Qué es la retrolistesis

Una retrolistesis es una afección aguda, degenerativa o congénita en la que una vértebra de la columna se desplaza y retrocede. En la mayoría de los casos, la retrolistesis ocurre cuando un disco blando que separa y amortigua las vértebras se deteriora o se rompe. Sin el apoyo del disco, la vértebra superior se sale de su lugar y ejerce presión sobre el hueso debajo de ella. Una persona que experimenta la afección puede tener varios síntomas, que incluyen dolor de espalda crónico, rigidez y entumecimiento. El tratamiento depende de la gravedad de los síntomas, pero generalmente incluye una combinación de analgésicos, fisioterapia y cirugía.

La mayoría de los casos de deslizamiento vertebral implican un movimiento hacia adelante de una vértebra superior, en la que se desliza hacia adentro, hacia el pecho. El desplazamiento hacia atrás involucrado con la retrolistesis es menos común, pero todavía ocurre con una frecuencia considerable entre las personas con trastornos degenerativos. La artritis es una de las principales causas de retrolistesis en las personas mayores, lo que conduce al deterioro del tejido del disco. Las lesiones graves de la espalda y los defectos congénitos de la columna también pueden provocar un deslizamiento vertebral.

Es más probable que la retrolistesis afecte un hueso en la sección superior de la columna, llamada región cervical. Las vértebras cervicales en el cuello son más pequeñas y generalmente más susceptibles a lesiones. Los deslizamientos son posibles, pero menos comunes, en las secciones media e inferior de la columna. La ubicación del desplazamiento determina en gran medida los tipos de síntomas que puede experimentar una persona.

La retrolistesis cervical puede provocar dolor y sensibilidad crónicos sordos en el cuello. Los deslizamientos en la parte inferior de la espalda pueden limitar significativamente la movilidad, causando rigidez y dolor constante al caminar, pararse o sentarse. Es posible que una vértebra dañada ejerza presión sobre nervios importantes de la espalda, provocando entumecimiento u hormigueo en los brazos, las piernas o el torso. Los síntomas tienden a empeorar con el tiempo sin tratamiento, especialmente cuando los trastornos degenerativos son los responsables.

Una persona que tiene un dolor de espalda significativo debe visitar a su médico para una evaluación completa. Un médico puede examinar físicamente la columna y tomar radiografías para verificar si hay retrolistesis. Si se encuentra un deslizamiento, el médico puede derivar al paciente a un especialista para una evaluación más completa. Las pruebas de diagnóstico adicionales en el consultorio del especialista en columna ayudan a determinar el curso de tratamiento más adecuado.

Un ligero desplazamiento no suele requerir cirugía. En cambio, al paciente generalmente se le administran medicamentos para controlar el dolor y la hinchazón y se le indica que descanse lo suficiente durante varias semanas. Si se trata de artritis, es posible que deba tomar medicamentos y suplementos adicionales para mejorar la salud ósea. Un caso de retrolistesis severa generalmente se puede remediar mediante un procedimiento quirúrgico invasivo, durante el cual un especialista ajusta manualmente la alineación de las vértebras y las fusiona permanentemente. La fisioterapia de seguimiento, que puede llevar años, es importante para ayudar al paciente a recuperar la fuerza.

Grados

Se establecen cuatro grados diferentes para medir la severidad de una retrolistesis. La de grado I es la de menor importancia, con la vértebra ligeramente desalineada (hasta un 25%), mientras que en la de grado IV la vértebra está completamente fuera de su lugar.

Causas

La principal causa es un traumatismo. Un golpe en la columna vertebral puede empujar una vértebra fuera de lugar, provocando retrolistesis. En este caso, la propia inestabilidad que resulta puede presionar la vértebra hacia fuera, empeorando la condición.

Síntomas

Es una enfermedad dolorosa, que afecta  a la calidad de vida de la persona.

Debido a que la retrolistesis de grado I es una condición relativamente menor, los síntomas son generalmente ligeros, produciendo una ligera inestabilidad y dolor. En casos más severos, la sintomatología es más grave. Además, si no es tratada se puede dañar la columna vertebral.

La sintomatología es la de una radiculopatía (dolor irradiado por la extremidad) con claudicación de la marcha, como una estenosis de canal raquídeo. En la mayoría de los casos el paciente refiere más dolor al estar de pie o caminar.En casos severos puede provocar una inestabilidad en la marcha, trastornos sensitivos e incluso incontinencia.

Tratamiento

Para la retrolistesis de grado I, el tratamiento no necesariamente tiene que ser quirúrgico. El tratamiento inicial suele ser conservador, con fármacos y ejercicio físico, encaminado a reforzar la musculatura de la columna vertebral. En el caso de grados más evolucionados, o con dolor insoportable, refractario a tratamiento médico y asociado a déficit motor, la indicación quirúrgica suele aconsejarse.

Frecuentemente, también es necesaria una descompresión del mismo nivel, ya que las articulaciones facetarias y sus tejidos adyacentes se hipertrofian condicionando una disminución notable del canal raquídeo y de los agujeros de conjunción.