Magnetoterapia para tratar el dolor

Magnetoterapia para tratar el dolor de espalda

La Magnetoterapia es una forma de medicina alternativa que utiliza campos magnéticos para tratar afecciones médicas. La terapia de campo magnético utiliza diferentes tipos de imanes en el cuerpo para ayudar a mejorar la salud en general. También puede ayudar a tratar otras afecciones equilibrando las fuerza positivas y negativas de nuestro cuerpo.

Cuando nos referimos a los imanes, no estamos hablando del tipo de imanes que se encuentran en las puertas de los refrigeradores, sino de biomagnetos, son imanes fabricados para la curación física y mental. Aunque esta técnica no está científicamente probada, las teorías sugieren que los biomagnetos por sí solos no curan, sino que estimulan al cuerpo a curarse de forma natural.

Los imanes permanentes se colocan cerca del cuerpo para hacer que los huesos sanen más rápido, aliviar el dolor e inducir otros efectos terapéuticos. Los médicos recomiendan la Magnetoterapia más comúnmente como una cura para los trastornos articulares y los problemas de espalda. Aunque se usan también para otros tipos de dolores.

Tipos de Magnetoterapia

Existen diferentes tipos de bioimanes, estos se pueden encontrar como colchones y almohadillas magnéticos, en forma de plantillas para los zapatos, los imanes de bloque para colocar debajo de los colchones, almohadas o cojines de los asientos. Incluso los respaldos están disponibles con ranuras para la inserción de imanes y las envolturas corporales con cierres de velcro.

Los bioimanes se utilizan de diferentes formas, por eso podemos encontrar varios tipos de Magnetoterapia, entre ellas están: terapia de campo magnético estático, Magnetoterapia con carga eléctrica y terapia magnética con acupuntura. Aquí te mostraremos brevemente en que consiste cada una de ellas.

Terapia de campo magnético estático. Esta terapia consiste en poner los imanes en contacto con tu piel. Se usa en pulseras magnéticas u otras joyas magnetizadas, a través de un vendaje con un imán, plantilla de zapato o dormir en un colchón especial con un imán.

Magnetoterapia con carga eléctrica. Se realiza mediante un pulso eléctrico, los imanes utilizados en este tipo de terapia tienen carga eléctrica, por eso también se le conoce como terapia electromagnética.

Terapia magnética con acupuntura. Los imanes se colocan en áreas llamadas vías o canales de energía. Estos se usan junto con sesiones de acupuntura y el terapeuta se concentrará en zonas específicas de sanación.

Cómo funciona la terapia con magnetos

Tu cuerpo tiene campos eléctricos y magnéticos de forma natural. Todas sus moléculas tienen una pequeña cantidad de energía magnética en ellas. Los iones como el calcio y el potasio ayudan a las células a enviar señales. En las pruebas, los científicos han visto que los imanes cambian la forma en que actúan estos iones.

La mayoría de la terapia de campo magnético es una opción de tratamiento para diferentes tipos de dolor, como en los pies y la espalda. Los científicos han estudiado específicamente su uso para: dolor de artritis, cicatrización de la herida, insomnio, dolores de cabeza y dolor de fibromialgia.

Como con cualquier tratamiento, hay que seguir las medidas de precaución. Por ejemplo, los biomagnetos no deben usarse durante el embarazo, en pacientes con antecedentes de epilepsia, mientras toman medicamentos anticoagulantes, en heridas sangrantes o si existe hemorragia interna.

La terapia magnética nunca debe usarse en pacientes con marcapasos o que tengan implantes de metal que puedan desprenderse con el uso de imanes. En bebés y niños, hay que tener cuidado y no se debe usar en los ojos, el cerebro o sobre el corazón a cualquier edad.