¿En qué consiste una lumbalgia crónica?

Son muchas personas las que tienen dudas con respecto a las lumbalgia crónica y en lo que consiste, lo que implica conocer algunos detalles al respecto. En este caso te vamos a explicar todo lo que necesitas saber al respecto de ella, para que puedas conocer las causas y el posible tratamiento de este tipo de enfermedad que afecta a muchas personas.

¿Qué es el lumbago?

En primer lugar y antes de hablar de la lumbalgia crónica, es importante saber qué es una lumbalgia. Cuando hablamos de ella nos referimos a un dolor localizado en la parte final de la espalda, en particular en la zona que transcurre entre el sacro y la última costilla.

Se trata de una sensación dolorosa de menor o mayor intensidad que sufre su modificación de acuerdo a las posturas y la actividad física realizada. El dolor puede quedarse localizado en la región lumbar, pero también puede llegar a irradiarse  por la pierna en los casos en los que se produce algún tipo de compresión sobre el nervio. De igual forma, también puede consistir en un dolor referido, cuando se siente el mismo en el área sensitiva que tiene la misma inervación dentro de la estructura de la espalda.

El dolor lumbar se origina principalmente por contracturas musculares, causas leves, malas posturas, esguinces y traumatismos que se dan de manera repetitiva.

La lumbalgia crónica

Cuando nos referimos a lumbalgia crónica estamos haciendo referencia a la lumbalgia que se mantiene en el cuerpo durante un tiempo superior a los tres meses. Cuando nos encontramos ante esta situación hay que descartar que el dolor no venga producido por fracturas, tumores o enfermedades como la espondilitis anquilosante. Si se descargan estas enfermedades se puede atribuir el dolor a la activación de unos mecanismos de cronificación.

lumbalgia crónica

Las causas de la lumbalgia crónica

A la hora de hablar de la lumbalgia crónica, hay que saber que en torno al 15 y al 20% del dolor de espalda inespecífico acaba cronificándose, y además, el 29% de los pacientes con dolor crónico de espalda acaban sufriendo una depresión.  La lumbalgia crónica es la causa más importante de baja laboral, además del segundo motivo de visita a los especialistas médicos.

Los motivos por los cuáles un dolor agudo pasa a convertirse en crónico tiene que ver con diferentes factores psíquico-sociales y fisiológicos. Es importante tenerlos en cuenta y conocerlos para que se pueda actuar sobre los mismos y conseguir la mejor solución a la hora de llevar a cabo los diferentes tratamientos que se encuentran disponibles.

Factores psicosociales

Existen diferentes factores que, como hemos mencionado, pueden provocar la aparición de una lumbalgia crónica,  empezando por factores psicosociales como el miedo al dolor crónico de espalda.

El propio miedo a tener dolor que provoque cambios en las rutinas, se reduzcan las actividades, etcétera provocan la atrofia muscular, así como el desacondicionamiento físico y un círculo que acaba provocando un mayor dolor.

Por otro lado nos encontramos con la insatisfacción laboral, que también puede acabar a provocar el padecimiento del dolor de espalda. Lo mismo sucede con respecto al entorno personal, ya que la manera en la que se comportan las personas de nuestro entorno hacen que pueda provocarse una lumbalgia crónica.

Factores fisiológicos

En la lumbalgia crónica nos podemos encontrar con diferentes tipos de dolor, siendo los siguientes:

Dolor nocireptivo

Este indica la existencia de una lesión real o potencial, implicando factores inflamatorios, siendo un dolor que responde de manera adecuada a los antiinflamatorios. Cuando se sufre una agresión existentes sensores en el cuerpo, siendo llamados receptores nocirepctivos que recogen la información y se transmiten al cerebro. Este último emite señales para la respuesta a ese dolor.

Dolor neuropático

A la hora de hablar de lumbalgia crónica el dolor neuropático se encuentra presente en un 20-30% de ellas. Es un dolor intenso irradiado que viene provocado por la lesión de las fibras nerviosas. Es un dolor que es desproporcionado para el estímulo que lo produce, siendo más efectivos para tratarlos los antidepresivos, los opioides y algunos antiepilépticos.

Mecanismos de sensibilización

Cuando se produce dolor crónico, lo que sucede es que no hay correlación entre el estímulo que produce dolor y la respuesta producida. Cuando se produce una mayor sensibilización en la espalda, se provoca más sensibilidad al dolor.

lumbalgia crónica

Diagnóstico de la lumbalgia crónica

El diagnóstico de la lumbalgia crónica viene basado principalmente por sus síntomas. Se deben realizar radiografías una vez que hayan pasado cuatro semanas del comienzo del dolor.

Para poder diagnosticar las diferentes causas de la lumbalgia crónica se utiliza la Resonancia Magnética (RMN). Sin embargo, es una técnica que presenta ciertas limitaciones, ya que, por ejemplo, el realizar una RMN a un paciente que tenga lumbalgia crónica aumenta 400 veces el riesgo de requerir de una intervención quirúrgica.

Tratamiento de la lumbalgia crónica

A la hora de tratar la lumbalgia crónica se debe apostar por un tratamiento multidisciplinar y centrado en diferentes puntos y factores.  Nos podemos encontrar con las siguientes opciones:

  • Terapias psicológicas. Deben ser llevadas a cabo por psicólogos clínicos, que deben trabajar para evitar que el paciente sufra el mencionado dolor.
  • Medicamentos. Existen diferentes medicamentos a los que recurrir, como es el caso de los AINEs, relajantes musculares, opioides, anticonvulsivantes, antidepresivos…
  • Técnicas invasivas: Existen diferentes opciones de tratamiento mediante técnicas invasivas para tratar la lumbalgia crónica como las infiltraciones de punto gatillo; infiltraciones epidurales; epidural caudal; infiltraciones transforaminales; infiltraciones facetarias; infiltraciones sacroilíacas; bombas intratecales; técnicas discales; y neuro estimuladores.
  • Fisioterapia. Un fisioterapeuta puede recurrir a diferentes técnicas y tratamientos para solucionar la lumbalgia crónicaentre los cuáles se encuentra la terapia manual; los ejercicios de estabilización, coordinación y fortalecimiento; tracción; o punción seca.
  • Ejercicios. Además de todo lo anterior, se recomienda llevar a cabo ejercicios como yoga, pilates o natación, los cuáles tienen diferentes beneficios para poder tratar este tipo de problema de salud.

De esta manera, existen distintas maneras de afrontar un problema de lumbalgia crónica, si bien hay que tener en cuenta que optar por una u otra opción depende de cada caso en particular.