¿Qué es la artrosis facetaria?

La artrosis facetaria es una patología que afecta a las articulaciones facetarias de la columna vertebral, lo que puede llegar a afectar a la calidad de la vida del paciente. Cuando aparece un dolor facetario, es muy importante ponerse en manos de un traumatólogo especialista de columna vertebral, que de esta manera se puede aplicar el tratamiento más apropiado, sobre todo si la patología ya se encuentra en una fase muy avanzada, caso en el que podría llegar a ser necesario recurrir a la microcirugía de columna vertebral.

Las facetas articulares son las conexiones que existen entre las diferentes vértebras de la columna, que hacen que la misma pueda tener movilidad. Estas se encuentran formadas por una cápsula, reforzada o rodeada por ligamentos que se encargan de proporcionar la correspondientes resistencia.

La principal función de dichas facetas articulares no es otra que la de evitar y limitar la rotación y desplazamiento anterior de las vértebras.

¿Qué es la artrosis facetaria?

La artrosis facetaria es una patología que afecta a las facetas articulares de la columna vertebral, que viene producida por el desgaste o degeneración del cartílago de las articulaciones facetarias, por lo que se trata de una patología común en pacientes que tienen una edad avanzada.

El desgaste de las articulaciones facetarias es muy parecida al de los discos intervertebrales, si bien hay que tener presente que el disco acostumbra a sufrir una degeneración más temprana, ya que acelera la degeneración de la faceta articular.

Causas de la artrosis facetaria

Tal y como se ha podido explicar, la causa principal de la artrosis facetaria es el desgaste del cartílago, teniendo en consideración que este desgaste se debe a una reducción del disco intervertebral, lo que origina un incremento de presión sobre las facetas articulares.

La degeneración del cartílago de las articulares facetarias puede producir laxitud y subluxación articular, es decir, que exista una desestabilidad en las articulaciones.

De esta manera, la hipertrofia facetaria, se refiere a una inflamación excesiva de las articulaciones facetarias, la cual acaba provocando un dolor en el paciente, siendo lo más habitual que se produzca la hipertrofia facetaria lumbar en L5-S1.

Síntomas de la artrosis facetaria

En lo que respecta a los síntomas de una artrosis facetariahay que tener en cuenta que, por lo general, no acostumbra a provocar síntomas en el paciente. Sin embargo, a medida que se va produciendo un mayor desgaste en el propio cartílago así como en las articulaciones facetarias, es habitual que el paciente comience a manifestar dolor. Además del propio dolor, otros síntomas son el rigidez y la inmovilidad.

Si nos referimos a los síntomas más comunes de la artrosis facetaria es el dolor lumbar crónico, que se la conoce como artrosis facetaria lumbar. Esta puede llegar a afectar notablemente a la calidad de vida del paciente, pudiendo llevar a afectar a actividades habituales y cotidianas de cualquier persona como puede ser el hecho de caminar o simplemente de permanecer sentado durante largos periodos de tiempo.

En el caso de que nos encontremos ante los casos más graves, la artrosis facetaria puede llegar a ocasionar que el paciente sufra patologías más graves. Entre estas podemos destacar la estenosis de canal, lo que se refiere a un estrechamiento del canal raquídeo que puede originar la existencia de una compresión medular. En este tipo de casos nos encontraremos con que los síntomas del paciente pueden ser diferentes y más graves, ya que consistirán en dolores fuertes e inmovilidad.

Diagnóstico de la artrosis facetaria

Cuando un paciente acude a un especialista médico mostrando síntomas de artrosis facetariase llevará a cabo una exploración física del paciente, además de tener presente su historial clínico y los antecedentes familiares.

En la gran mayoría de las ocasiones, será necesario llevar a cabo pruebas diagnósticas de imagen, como resonancias magnéticas o radiografías, gracias a las cuáles se podrán llegar a obtener imágenes de la zona afectada. En determinadas ocasiones, el paciente tendrá que someterse a un bloqueo facetario o bloqueo de facetas lumbares, de manera que puedan conocer la localización exacta del dolor del paciente.

En este tipo de casos, el diagnóstico se debe realizar periódicamente, lo que supone someterse a exámenes cada cierto tiempo y hacer un seguimiento.

Tratamientos de la artrosis facetaria

Cuando un paciente es diagnosticado con artrosis facetaria, en función del grado de afectación y la sintomatología, se optará por un tratamiento u otro, siendo recomendable que siempre se siga un tratamiento de fisioterapia y rehabilitación.

En los casos más graves, el paciente será sometido a una técnica mínimamente invasiva de dolor lumbar crónico especializada en artrosis facetaria lumbar.

En cualquier caso, los tratamientos más frecuentes son los siguientes:

Bloqueo facetario lumbar

Esta técnica de radiofrecuencia recibe el nombre de rizólisis, a través de la cual se inyectan corticoides mediante una infiltración facetaria lumbar o bloqueo facetario.  En estos casos la sintomatología del paciente será distinta y más grave, ya que experimentará dolores fuertes e inmovilidad.

La recuperación tras el bloqueo facetario lumbar ofrece unos resultados muy positivos, aunque tendrá que estar acompañado de un tratamiento de rehabilitación.

Radiofrecuencia para el tratamiento de artrosis facetaria

En pacientes que padecen de artrosis facetaria, el tratamiento con radiofrecuencia tiene resultados muy favorables, que ayudan a mejorar la calidad de vida del paciente, sobre todo en aquellos casos en los que existe dolor lumbar facetario crónico.

Gracias a la radiofrecuencia se pueden tratar posibles lesiones nerviosas existentes en la zona, un tratamiento que se realiza de manera percutánea, siendo además una técnica indolora. Para ello, el especialista introducirá una aguja, siguiendo a través de la radioscopia para aplicar electrodos en la zona para interrumpir las posibles señales nerviosas que estén alcanzado al cerebro.

Prevención de la artrosis facetaria

En aquellas ocasiones en las que el paciente cuente con antecedentes familiares, aumenta el riesgo de sufrir artrosis facetaria. No obstante, hay una serie de consejos para prevenir o retrasar la aparición de artrosis facetaria.

Se recomienda para ello mantener unos hábitos de vida saludables, basados en una alimentación equilibrada y ejercicio moderado de bajo impacto.