficaz la espondilólisis.

La mayor parte de los niños y adolescentes notarán mejoría de la espondilólisis en aproximadamente tres meses si siguen las indicaciones de los profesionales. En todo caso, siempre habrá que esperar a que no les duela más la espalda y puedan hacer todo tipo de movimientos antes de volver a la práctica deportiva o de cualquier otro tipo de actividad física intensa.

Es muy importante seguir las indicaciones de los especialistas para poder regresar sin que la espondilólisis  vuelva a aparecer y hacer que se sufran molestias y dolor.