Escoliosis: ¿Yoga o cirugía? Testimonio

Escoliosis Yoga Cirugia

Cuando tenía 15 años, mi médico familiar me informó que tenía una escoliosis torácica derecha estructural grave. Recomendó un corsé y me amenazó con una posible fusión de la columna vertebral, una operación en la que se insertan varillas de metal al lado de la columna vertebral para evitar que la curvatura de la columna empeore. Consternado, consulté a un cirujano ortopédico, quien sugirió que en vez de esto intentara un régimen de ejercicio y estiramiento.

Hacía ejercicio regularmente durante la escuela secundaria y la universidad, pero a pesar de esto experimentaba un poco de molestia, me di cuenta de que mi postura estaba empeorando. Mis hombros se habían vuelto redondeados, sobre todo en el lado derecho; y cuando me puse un traje de baño, me di cuenta de que el lado derecho de mi espalda sobresalía más que el izquierdo. Después de la graduación, mientras se trabaja con el Cuerpo de Paz en Brasil, empecé a experimentar dolor y espasmos agudos en la espalda. Guiado por un compañero voluntario del Cuerpo de Paz, me volví hacia el hatha yoga.

Cuando me estiré en las posturas de yoga, la sensación de adormecimiento en el lado derecho, se fue de nuevo, y el dolor comenzó a disolverse. Para explorar este camino aún más, volví a los Estados Unidos, donde estudié en el Instituto de Yoga Integral con Swami Satchidananda y aprendí sobre la importancia del amor, el servicio, y el equilibrio en la vida y la práctica de yoga. Luego me volví hacia el sistema Iyengar para explorar en profundidad la forma en que el uso terapéutico de las posturas de yoga podría ayudar a mi escoliosis.

Desde entonces, he estado explorando y sanando mi cuerpo a través de la práctica del yoga. He aprendido cómo ayudar a otros con sus propias exploraciones. He encontrado que a pesar de que todas las escoliosis son diferentes, hay ciertas pautas filosóficas y posturas de yoga prácticas que pueden ser útiles para los estudiantes de yoga con escoliosis.

La decisión de hacer yoga para remediar una escoliosis implica un compromiso de por vida para un proceso de auto-descubrimiento y crecimiento. Para muchas personas, este tipo de compromiso es intimidante. Es tentador elegir a un cirujano ortopédico para “arreglar” la columna al fusionarla  y eliminar el dolor para siempre. Desafortunadamente, esta operación resulta en una columna prácticamente inmóvil y falla con frecuencia para aliviar el dolor. Enseñé a un estudiante adolescente con una escoliosis extrema que, cansado de luchar con su práctica de yoga, renunció ya que tenía la espalda fusionada. Para su consternación, el dolor persistió, y tenía incluso menos movilidad que antes. Cuando la varilla en la espalda se rompió, decidió no volver a reemplazarla, y volvió a su práctica de yoga con un compromiso renovado y más profundo.

Elegir el camino de auto-descubrimiento en lugar de la cirugía no sólo requiere compromiso, sino también conciencia interior. La orientación de un profesor competente es útil, pero la conciencia de nuestro propio cuerpo es crucial – ningún famoso gurú puede arreglar nuestras espaldas por nosotros, y en pocas ocasiones lo hará un cirujano ortopédico. Sólo a través de nuestra propia conciencia constante y la atención amorosa podemos transformar nuestra incomodidad en una guía que nos ayude a estar en contacto con nuestros cuerpos.

El objetivo de la práctica del yoga no debe ser para enderezar la espalda; tenemos que aprender a aceptarlos como somos, no negarnos o juzgarnos. En su lugar, tenemos que trabajar para comprender nuestras espaldas y relacionarnos con ellas con sensibilidad y conciencia. La curación es mucho más que enderezar una escoliosis, o curar una enfermedad. Es aprender a amar y cuidar de nosotros mismos y confiar en nuestro conocimiento interior que nos guía a un estado dinámico del ser.