Hernia discal l5 s1: operación

A la hora de hablar de la Hernia discal L5-S1 es importante tener en cuenta una serie de aspectos, que comienzan por conocer en qué consiste. Para empezar, hay que ser conocedores de que existen un total de cinco vértebras lumbares, y la columna vertebral continúa con el hueso sacro. El segmento L5-S1 se encuentra formado por la vértebra L5, el disco intervertebral, las articulaciones facetarias, los ligamentos de los músculos y la primera vértebra sacra.

De esta manera, teniendo lo anterior en cuenta se puede decir que una Hernia discal L5-S1 viene dado cuando se produce que el contenido del disco intervertebral L5-S1 se sale del disco y se introduce en el canal lumbar, lo que puede provocar que el material discal se pueda llegar a comprimir y afectar a raíz L5 a la salida por el agujero que se encuentra entre ambas vértebras, así como a la raíz S1 antes de que salga de la columna.

En aquellos casos en los que la hernia es demasiado grande, también se pueden afectar a las raíces sacras y se puede producir un síndrome de cola de caballo, tal y como se le conoce.

Síntomas

Cuando una persona padece una hernia nos encontramos con que esta persona sufre de la compresión de una o varias de las estructuras nerviosas que tiene a ese nivel, siendo el principal síntoma a tonar una ciática.

Por ciática entendemos un dolor irradiado que desciende por la cara posterior del muslo y que continúa por la pierna hasta el pie. Por lo general se acostumbra a vincular con la debilidad y trastornos relacionados con la sensibilidad. En el caso de la Hernia discal L5-S1, nos podemos encontrar con que se encuentran afectadas tanto la raíz L5 como la S1 y el saco dural; y además puede estar afectada más de una de las estructuras nerviosas al mismo tiempo, lo que dependerá de manera directa de la estrechez que exista en el canal lumbar y en las propias dimensiones de la hernia.

Los síntomas de una Hernia discal L5-S1 son los mismos que los de la hernia discal, con la diferencia de que solo cambia la pierna por la cual se irradia el dolor. En el caso de las hernias centrales que sean de un gran tamaño nos encontraremos con que se pueden encontrar afectadas ambas piernas.

Las hernias muy grandes pueden provocar que exista una compresión del saco dural, y provocar así diferentes síntomas que reciben el nombre de Síndrome de cola de caballo, y que provoca que haya menos sensibilidad en la cara interna del muslo, genitales y suelo pélvico; y al mismo tiempo la pérdida de control de esfínteres e impotencia. Este síndrome es una urgencia médica, y se requiere que haya una actuación inmediata da descompresión para evitar problemas mayores.

Diagnóstico

Para poder determinar la existencia de una Hernia discal L5-S1 es necesario determinar un diagnóstico que se basa, principalmente en dos tipos de pruebas, que son las siguientes:

  • Resonancia magnética. Es la mejor prueba para diagnosticar la patología discal y en la que se ven con una mayor claridad las diferentes estructuras nerviosas.
  • Electomiografía. Es una prueba a través de la cual se puede conocer qué raíz o raíces se encuentran afectadas por la hernia.

Hernia discal L5-S1: Operación

A la hora de hablar de Hernia discal L5-S1: operación, hay que tener en cuenta que esta es solo una de las opciones de tratamientos que existen para este problema; y que es habitual que se opte por otros tratamientos previos para comprobar si se puede solucionar o minimizar el problema antes de pasar por el quirófano. De igual manera, al hablar de la operación de una Hernia discal L5-S1 podemos distinguir principalmente entre los siguientes procedimientos:

Tratamiento con láser o radiofrecuencia

El tratamiento de la hernia discal con láser o radiofrecuencia es un paso previo a la cirugía. Se trata de diferentes técnicas percutáneas que son realizadas con anestesia local y sedación, es decir, que son ambulatorias.

Estas consisten en introducir una aguja en el disco intervertebral que emite calor; y de esta manera lo que se busca es lograr que se evapore el agua que contiene este disco y así hacer que su volumen disminuya.

Al hacerlo se consigue reducir la presión que el disco intervertebral ejerce s0bre las estructuras nerviosas y de esta manera se reduce el dolor. El mayor inconveniente de estas técnicas es que no se encuentran indicadas para todo tipo de hernias; y que deben ser utilizadas en discos que se encuentren bastante sanos y solo se pueden usar en hernias contenidas.

Tratamiento quirúrgico mediante microdiscectomía

La microdiscectomía es la técnica más estándar y utilizada en la actualidad. En este caso, para la operación de Hernia discal L5-S1 se procede a llevar a cabo una incisión en la espalda de un tamaño pequeño, de unos 2 a 5 cm, y mediante diferentes sistemas que magnifican la visión se consigue abrir espacio en L5-S1, para así retirar la hernia discal. Para ello se procede a diseccionar la musculatura y en ocasiones se daña la articulación facetaria y se procede a la retirada del ligamento.

Tratamiento quirúrgico mediante endoscopia de columna

Una alternativa es la endoscopia de columna, una técnica novedosa que consiste en introducir una cámara mediante el orificio por el que salen los nervios de forma que se puede llegar al interior de la columna y proceder al tratamiento de la Hernia discal L5-S1 mediante la operación.

Esta técnica tiene la ventaja de que permite recurrir al uso de un acceso natural, lo que evita que se dañe la musculatura o las articulaciones para poder acceder al interior de la columna. De esta manera se consigue que haya un menor sangrado, un menor dolor postoperatorio y se disfrute de una recuperación más rápida.

De hecho, el tiempo que una persona tarda en recuperarse de una operación de Hernia discal L5-S1 varía en función de la técnica utilizada para ello. En el caso de una microdiscectomía es de uno a dos días, aunque con limitaciones de esfuerzos; y en una endoscopia de columna la recuperación es más rápida.