Causas de la hernia discal L5 S1

La hernia discal L5 S1 es una patología a través de la cual el disco intervertebral que se sitúa entre estas dos vértebras sufre una rotura, lo que hace que parte de su contenido se salga, lo que provoca que pueda llegar a reducirse el canal raquídeo, un canal por el cual salen los nervios de la columna vertebral.

Este padecimiento hace que se produzca dolor en la zona lumbar e incluso dolor que puede llegar a notarse bajando por la pierna, lo que se conoce como ciática. Este es un problema que debe atajarse para evitar malestares y hacer que la calidad de vida del paciente pueda mejorar, siendo clave para ello comprender en qué consiste y de qué se trata una hernia discal, así como las causas que provocan el dolor; y actuando de la manera apropiada para darle solución.

Qué es una hernia discal

Una hernia discal es una patología en la que el disco intervertebral sufre de una fisura, un disco que se encuentra compuesto por dos partes. Una de ellas es el anillo fibroso, que es la parte más externa del mismo y que tiene una consistencia dura; y el núcleo pulposo, que es la parte interna y de consistencia gelatinosa.

Esta rotura del disco se produce por las presiones continuas a las que se ve sometido el disco que hacen que se vuelva más débil y se deshidrate, haciendo que el anillo fibroso se fisure y el núcleo pulposo tienda a salir por esta fisura.

En sus inicios se trata de una protusión o pequeña fisura y con el paso del tiempo se puede llegar a convertir en una hernia discal. En la hernia discal la rotura es mayor  parte del núcleo pulposo puede llegar a salir, lo que habitualmente se produce en dirección postero-lateral y comprimir el canal raquídeo, un espacio por el que los nervios que van desde la columna hasta la extremidad inferior se salen.

Causas de la hernia discal L5 S1

La hernia discal L5 S1 es una hernia discal lumbar que se trata de una patología que tiene diferentes causas que provocan su aparición, encontrándose entre los factores mecánicos los siguientes:

  • Traumatismos fuertes, como los que pueden llegar a darse en el caso de accidentes
  • La adopción de posturas incorrectas
  • En aquellos casos en los que viene dado por esfuerzos con cargas
  • Microtraumatismos que vienen provocados por actividades repetitivas
  • Falta de ejercicio físico, es decir, aquellas personas que son sedentarias.

Asimismo, a las anteriores hay que hablar de otras causas y factores que pueden provocar la aparición de la hernia discal L5 S1. Estas son las causas viscerales, es decir, un órgano en disfunción que puede llevar a provocar una hernia discal o lo hacen de manera progresiva hasta que existe una situación que provoca como desencadenante un dolor fuerte.

De esta manera, una disfunción de riñón puede llegar a provocar la aparición de una hernia discal L5 S1 izquierda; mientras que la disfunción del útero en la mujer o la próstata del hombre pueden hacer que se origine una hernia discal L5 S1 derecha. Estas situaciones que vamos a mencionar a continuación pueden llegar a afectar de forma negativa al funcionamiento de estos órganos:

  • El estrés y el cansancio que viene generado por el estrés es un factor clave, ya que se trata de una situación en la que se produce un gasto de energía excesivo para el cuerpo
  • La dieta, ya que una incorrecta alimentación puede favorecer que se produzca una disfunción en los órganos mencionados.
  • Diferentes emociones pueden llegar a afectar de manera negativa a los órganos, haciendo que se provoque una disfunción. Las emociones que afectan de manera negativa al riñón son los miedos, las inseguridades o los problemas económicos que generan inseguridad. En el caso de la disfunción en el útero o la próstata son los miedos, la falta de autoestima en relación con la pareja o los hijos, los divorcios…
  • En el caso de la mujer también pueden llegar a afectar alteraciones hormonales e incluso factores químicos por el uso prolongado de anticonceptivos orales, o el uso del DIU.
  • El riñón, próstata o útero pueden llegar a ocasionar bloqueos vertebrales a este nivel haciendo que se produzca una hernia discal L5 S1. Estos bloqueos provocan asimetrías musculares y restricciones de movilidad en el segmento vertebral L5-S1 que provocan la aparición de asimetrías musculares y restricciones de movilidad, afectando a las presiones que soporta el disco intervertebral; y esto puede ocasionar la hernia discal. No obstante, también afecta a toda la mecánica corporal de la zona lumbar, la extremidad inferior y la pelvis.

Sintomatología y tratamiento de la hernia discal L5 S1

La sintomatología de la hernia discal L5 S1 puede variar en zonas e intensidad según el grado de afectación del disco intervertebral. Los signos típicos son el dolor en la zona glútea, en la zona lumbar, en la pierna o ciática, así como el hormigueo en la pierna que puede llegar a prolongarse hasta el pie  o la debilidad muscular.

En cuanto al tratamiento de la hernia discal L5 S1 es una patología que habitualmente se va formando de forma progresiva por factores causales, a excepción de cuando viene dada por un fuerte accidente o traumatismo. Por este motivo es importante que se haga una valoración global del cuerpo para poder determinar la causa que lo ha provocado en función de sus diferentes factores químicos, mecánicos, emocionales, de estrés…

El tratamiento habitual consiste en:

  • Masaje y terapia manual
  • Manipulaciones vertebrales osteopáticas
  • Ejercicios para fortalecer los músculos que se encuentren en debilidad y favorecer la movilidad
  • Estiramientos musculares analíticos y de las cadenas musculares
  • Diatermia-tecarterapia
  • Neurodinamia par movilizar el nervio ciático y corregir posibles atrapamientos
  • Tratamiento con plantas medicionales y pautas alimentarias destinados a corregir la disfunción visceral que provoca la hernia discal
  • Control de estrés y de las alteraciones emocionales que pueden llegar a provocar y/o irritar la hernia discal.

De esta manera, a través de estos tratamientos se puede llegar a hacer frente a la hernia discal L5 S1.