¿Los ejercicios abdominales pueden ayudar con el dolor de espalda?

abdominales dolor espalda Puede parecer extraño pensar que el fortalecimiento de los músculos con ejercicios abdominales en realidad podría ayudar a mitigar el dolor de la espalda, pero hay que recordar que a pesar de que el cuerpo está compuesto de cientos de diferentes partes, funciona como un todo. Esto significa que cualquier cosa que puedas hacer para fortalecer una parte del cuerpo puede beneficiarse de forma natural tu salud en general.

Los músculos de “Core”

Los músculos de la espalda y los músculos del abdomen a menudo se conocen colectivamente como los “músculos del núcleo o core” Como todas las partes de nuestro cuerpo, a medida que envejecemos, estos músculos tienden a debilitarse. Cuanto más débiles se vuelven, las vértebras, los discos intervertebrales y las articulaciones facetarias se ven obligadas a soportar más estrés. Esto aumenta el riesgo de dolor de espalda debido a un espolón óseo, hernia discal, protrusión discal, artritis de la columna vertebral y otras condiciones. Mediante el fortalecimiento de los músculos del core, no sólo se reduce el riesgo de las condiciones anteriores, sino que también en algunos casos, puede acelerar la curación.

Al hacer los abdominales más fuertes, se mejora el efecto funcional de los músculos erectores espinales. Mediante el apoyo a los órganos internos de la región abdominal, los músculos abdominales también ayudan a los músculos de la columna vertebral mediante el soporte de parte del peso que de otro modo se coloca sobre ellos. Por ejemplo, cuanto mayor sea la barriga, mayor es el peso y la tensión sobre la columna vertebral.

Al aumentar la carga sobre el grupo de músculos que se encargan de mantener erecta la columna, se disminuye la capacidad de los músculos de la columna vertebral para sostener el mecanismo extensor de la columna vertebral, y el riesgo de lesión en la espalda también se incrementa.

Por cada pulgada extra que tienes en la cintura le agregas 10 libras de presión en los discos de la columna.

La gravedad nos está jala hacia el suelo a medida que envejecemos, nos causa el encorvamiento hacia adelante poniendo más presión en la espalda baja. Pero esto se puede prevenir en todas las personas mediante las practicas de higiene postural y los ejercicios de baja impacto.

¿Cuáles son los músculos que se deben trabajar?

Oblicuos – Estos músculos están situados a ambos lados de tu abdomen, debajo de las costillas y por encima de los huesos de la cadera. Ellos ayudan a sostener la columna cuando te pones de pie en posición vertical.

Los músculos abdominales – Cuando te doblas hacia delante y hacia atrás, estos músculos en el frente de la columna proporcionan la fuerza y ​​la flexibilidad de la columna lumbar, o en la región inferior, de la columna vertebral.

Músculos de los glúteos – Estos músculos de las nalgas ayudan con enderezar y extender la parte de atrás, mientras que también permite a los movimientos de cadera.

Tipos de ejercicios abdominales

Mientras que las flexiones abdominales son probablemente los ejercicios abdominales más conocidos, hay muchos otros ejercicios que pueden mejorar la fuerza de los músculos del core, como por ejemplo:

Flexión de Pelvis – Comienza por acostarte boca arriba con las piernas flexionadas. En una exhalación, empuja lentamente las caderas hacia arriba, apretando los músculos abdominales. Mantén esta posición durante varios segundos y baja el tren inferior en la inhalación.

Levantar las piernas – Comienza desde la posición acostado boca arriba con las piernas rectas. Lentamente levanta las dos piernas de manera que formen un ángulo de 30 grados con el suelo. Mantén los abdominales contraídos y la espalda baja a ras de suelo.

Recuerda que cualquier régimen de ejercicio, si incluye ejercicios abdominales, yoga, pilates, bicicletas estáticas, una pelota de ejercicios, o cualquier otra forma de actividad, primero siempre debe ser aprobado por tu médico, especialmente si tienes una afección de la médula. Algunos ejercicios pueden incluso empeorar tu condición, por lo que el consejo de un médico es esencial para la formación de un programa de ejercicios que sea adecuado para ti.