La electroterapia para el dolor de espalda

¿Cómo se utiliza la electroterapia para el dolor de espalda?

Aunque no lo creas, la electroterapia para el dolor de espalda existe desde hace más de medio siglo. Sin embargo, hoy en día muchas personas todavía se preguntan cómo funciona. Se trata de un tratamiento que implica el uso de electricidad como herramienta terapéutica para curar cualquier parte del cuerpo. Es decir, se envía corriente eléctrica al cuerpo a través de la piel para estimular los nervios y los músculos.

¿Cómo se utiliza la electroterapia para el dolor de espalda?

La electroterapia se utiliza para controlar el dolor derivado de los nervios o afecciones musculares o neurológicas. El dolor varía de persona a persona y puede incluir dolor agudo, dolor impactante y dolor con el movimiento.

Si sufres de debilidad, entumecimiento, hormigueo y sensibilidad extrema en los músculos de la espalda, la electroterapia puede ayudar. Las personas sin un buen rango de movimiento causado por espasmos musculares también pueden beneficiarse.

La electroterapia reduce la hinchazón al estimular los músculos que se usan con poca frecuencia para mejorar el rango de movimiento. Esto también ayuda con el mantenimiento y la fuerza de los músculos y previene la atrofia muscular, que afecta a las víctimas de accidentes cerebrovasculares o accidentes.

Las personas que sufren de dolor en los nervios en la parte inferior o superior de la espalda o en ambos pueden encontrar alivio con este método.

Si te has torcido o lesionado los músculos de la espalda, puedes recurrir a la electroterapia, que penetra en el tejido lesionado sin invasión. Además, la electroterapia libera los músculos tensos y reduce los espasmos musculares.

¿Es efectivo el método de electroterapia?

Los médicos que prescriben electroterapia creen que ayudan a controlar el dolor. Este método tiene como objetivo bloquear las señales de dolor para que no lleguen al cerebro al interrumpir la información de los nervios en las áreas dolorosas.

Se ha comprobado que las descargas eléctricas en sí mismas pueden estimular la liberación local de endorfinas del propio cuerpo en las áreas dolorosas. Los principales beneficios de usar electroterapia para el dolor, es que el paciente puede controlar la aflicción de la misma manera como lo haría con medicamentos narcóticos.

Al aplicar electroterapia, el paciente puede completar lo que alguna vez fue una tarea insoportablemente dolorosa con poco o ningún dolor. Esta técnica, combinada con una guía de fisioterapia adecuada, puede llevar al paciente a un punto en el que no sienta dolor.

Tipos de electroterapia para el dolor de espalda

Los tratamientos difieren en la forma en que se utilizan las formas de onda para administrar el tratamiento. Algunos pacientes reciben más de un tipo de tratamiento de electroterapia.

Estos son los tipos de electroterapia que existen:

Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS). Es la forma más común de electroterapia. Utiliza corrientes eléctricas de bajo voltaje para aliviar el dolor. Los pacientes suelen decir que el dolor desaparece después de administrar el tratamiento. Este tratamiento libera el analgésico natural del cuerpo, llamado endorfinas.

Mioestimulación muscular eléctrica. Es una electroterapia que estimula los músculos. El músculo recibe la señal a través del electrodo y contrae el músculo, como si el cerebro enviara la señal. Es un tratamiento de electroterapia que se dirige directamente a las terminaciones nerviosas. Este método puede aumentar la circulación y ayudar con la relajación muscular.

Microcorriente. Es similar a la TENS en cuanto a estimulador de nervios, pero con una corriente más pequeña. Envía una corriente más discreta que TENS. La microcorriente se usa con mayor frecuencia para el manejo del dolor. Otros usos son la cicatrización retardada de heridas, fracturas no consolidadas y otros trastornos.

Corriente interferencial. Es una corriente de frecuencia de pulso muy alta. La alta frecuencia utiliza electrodos para penetrar la piel y los músculos, mejor que TENS u otras formas de electroterapia. Proporciona alivio del dolor y un efecto de bloqueo de los nervios, lo que lo hace más eficaz para controlar el dolor.

Las mujeres embarazadas, las personas que experimentan convulsiones o tienen un marcapasos deben evitar cualquier tipo de electroterapia para el dolor de espalda, a menos que su médico indique lo contrario.

¿Tiene efectos secundarios la electroterapia?

Hay precauciones y consideraciones que se deben tener en cuenta al utilizar la electroterapia, y ambas implican un uso excesivo.

En lo que respecta a los efectos secundarios, si se aplica durante períodos prolongados, la piel puede quemarse. Esto suele deberse al uso de electrodos incorrectos o al uso de la unidad durante varias horas seguidas sin tiempo de descanso.

También hay algunas investigaciones que muestran que existe una respuesta adaptativa del sistema nervioso a TENS. Esto se conoce como acomodación, pero básicamente significa esto: si lo usa varias veces al día, todos los días, entonces tu cuerpo desarrollará cierta tolerancia y el efecto disminuirá.

Conclusión

El tratamiento con electroterapia puede ser beneficioso para las personas con dolor de espalda, al ayudar con la estimulación nerviosa y muscular. Los estudios no han sido concluyentes sobre el hecho de si es completamente efectivo o no.

Si estás interesado en probar cualquier método de electroterapia para el dolor de espalda, habla con tu médico para saber si está de acuerdo que esta terapia será eficaz para ti. Por último, asegúrate de aprender en el uso correcto, no solo para evitar lesiones, sino para obtener el mejor resultado del tratamiento.