Diagnóstico de Problemas de la Columna

Diagnostico Columna

Antes de que tu médico pueda diagnosticar la enfermedad y diseñar un plan de tratamiento, un historial completo y el examen físico son necesarios. Esto le dará a tu médico una mejor idea de la causa de tu condición. Entonces se pueden recomendar pruebas de diagnóstico apropiadas.

 

Historial Completo

Tu médico querrá obtener un historial de tu condición. Esto puede comenzar rellenando un formulario por escrito mientras esperas para ver al médico. Tómate el tiempo para pensar en todo lo que se relaciona con tu dolor y anótalo. Cuanta más información compartas con tu médico, más fácil será de diagnosticar tu problema. Un historial físico puede darle al médico una idea de cuándo comenzó el dolor, y todo lo que podría haber causado una lesión, tu estilo de vida, factores físicos que podrían estar causando el dolor, y antecedentes familiares de problemas similares.

Después de leer a lo largo de tu historial, el médico te puede hacer más preguntas que se relacionen con la información que ya has proporcionado. Tu médico puede querer saber:

  • Si has tenido alguna lesión
  • Donde se siente el dolor y que tan intenso es
  • Si el dolor se irradia a otras partes de tu cuerpo
  • Si has sentido entumecimiento o debilidad y cuando y donde
  • ¿Qué factores hacen que el dolor se sienta mejor o peor?
  • Si has tenido este problema o algo parecido anteriormente
  • Acerca de cualquier reciente pérdida de peso, fiebre, o enfermedad
  • Si has tenido problemas con la vejiga o los intestinos

 

Examen Físico

Después de tomar tu historial, el médico te hará un examen físico. Esto permite al médico descartar posibles causas del dolor y tratar de determinar el origen del problema. Las áreas de tu cuerpo que se examinarán dependen de dónde estés experimentando el dolor P.ej. cuello, espalda baja, brazos, piernas, etc.

Movimiento de tu columna – ¿Hay dolor al girar, doblar o moverte? Si es así, ¿dónde? ¿Has perdido algo de flexibilidad?

Debilidad – Tus músculos se pondrán a prueba de fuerza. Es posible que se te pida que trates de empujar o levantar el brazo, la mano o la pierna con una ligera resistencia, para hacer fuerza en determinadas áreas.

Dolor – El médico puede tratar de determinar si tienes sensibilidad en ciertas áreas.

Cambios sensoriales – ¿Puedes sentir ciertas sensaciones en áreas específicas de los pies o las manos?

Cambios Reflejo – Tus reflejos tendinosos podrían ser probados, como debajo de la rótula y por detrás del tobillo en el tendón de Aquiles.

Habilidades motoras – se te puede pedir caminar sobre los talones o los dedos de los pies.

Signos especiales – Tu médico también buscará cualquier signo de “banderas rojas” que podrían indicar algo más que problemas en las áreas de la columna vertebral. Algunos signos de otros problemas incluyen sensibilidad en ciertas zonas, una fiebre, un pulso anormal, uso crónico de esteroides (conduce a la pérdida de masa ósea), o la pérdida rápida de peso.

 

Pruebas de Diagnóstico

Se pueden necesitar pruebas de diagnóstico con el fin de especificar tu condición. Las pruebas son elegidas sobre la base de lo que tu médico sospecha está causando el problema.

  • Gammagrafía ósea
  • Tomografía Axial Computarizada (TAC)
  • Discograma
  • Electromiografía
  • Pruebas de Laboratorio
  • Imágenes de Resonancia Magnética (IRM)
  • Punción Lumbar
  • Potenciales evocados somatosensoriales (PESS)
  • Rayos X