Qué es una radiculopatía lumbar

Es muy posible que en más de una ocasión hayas escuchado hablar de la radiculopatía lumbar, si bien hay que tener en cuenta que para poder entender en qué consiste y la forma de hacerle frente, se deben tener en cuenta unos aspectos previos.

Para empezar es importante conocer que una raíz nerviosa es la estructura que se encuentra como elemento de transición entre la médula espinal y los nervios periféricos. Esta raíz se encuentra compuesta por fibras nerviosas, que a su vez se dividen para crear los denominados nervios periféricos. Estas raíces nerviosas aportan fibras nerviosas a distintos nervios.

En la mayor parte de las ocasiones en los que se asegura que se padece una ciática, lo que realmente es es una radiculopatía en alguna raíz que aporta fibras nerviosas al nervio. Una raíz nerviosa cuenta con fibras motoras y sensitivas, siendo cada una de estas raíces responsable del movimiento de unos músculos en particular, recibiendo información acerca de la sensibilidad de algunas zonas del cuerpo en particular.

Qué es la radiculopatía lumbar

Una radiculopatía lumbar es una lesión de una o varias raíces nerviosas en la zona lumbar, existiendo distintas causas por las cuáles una raíz puede llegar a inflamarse, como es el caso de sufrir una hernia discal, una estenosis de canal o un tumor.

En aquellos casos en los que una raíz nerviosa se comprime, se produce una alteración de la microcirculación de las fibras nerviosas, lo que hace que las células no puedan llegar a eliminar las sustancias oxidadas, y esto provoca un aumento de los mediadores inflamatorias. En la mayor parte de los casos se provoca un daño sobre la raíz por la compresión y  la inflamación.

Qué es una radiculopatía lumbar

Síntomas de la radiculopatía lumbar

En función de la raíz que se haya visto afectada nos podemos encontrar con unos u otros síntomas, ya que cada raíz tiene unas funciones motoras y sensitivas. De esta manera, en función de cuál se vea afectada, se encontrarán afectados al mismo tiempo unos músculos en particular, haciendo que la sensibilidad se encuentre alterada en unas zonas determinadas del a pierna.

No obstante, algo que tienen en común todas las radiculopatías son las características del dolor, ya que se trata en todos los casos de un dolor neuropático, el cual se caracteriza por su gran intensidad, con una sensación de quemazón, en un dolor irradiado. De esta manera, es posible sentir el dolor en zonas alejadas de donde se produce la lesión, que en este caso se produce a nivel lumbar y se siente el dolor en la pierna.

Asimismo, una característica a tener en cuenta acerca del dolor neuropático es que la intensidad del dolor no es proporcionar a la causa que lo origina.

Tipos de radiculopatías

En función de la raíz nerviosa que se vea afectada nos podemos encontrar con los siguientes problemas:

Radiculopatía L1 y L2

Se ve cuando se afectan las raíces nerviosas L1 y L2, lo que significa que existe un déficit en la musculatura que flexiona la cadera. La zona en la que se tendrían alteraciones sensitivas sería la propia ingle así como la región más elevada del muslo.

Radiculopatía L3

En este caso se caracteriza por mostrar dolor en la cara interna del muslo y la ingle, siendo esta la zona en la que se encuentra la sensibilidad afectada. Se cuenta con debilidad para poder estirar la rodilla así como para juntar las piernas. Además, en esta radiculopatía destaca la ausencia del reflejo rotuliano.

Radiculopatía L4

En este caso el dolor se localiza en la cara interna de la pierna y la cara anterior del muslo, padeciéndose dificultades a la hora de proceder a estirar la rodilla.

Radiculopatía L5

En este caso el dolor da comienzo en la nalga, la parte posterior del muslo y baja por la cara lateral de la pierna hasta el dorso del pie, finalizando en el dedo gordo del mismo. La debilidad en este caso se padece a la hora de mover el tobillo y poder estirar el primero de los dedos del pie.

Radiculopatía S1

Esta radiculopatía se caracteriza por el dolor que comienza en la nalga, así como la parte posterior del muslo, la cara externa de la pierna y del pie por la zona del quinto dedo. En este caso existirá dificultad para ponerse de puntillas. Cuando se padece, desaparece el reflejo aquíleo.

Cuando se produce una afectación de las raíces L5 y S1 hablamos de lo que comúnmente se denomina ciática.

Radiculopatía S2-S3

En este caso se sufre de dolor en la parte posterior del muslo, la nalga y la región perineal. Esta se puede asociar con alteraciones en el control de esfínteres.

Qué es una radiculopatía lumbar

Tratamiento de una radiculopatía lumbar

Por lo general, cuando hablamos de una radiculopatía lumbar estamos ante un proceso benigno que tiende a evolucionar de manera favorable. Sin embargo, el tratamiento depende de la causa, ya que no es el mismo para una fractura que para una hernia discal o un tumor.

En el caso de una radiculopatía por una hernia discal, se apuesta por un tratamiento inicial conservador, basado en el uso de tratamientos de fisioterapia, antiinflamatorios, analgésicos, TENS, neuromodulación… En un segundo paso se encontrarían aquellas técnicas que realiza la unidad del dolor como los bloqueos con anestésico y corticoidesradiofrecuencia de la raíz nerviosa. Si no funciona el tratamiento conservador habría que apostar por la vía quirúrgica.

En el caso de una fractura hay que valorar si existe algún tipo de fragmento óseo que comprima la raíz, y en muchas ocasiones se necesita realizar la cirugía para la liberación de la raíz comprimida y restaurar así la forma de la vértebra.

El tratamiento de las radiculopatías producidas por tumores es más complejo. Se debe valorar si se trata de una metástasis o tumor primario, si es posible llevar a cabo una cirugía curativa o si el tumor está extendido y solo se puede recurrir a efectuar una cirugía de control de síntomas. En este tipo de pacientes es necesario realizar un análisis exhaustivo del tumor para conocer las diferentes opciones de tratamiento a llevar a cabo.