Qué es la lumbociática

A la hora de hablar de la lumbociática hay diferentes aspectos que tenemos que tener en cuenta, por lo que te vamos a explicar lo que es, los síntomas y los tratamientos de las enfermedades reumáticas.

La lumbociática es una alteración que se presentan en hombres y mujeres por razones diversas, como pueden ser el esfuerzo físico, las malas posturas y algunas enfermedades de la columna lumbar, aunque existen otras muchas causas. Además, las mujeres embarazadas tampoco son ajenas a desarrollarla, ya que los cambios en su cuerpo pueden llegar a provocar este fuerte dolor lumbar que se irradia hacia las piernas.

La lumbociática consiste en la irritación del nervio ciático, que se encuentra localizado en el interior de la columna vertebral. Es una enfermedad limitante y dolorosa, ya que el nervio que va desde la zona lumbar se extiende por el glúteo, el muslo y la pierna,  hasta que llega al pie.

A pesar de que se trata de un dolor intenso, hay que ser consciente de que tiene solución. De hecho, un elevado porcentaje de lumbociáticas se pueden combatir con tratamiento médico y no quirúrgico. Para ello se recomienda reposo y analgésicos antiinflamatorios, así como la recomendación de seguir kinesioterapia en diferentes ocasiones. Si se realiza todo de la manera oportuna, se podrá conseguir una recuperación sin que haya inconvenientes.

La alteración da comienzo con el dolor lumbar y se incrementa de forma considerable con el movimiento. Rápidamente avanza un dolor eléctrico, que se va expandiendo desde el pie hasta la columna. Asimismo, quién lo sufre tiene una sensación de hormigueo, corriente y adormecimiento, lo que genera diferentes inconvenientes a la hora de caminar y moverse de manera sencilla.

Para poder detectarla, se debe realizar un examen físico neurológico, y también es analizado la historia clínica del paciente, con el objetivo de conocer si anteriormente ha tenido señales que puedan estar asociadas. Además, es importante descargar enfermedades neurológicas que puedan relacionarse con síntomas de la columna. Para la confirmación de que es una lumbociática , se debe realizar una resonancia magnética, que permite detectar a través de imágenes y la alteración en el nervio.

Asimismo, se recomienda no pasar mucho tiempo sentado, hacer pausas y caminar, además de cuidar las malas posturas, no realizar movimientos físicos fuertes, y evitar carga mucho peso, con algunas formas de prevención. Sin embargo, ante cualquier señal es importante consultar con un especialista.

¿Por qué se produce la lumbociática?

La lumbociática es un dolor en la zona lumbar que se irradia hacia la extremidad inferior, hasta el punto de llegar al pie. La molesta es constante y se puede dar tanto durante el día como por la noche; y habitualmente se alivia de forma parcial o cede con la adopción de una posición fetal; y se puede acompañar de déficit sensitivo o de fuerza.

Es muy habitual que la gente llame ciática o lumbociática al dolor lumbar, pero para que sea lumbociática  debe darse un dolor que recorra desde el glúteo, por la zona posterior del muslo, y más abajo por la pantorrilla y el pie. El dolor está delimitado por la zona lumbar y los glúteos en un lumbago.

La lumbociática  muchas veces viene dado por una hernia de núcleo pulposos, alguna otra alteración o patología que esté ocupado parte del canal lumbar y que comprime alguna de las raíces que forman el nervio ciático.

Se debe tener claro que los discos intervertebrales, a medida que pasa el tiempo, van envejeciendo junto a la persona; y es parte del proceso normal de la evolución de la columna. Cada uno de los discos envejece a diferentes velocidad, y en la medida que esto va sucediendo va perdiendo líquido; y se producen como consecuencia de ello se producen micro roturas que hacen que el disco se haga más pequeño; y en ocasiones, fruto de la deshidratación y de la rotura de los anillos que forman el disco, se produce una hernia en el núcleo pulposo.

Por otro lado, hay algunos trabajos que están relacionados con una mayor lesión de disco, como ocurre con diferentes trabajadores del mundo de la construcción. También hay algunos deportes que están relacionados con patologías discales, aunque no es necesario que sea con una hernia de disco, como es el descenso en mountain bike o el motocross.

Síntomas

Los pacientes de lumbociática presentan dolor lumbar muy intenso que se describe a veces en forma de calambre o sensación de corriente que puede estar o no acompañado de dolor de espalda pero que se irradia desde el glúteo, con un recorrido por la zona posterior o lateral del muslo, hasta el tobillo. En ocasiones se acompaña por déficit neurológico, que puede ser sensitivo o motor, anestesia o hipoestesia en el territorio afectado.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico es clínico; y se llega a el tras examinarse al paciente, evaluando los reflejos, fuerza y sensibilidad, con lo que se puede tener una sospecha clínica de más o menos qué nivel se encuentra la hernia.

Luego de la sospecha son solicitados diferentes exámenes como las radiografías imples de columna lumbar, que ofrecen una perspectiva general de la columna; y finalmente el diagnóstico definitivo de la causa y que muestra el bien preciso donde la hernia se encuentra es la resonancia nuclear magnética. Esta última muestra el estado de los discos, la hernia y qué raíz está comprometida.

En la gran mayoría de los pacientes que tienen una lumbociática  solo con dolor el tratamiento es autolimitado, cede el dolor con medicamentos, tales como analgésicos, antiinflamatorios y medicamentos dirigidos al dolor neuropático; así como la aplicación de calor local; fisioterapia; y rehabilitación. Los estudios apuntan a que a un 80% de los pacientes, aproximadamente, se les reduce de manera considerable el dolor.

Sin embargo, hay pacientes en los que no se cede el dolor con estas medidas, lo que hace que sea necesario realizar infiltraciones. Estas consisten en la inyección de un corticoide en el espacio que se ha visto afectado y en las articulaciones comprometidas. Si el dolor continúa se puede efectuar un tratamiento quirúrgico.