¿Qué es la Hernia de Schmorl?

En muchos informes de resonancia se puede observar que aparecen nódulos de Schmorl y en muchas ocasiones muchos pacientes se preguntan de qué se tratan, los síntomas que produce y cómo se pueden llegar a tratar. Estos nódulos de Schmorl también se conocen con el nombre de Hernia de Schmorl.

¿Qué es un nódulo de Schmorl?

Habitualmente las hernias discales se producen cuando se rompe el anillo fibroso del disco y el material del discointervertebral se introducen en el canal espinal. En otras ocasiones, lo que se degenera es la unión entre el disco y la vértebra. El punto donde el disco se ancla a la vértebra se denomina platillo vertebral.

El platillo vertebral se degenera y se agrieta, y permite que el disco intervertebral se introduzca en la vértebral. Por lo tanto, un nódulo de Schmorl es parte del disco intervertebral que se introduce en el interior de una vértebra.

¿Por qué se produce una Hernia de Schmorl?

Existen diferentes teorías por las cuáles se puede explicar que aparezca una Hernia de Schmorl, existiendo distintas maneras para que aparezcan los nódulos de Schmorl, pero todas ellas tienen un punto en común, y es que, de una forma u otra, se altera el platillo vertebral.

Existen diferentes teorías, y estas son las siguientes:

Teoría traumática

En nuestro día a día nuestra columna soporta miles de cargas y pequeños traumatismos que, con el paso de los años, debilitan el platillo vertebral. Los microtraumatismos hacen que aparezcan grietas en el platillo tibial y permiten el paso de material discal.

Teoría degenerativa

Con el paso de los años el platillo tibial se degenera y esto provoca que pierda capacidad para poder contener el material discal, aunque con frecuencia la degeneración afecta mayormente al anillo vertebral, en ocasiones se afecta en mayor medida al platillo tibial y se produce un nódulo de Schmorl.

Teoría embriológica

Durante el desarrollo embrionario, algunas células precursoras del disco intervertebral quedarían atrapadas entre las células que darán lugar a las vértebras. Estas células, al desarrollarse durante el crecimiento, darán lugar a los mencionados nódulos de Schmorl.

Síntomas de los nódulos de Schmorl

Se piensa que los nódulos de Schmorl producen dolor lumbar. Lo que sucede es que también aparecen en las resonancias de personas que no tienen ningún tipo de dolor. Una explicación es que para que uno de estos nódulos sea doloroso, debe existir una alteración del sistema inmunológico que reconocería el material discal como extraño; y esto provocaría que apareciese el dolor lumbar como consecuencia de la puesta en marcha de los mecanismos inflamatorios.

Tratamiento para la Hernia de Schmorl

El principal problema al enfrentarnos a un dolor de espalda es identificar correctamente los casos en los que el nódulo de Schmorl es doloroso y en los que no. En este sentido hay diferentes opciones a tener en cuenta con respecto al tratamiento de una Hernia de Schmorl.

A continuación te hablamos de algunas de las posibilidades que hay para poder tratar esta hernia:

Tratamiento conservador

El principal tratamiento para una Hernia de Schmorl es el tratamiento conservador, que es el de no ser agresivo con respecto a ello, sino que apostar por un reposo relativo, analgésicos y fisioterapia, así como dejar pasar el tiempo para que la inflamación vaya desapareciendo progresivamente y se vaya mejorando el dolor.

Técnicas mínimamente invasivas

La técnica más empleada para tratar el nódulo de Schmorl doloroso es la vertebroplastia. Esta consiste en una técnica mínimamente invasiva que consiste en introducir cemento en la vértebra que padece la hernia intraesponjosa. Esta técnica se lleva a cabo en quirófano con anestesia local y sedación.

El cemento se introduce en un estado viscoso y en el interior de la vértebra se calienta y endurece. El calor que se origina inactiva las terminaciones nerviosas y provoca que se reduzca el dolor.

Bloqueos nerviosos

A través de esta técnica se puede tratar una Hernia de Schmorl, una técnica con la que se pretende alterar la transmisión del dolor. Para ello se usará una aguja que en su parte final tiene un electrodo que emite radiofrecuencia. Al colocar la aguja próximo a los nervios que transmiten  el dolor se emite la radiofrecuencia de forma que se altera su funcionamiento.

Esta técnica, que también es conocida con el nombre de rizólisis, se lleva a cabo de forma ambulatoria. Con ella se puede reducir el dolor entre 6 y 12 meses en aquellos casos en los que resulta efectiva para hacer frente a la Hernia de Schmorl que pueda padecer un paciente.

Factor de necrosis tumoral

La alteración del sistema inmunológico puede ser la causa por la que una Hernia de Schmorl puede llegar a ser dolorosa. El factor de necrosis tumorial es una medicación que se encarga de modular el sistema inmunológico reduciendo su respuesta. El uso del factor de necrosis tumoral está ofreciendo muy buenos resultados, si bien el problema del empleo de este tipo de medicación es el de tratar de reducir la respuesta inmunológica donde se necesita y que no  se trate de un efecto generalizado.

Las Hernias de Schmorl son unos hallazgos que se dan con frecuencia  cuando se realizan resonancias magnéticas de la columna. La mayoría de los nódulos de Schmorl no son dolorosos. Sin embargo, hay ocasiones en las que sí producen dolor lumbar. A pesar de la existencia de tratamientos que producen mejoría de los síntomas, la dificultad más importante radica en diferenciar qué nódulo de Schmorl es doloroso y cual no.

De todas formas ya sabes lo que necesitas conocer acerca de la Hernia de Schmorlsabiendo tanto lo que es como sus síntomas y los diferentes tratamientos que se pueden llevar a cabo para poder llegar a hacerle frente y que los pacientes que la padecen que puedan hacerle frente al dolor que viene dado por el padecimiento de este problema. Las posibilidades son variadas y todo dependerá de cada caso en particular para determinar el tratamiento que mejor encaja en lo que el paciente realmente necesita en cada uno de los casos.