Ejercicios para tratar el lumbago

Conocer ejercicios para lumbago es importante para poder hacer frente a este problema que es uno de los dolores más habituales. Mantener la espalda flexible al mismo tiempo que tonificada es fundamental para poder prevenir los incómodos ataques de lumbago que se pueden llegar a producir en algún momento de nuestra vida, aunque también hay una serie de ejercicios que son de gran utilidad en los momentos en los que se padece esta dolencia.

Es posible que si has llegado hasta aquí lo hayas hecho por haberte quedado en alguna ocasión con la espalda clavada. Esto es más común de lo que puedas pensar, ya que la lumbalgia es la mayor causa de discapacidad a nivel mundial, muy por encima de otras enfermedades. En el caso de España, el dolor lumbar crónico afecta a un 7,5% de las mujeres, mientras que hace lo propio con un 7,9% de los hombres.

Es un dolor que puede llegar a presentarse de manera repentina y que puede llegar a durar en el caso de una lumbalgia aguda desde una semana hasta tres meses o incluso alargarse en el tiempo, lo que entonces recibe el nombre de lumbalgia crónica.

¿Por qué aparece el lumbago?

La lumbalgia aparece por diferentes motivos, como pueden ser los siguientes:

  • Una mala postura que se haya mantenido durante mucho tiempo
  • A consecuencia de que se haya producido una caída
  • Por levantar o cargar peso
  • Por que se haya producido un gran sobreesfuerzo o muchos esfuerzos sumados en el tiempo
  • Otro motivo es porque se hayan trabajado muchas horas sentado o de pie
  • Por agacharse doblando la espalda, en lugar de flexionar las piernas a la hora de hacerlo
  • Por encontrarse por encima del peso ideal
  • A consecuencia de situaciones de estrés, que pueden afectar a la espalda de una manera directa.

Cómo evitar quedarse «clavado» por un ataque de lumbago

Cuando hay un ataque de lumbago, lo mejor que se puede hacer es empezar por los ejercicios para lumbago eficaces, por lo que con la mayor brevedad posible se recomienda movilizar la columna. El reposo, al contrario de lo que se pueda llegar a pensar, puede ser contraproducente, si bien hay que tener en cuenta que el ejercicio debe adaptarse a tus molestias, aunque siempre será mejor tratar de movilizarse un poco.

Los ejercicios para lumbago deben consistir en movimientos que se puedan hacer de manera muy suave cuando la zona lumbar se encuentre dolorida para eliminar tensiones y masajear la columna de forma natural; y también se deben realizar movimientos despacio y flexionar piernas o espalda solo hasta dónde se sienta dolor, y progresivamente se irá ganando en movilidad.

Hay que tener en cuenta que si se siente algún tipo de dolor al ejercitar la espalda para hacer frente al lumbago, es necesario parar y consultar con el médico de manera inmediata, ya que de esta manera se podrá determinar la mejor manera en la que proceder.

Ejercicios eficaces para el lumbago

Dicho todo lo anterior, hablamos de una serie de ejercicios para lumbago que son eficaces y que merece la pena tener en cuenta para tratar de combatir esta dolencia. Algunos de ellos son los siguientes:

Torsión suave y relajante

Este ejercicio consiste en tumbarse boca arriba, doblando las piernas y acercando las rodillas al pecho. Luego hay que pasar una pierna por encima de la otra y colocar las manos debajo de la cabeza, manteniendo los codos pegados al suelo.

A continuación se deben dejar caer las dos piernas a un lado de manera lenta, siempre intentando mantener los hombros pegados al suelo. No es necesario llegar a tocar el suelo con las piernas y se debe mantener la postura durante unos 20 segundos. Luego recupera la posición inicial muy despacio. Durante la realización del ejercicio se debe respirar con suavidad.

Arqueo de la columna

Entre los ejercicios para lumbago hay que mencionar el del arqueo de la columna. Para ello hay que situarse a cuatro pagas, para luego coger aire y, mientras se suelta, proceder a redondear la espalda con el abdomen apretado y cabeza entre los hombros.

Ahora habrá que volver a la posición original relajando el abdomen, con una respiración a la que hay que prestar atención puesto que es tan importante como el propio movimiento en sí. Por ello esta debe ser profunda y lenta.

Apertura de espalda y relajación de lumbares

Otro de los ejercicios a poder realizar para hacer frente a esta dolencia consiste en sentarse con las piernas semiflexionadas y la espalda recta, echando el cuerpo ligeramente hacia delante curvando progresivamente la espalda.

Ahora habrá que abrazar las piernas con los brazos y mantener los pies en posición de flex, es decir,  con la punta de los dedos hacia arriba. Respira de forma lenta y revisa de manera mental todo tu cuerpo para evitar que haya tensiones.  Mantén la posición durante 30 segundos.

Mayor flexibilidad de cadera

Otro de los ejercicios para lumbago consiste en tumbarse boca arriba y colocar las manos bajo la cabeza con los codos tocando el suelo, para luego doblar las piernas y dejarlas caer una a cada lado, abriéndolas como si se tratase de un libro.

Ahora será el momento de pagar las plantas de los pies la una con la otra, sin preocuparse por si las caderas no se abren demasiado, ya que la flexibilidad requerirá de tiempo. Hay que relajarse y respirar de forma lenta, manteniendo la posición durante 30 días y ayudándose con las manos para cerrar las piernas.

Separación de todas las vértebras

Un último ejercicio a tener en cuenta consiste en situarse de rodillas sentada sobre los talones, llevando el cuerpo progresivamente hacia delante apoyando el pecho en tus piernas de forma que las manos y los antebrazos queden apoyados en el suelo.

Ahora habrá que dejar que la cabeza caiga entre los hombros y mantén el estiramiento durante unos 30 segundos, e incorporarse despacio, redondeando la columna y repite de nuevo. Se debe acompañar este ejercicio junto a una respiración profunda y lenta, lo que hará que puedas notar como se llena de aire la caja torácica.