Causas y síntomas de la artrosis facetaria

La artrosis facetaria es una patología que afecta a las articulaciones facetarias de la columna vertebral y que puede llegar a afectar de manera importante a la calidad de vida de todos aquellos que la sufren. Ante la aparición de un dolor facetario, es importante que se acuda a un traumatólogo especializado en la columna vertebral, ya que se tratará del profesional más adecuado para poder determinar el tratamiento que se debe llevar a cabo, sobre todo en el caso de que la patología esté muy avanzada y sea necesario recurrir a una microcirugía de columna vertebral.

¿Qué son las facetas articulares de la columna?

Las facetas articulares son las conexiones que existen entre las distintas vértebras que conforman la columna y que permiten la movilidad de la misma. Estas se encuentran formadas por una cápsula, rodeada y reforzada por ligamentos que son los que le proporcionan la resistencia necesaria.

La principal función de las mismas no es otra que la de limitar y evitar la rotación, así como el desplazamiento anterior de las vértebras. Una vez conocido esto, es el momento de hablarte de las causas y síntomas de la artrosis facetaria.

¿Qué es la artrosis facetaria?

La artrosis facetaria es una patología que afecta a las facetas articulares de la columna vertebral, que puede venir provocada por una degeneración o desgaste del cartílago de las articulaciones facetarias, por lo que no es de extrañar que se trate de una patología que se da con frecuencia en aquellas personas que tienen una edad avanzada.

El desgaste de las articulaciones facetarias es muy parecido al de los discos intervertebrales, si bien hay que tener en cuenta que el disco acostumbra a sufrir una degeneración más temprana y que hace que se acelere la degeneración de la faceta articular.

Causas de la artrosis facetaria

Como ya hemos mencionado, cuando nos referimos a la principal causa de la artrosis facetaria, tenemos que tener en cuenta que esta es el desgaste del cartílago. En muchos casos este desgaste viene provocado por una disminución del disco intervertebral, lo que hace que se genere un incremento de presión sobre las facetas articulares.

La degeneración del cartílago de las articulaciones facetarias puede provocar laxitud y subluxación articular, o lo que es lo mismo, una desestabilización de las articulaciones. Así, como sucede con la hipertrofia facetaria, que se refiere a una inflamación excesiva de las articulaciones facetarias que provoca dolor en el paciente, siendo la que se da con mayor frecuencia la hipertrofia facetaria lumbar en L5-S1.

Síntomas de la artrosis facetaria

Cuando se sufre artrosis facetaria hay que tener presente que en un primer momento no acostumbra a provocar síntomas sobre el paciente. Sin embargo, a medida que se produce un desgaste del cartílago y de las articulaciones facetarias y este crece, aquella persona que la sufre puede llegar a sufrir dolor acompañado de rigidez e inmovilidad.

Uno de los síntomas que se pueden encontrar con mayor frecuencia con motivo de la artrosis facetaria eses el dolor lumbar crónico, al que se le conoce con el nombre de artrosis facetaria lumbar, y que puede llegar a afectar significativamente a la calidad de vida del paciente. De hecho, puede llegar a afectarle a actividades cotidianas, como caminar o permanecer sentada durante largos periodos de tiempo.

En aquellos casos más graves, la artrosis facetaria puede acabar provocando la aparición de patologías de mayor gravedad, como la estenosis de canal, que es un estrechamiento del canal raquídeo que puede producir una compresión medular. En este tipo de casos, el paciente sufrirá mayores consecuencias y será más grave, ya que el paciente experimentará dolores fuertes e incluso es frecuente que llegue a sufrir inmovilidad.

Diagnóstico de la artrosis facetaria

Cuando un paciente acude a un profesional con síntomas de artrosis facetaria, se llevará a cabo una exploración física del paciente, además de un estudio de la historia clínica, así como los posibles antecedentes familiares.

En la mayor parte de los casos, será necesario llevar a cabo pruebas diagnósticas de imagen, tales como resonancias magnéticas o radiografías, gracias a las cuales es posible obtener imágenes de la zona que se encuentra afectada. En algunos casos, la persona que padece la artrosis facetaria tendrá que someterse a un bloqueo de facetas lumbares o bloqueo facetario, de forma que se busque la localización exacta en la que se encuentra el dolor del paciente.

En este tipo de situaciones, el diagnóstico debe realizarse de manera periódica, debiendo hacer exámenes de control cada cierto tiempo una vez que se haya determinado que el paciente sufre artrosis facetaria,  de manera que será posible detectar de esta forma los posibles cambios degenerativos en las articulaciones facetarias o discos intervertebrales.

Tratamiento de la artrosis facetaria

Una vez que a una paciente se le ha diagnosticado que sufre artrosis facetariaen función de los síntomas y cómo afecta a los pacientes, el profesional determinará un tratamiento, que en sus primeras fases acostumbra a basarse en analgésicos o antiinflamatorios. Asimismo, también se recomienda que se realice un tratamiento de fisioterapia y rehabilitación de la mano de un especialista.

En los casos más graves en los que se sufra de dolor facetario lumbar o artrosis facetaria, el paciente someterá a la técnica mínimamente invasiva de dolor lumbar crónico especializada en artrosis facetaria lumbar.

Para poder tratar este problema se pueden recurrir al bloqueo facetario lumbar, además de a otras posibles soluciones como la radiofrecuencia. 

Cómo prevenir la aparición de artrosis facetaria

En los casos en los que el paciente tenga antecedentes familiares, el riesgo de sufrir artrosis facetaria aumentará. Sin embargo, existen ciertas pautas que podrían prevenir la aparición de este problema.

Para ello se recomienda seguir unos hábitos de vida saludables, basados en una alimentación equilibrada y un ejercicio moderado de bajo impacto. De esta manera se podrá conseguir un control de peso corporal, que es clave para poder prevenir el sufrir artrosis facetaria.

En todo caso, es muy importante saber que el tratamiento adecuado es fundamental para poder hacer frente a este problema y que no se agrave.